En Notre-Dame, la que parece, no es.

Empezando por entonar el propio mea culpa y tras quedarme un poco desconcertado por un dato que yo mismo desconocía (en Notre-Dame hay 37 estatuas de la Virgen María), debo reconocer que somos muchos los que hemos caído en la tentación de fijarnos en la imagen de la Virgen (junto a dos ángeles sostiene en sus brazos al Niño Jesús) que está en la fachada de la catedral, justo delante del rosetón oeste, y creer que esta imagen de la Virgen es la que le da el nombre a la catedral de París.

Pues no debo ser el único porque otros muchos después me han realizado el mismo comentario y creo que lo justo es dejar las cosas un poco más claras.

Tampoco es la imagen que sirve de parteluz en la puerta de entrada de la izquierda, llamada “Puerta de la Virgen”.

De aquí el título de este post: “en Notre Dame, la que parece no es”, porque la que es, está dentro, en otro sitio. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dentro de la catedral, si nos dirigimos hacia la derecha y avanzamos en dirección al altar, nos encontraremos a mitad de camino, justo en un pilar del trasepto sureste del edificio, a una imagen de la Virgen María coronada y sosteniendo en brazos al Niño.

Las flores que los parisinos depositan en la base de la estatua delatan la importancia de la misma.

Esta imagen es adorada bajo la advocación de “Notre Dame de Paris”.

Desde los orígenes de la catedral, allá por el siglo XII, siempre ha existido un altar con una imagen de la Virgen junto a este pilar del trasepto sureste.

Esta estatua es, como dije al principio, una de la 37 representaciones de la Virgen que tiene la catedral.

Fue esculpida a mediados del siglo XIV pero su destino primero no fue la catedral, sino que se instaló en la Capilla de Saint-Aignan, situada en el antiguo Claustro de los Canónigos en la Ile de la Cité.

Posteriormente fue trasladada a Notre Dame en 1818, donde se depositó en otro lugar distinto del actual.

No sería hasta 1855 cuando, debido a la restauración que llevó a cabo el arquitecto Viollet-le-Duc, ocupó su emplazamiento actual, emplazamiento histórico porque desde el siglo XII, una estatua de la Virgen fue elevada en este mismo lugar sin interrupción.

Espero que después de esta aclaración, a todos nos resulte más fácil identificar a la imagen que da nombre a la catedral de París.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s