“Le Chevalier de la Barre”, una estatua en Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La primera vez que pisé Montmarte subí hasta la colina del Sacre Coeur a conocer la Basílica y, como no podía ser de otro modo, a disfrutar de las excepcionales vista de París que tenemos desde allí, eso sí, siempre que la niebla no lo impida.

Lo común de cualquier visitante atento a las guías al uso (y así también hice yo) es, una vez examinada la bellísima basílica consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, dirigirse hacia la cercana Place du Tertre (“Plaza del Montecillo”) donde están apostados pintores, dibujantes y artistas en general que quiere vender su género. Por cierto, recomiendo una vuelta concienzuda porque hay algunos extraordinarios.

Por esta razón, justo al salir de la Basílica del Sacre Coeur me dirijí hacia la derecha bordeando un edificio con un muro bastante alto construido en piedra adoquinada. Al final de éste, en la acera de enfrente se contrapone un pequeño y sombrío jardín con cuidado césped y algunos arbustos de poca estatura. Es la Square Nadar

La Place du Tertre.

La Place du Tertre.

En el centro, y sobre un pedestal de granito hay una estatua, que si no nos fijamos en ella, puede pasarnos desapercibida. A esta estatua en concreto nos vamos a referir en este post.

La estatua actual es la segunda que se erige en el mismo lugar y, ambas, representaban a Jean François Lefebvre, el “Chevalier de la Barre”, cuyo título traducido viene a ser algo así como el Caballero de la Barra.

Nos toca ahora contar la desgraciada historia de este joven caballero que murió a los 19 años gracias a la intransigencia religiosa de su época.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El Chevalier de la Barre nació en el Castillo de Férolles-en-Brie en 1746. A los dieciseis años, huerfano de padre y madre, se cambia de domicilio y se va a vivir a Abbeville con su tia a la abadía de Willancourt. Su padre había dilapidado la una inmensa fortuna heredada del abuelo que fue general de los ejércitos franceses.

Allí vivió forzado a seguir las directrices religiosas de su tía y, quizá, debido a esto, almacenaba en su interior un sentimiento anticlerical y librepensador que fue lo que le trajo, posteriormente, problemas con la sociedad profundamente religiosa que imperaba en Francia a mediados del siglo XVIII.

En 1765, cuando el Chevalier contaba la edad de 19 años, en la ciudad de Abbeville, donde residía, hubo un “intento de destrucción” de una imagen, esculpida en madera, de Jesucristo en la cruz. Esta imagen estaba apostada sobre uno de los puentes de la ciudad.

Ya el alguacil encargado de las pesquisas policiales, en su informe, señaló que esta imagen “había sido reducida drásticamente en varios lugares por algún instrumento dañino, produciendo destrozos en la pierna derecha y en el estómago”.

La conmoción en la ciudad fue grande y las fuerzas públicas y religiosas, lideradas por el Obispo de Amiens, quieren buscar culpables para que paguen la blasfemia que se había llevado a cabo.

Pero, ¿quién cometió el sacrilegio?. No hay pruebas, pero sí rumores. Los sacerdotes incitan a la delación y el pueblo se enciende cada vez más. Finalmente, la investigación queda en manos de la policía de Abbeville, quienes no dudan en utilizar métodos de tortura para recoger falsos testimonios y falsas pruebas.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El monumento al Chevalier de la Barre.

En estos métodos participa Belleval, teniente de tribunal electo, un enemigo personal de la abadesa de Willancourt por negarse ésta a pretensiones económicas del otro.

Intimidadas algunas personas y, sabiendo hacia dónde quería dirigir los interrogatorios el teniente Belleval, éstas no dudan en acusar a tres jóvenes, Etallonde de Gaillard, el señorito Moisnel y Jean François, Chevalier de la Barre, de cantar canciones obscenas y libertinas, y, sobre todo, acusan a éste último de no quitarse el sombrero al paso de una procesión religiosa, y de hacerlo por dos veces. Insisten que, también incurren en la falta de no arrodillarse al paso de las imágenes.

Lanzado el señuelo, el teniente registra la habitación del Chevalier de la Barre y encuentra allí uno de los libros más renombrados de la Ilustración francesa, el Diccionario Filosófico de Voltaire y algunos libros eróticos.

El teniente aporta las pruebas y el Obispo de Amiens quiere tomar esta situación para imponer un castigo ejemplarizante.

Las influencias de la abadesa, de periodistas, e, incluso, de Voltaire sobre el Parlamento en París no dieron sus frutos, es más, agravaron la condena, porque lo que había sido primero un castigo de destierro a galeras, fue conmutado a pena de muerte en la hoguera. La súplica al Rey no tuvo ningún efecto.

En sus últimos días, el Chevalier de la Barre, primero es condenado a sufrir torturas para denunciar a sus cómplices y reconocer sus delitos y, antes de ser decapitado y quemado en la hoguera, le cortan la lengua y los puños, pero no lograron arrancarle ni un nombre ni una autoinculpación.

Sus últimas palabras fueron: “Je ne croyais pas qu’on pût faire mourir un gentilhomme pour si peu de chose”, (“Yo no creo que deba morir un hombre por hacer tan poco”). Tan sólo tenía 19 años. Su delito, no quitarse el sombrero al pasar la procesión. Murió el 1 de Julio de 1766.

Chevalier de la Barre (2)

De los otros dos jóvenes, nada se hizo, Moisnel tenía 15 años y se decidió absolverlo. Voltaire si pudo obtener el perdón para Etallonde de Gaillard, quien huyó a Holanda.

El caso del Chevalier de la Barre fue utilizado por Voltaire y la Ilustración francesa como ariete contra la arbitrariedad de la justicia del Rey y contra el radicalismo de la jerarquía eclesiástica.

Pero no todo quedó aquí, en 1793, tras la Revolución Francesa, la Convención rehabilitó la figura del Chevalier de la Barre.

Un siglo después, en 1897, una comisión de librepensadores decidieron erigir una estatua al Chevalier junto a la Basílica del Sacre Coeur. Y así se hizo.

Antiguo monumento al Chevalier de la Barre.

Antiguo monumento al Chevalier de la Barre.

El gobierno de Vichy, en 1941, con la escusa de que necesitaba metal para la guerra, la retiró, pero no fue capaz de fundir estatuas de Reyes ni Emperadores. Aquí a la izquierda podemos ver la imagen de la primitiva estatua tomada de una postal de la época.

Actualmente, en el mismo sitio, hay una estatua que se erigió en el año 2001, el 24 de Febrero. El nombre del Chevalier de la Barre da lugar a innumerables asociaciones por toda Francia de tipo anticlerical y librepensadora.

Finalmente, tras indagaciones posteriores, se descubrió que la degradación del crucifijo fue causada por el accidente de un carro cargado de madera que pasaba por el puente donde éste se encontraba.

Así era la justicia del Rey y la eclesiástica en el siglo XVIII, capaz de condenar a muerte a un joven de 19 años por el único motivo de no retirarse el sombrero, de no saludar una procesión católica que pasaba delante de él.

¡Qué Dios te acoja en su seno, Jean-François!

El pueblo de París también le dedicó una calle que está a pocos pasos de la estatua, justo a la espalda de la Basílica del Sacre Coeur y a la derecha de la Iglesia de Saint Pierre de Montmartre. Próximamente os hablaré de ella, os aseguro que os sorprenderéis. Este es el enlace.

Mapa de situación del monumento al Chevalier de la Barre.

Mapa de situación del monumento al Chevalier de la Barre.

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Un pensamiento en ““Le Chevalier de la Barre”, una estatua en Montmartre.

  1. Pingback: La escalera de la “Rue du Chevalier de la Barre”, en Montmartre. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s