Saint Denis, Obispo de Lutecia.

Notre Dame

En País hay varias imágenes de Saint Denis, el actual patrón de la ciudad, pero, sin duda, la más conocida y, también, la más significativa es la escultura que está situada en uno de los pórticos de la Catedral de Notre Dame, concretamente en la Puerta llamada de la Virgen. Si miramos de frente a la Catedral, en el pórtico de la izquierda.

La figura de Saint Denis llama la atención y la sobresale de las demás porque, con los hábitos de Obispo, mantiene sobre sus manos la cabeza que le han cortado.

Para conocer mejor su figura y su obra, vamos a contar su historia. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Saint Denis (San Dionisio) nació en Italia, desde su juventud fue una persona buena que dedico toda su vida a la fe y a la predicación de las escrituras sagradas.

El Papa Fabián (Papa número 20 de la Iglesia Católica), durante su papado (años 236-250) consagró a Saint Denis como Obispo y le ordenó una importante misión evangelizadora, la predicación de las Santas Escrituras en las Galias.

La Iglesia cristiana de las Galias había sufrido terriblemente bajo la persecución del Emperador Decio, y los nuevos mensajeros de la Fe enviados por el Papa fueron a tratar de restaurar su condición perdida de cristianos.

Con sus inseparables compañeros, el sacerdote Eleutherius llegaron hasta Lutecia (París) y se establecieron en la Îlé de la Cité. El primer documento con una reseña de su labor y de su martirio fue el conocido por “Passio SS”. Teniendo en cuenta este documento, los siguientes hechos puede deducirse que son verdaderos en la vida del santo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En esta isla, Saint Denis construyó una iglesia que pronto se hizo famosa porque estableció un servicio regular de cultos divinos, lo que provocó numerosas conversiones entre los lutecianos y numerosas envidias de los sacerdotes paganos. Esta envidia ajena llevó a estos sacerdotes paganos a denunciarlo ante las autoridades y ayudó a subvertir a la población no cristiana ante los extranjeros que predicaban el cristianismo, una religión casi incipiente en aquellos momentos.

El Emperador Fescenninus Sisinnius, para poner fin a las nuevas enseñanzas, los mandó aprehender para decapitarlos, no sin antes torturarlos y atormentarlos. Hablan los testimonios de la época, que Saint Denis fue azotado, encarcelado, sacudido, arrojado a las bestias salvajes, quemado en la hoguera y, finalmente, decapitado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dicen también que, una honorable señora, Catulla, recogió los cuerpos de los tres religiosos y les dio digna sepultura.

Pero esto es lo que te dicen algunos libros históricos de entonces. Si le preguntas a un parisino te contará otra historia. La leyenda dice que tras recibir la torturas, Saint Denis fue llevado a la afueras de la ciudad donde le cotaron la cabeza.

Como estaba rodeado de infieles, Saint Denis se levantó, recogió su cabeza del suelo y anduvo por un camino polvoriento hasta que llegó a casa de la señora Catulla a la que pidió que le diera sepultura.

¿Verdad que es bonita la leyenda? Bueno, cuando vayáis a Notre Dame fijaos en el pórtico de la izquierda donde Saint Denis perderá la cabeza ante vuestra mirada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

2 pensamientos en “Saint Denis, Obispo de Lutecia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s