La “Fontaine Wallace”.

Fuente Wallace (3)

En 1870, Napoleón III estaba en guerra contra Prusia. Entonces la capital de Francia, a pesar de disponer del mayor ejército del mundo, tenía necesidades de abastecimiento y salubridad.

A París se le caracterizaba entonces por un mal olor nauseabundo nacido del abandono de servicios públicos que Napoleón III impuso para desviar su peculio hacia otras direcciones que le reportaban mayor gloria e inmortalidad. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La posterior restauración de la República, el episodio de la Comuna de París, el devastador bombardeo de los prusianos, la aplastante derrota del ejército francés que deja Alsacia-Lorena en manos prusianas, son hechos que afectan a la ciudad.

París estaba necesitada. El Estado en bancarrota. El pueblo herido en su orgullo. Entonces surgió el espíritu de personajes con grandes caudales que se convirtieron en filántropos y colaboraron con la ciudad en su rápida conversión en un lugar reluciente y, de nuevo, habitable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entre ellos, apareció un inglés, Sir Richard Wallace, quién se preguntó de qué forma podía ayudar al pueblo de París. ¿Cómo podría actuar para que las clases bajas de París pudieran tener un mínimo de bienestar?.

Fuente Wallace (7) Rue Jean AnouilhWallace y sus asesores decidieron construir fuentes de agua potable por toda la ciudad, de modo que todo el mundo tuviera acceso a este bendito elemento en momentos de gran necesidad y de falta de salubridad.

En 1871, se construyó la primera Fuente Wallace en el Boulevard de la Villette. Wallace puso el diseño en manos de un gran escultor, Charles A. Lebourg quien aplicó la nueva mecánica nacida de la Revolución Industrial para conducir y levantar el agua en más de cien puntos por todo París.

A Wallace, a diferencia de otros pseudofilántropos, el pueblo de París le tomó como un verdadero benefactor que evitaba reconocimientos públicos innecesarios y no presumía de sus actos. Por esta razón, Wallace fue llorado a su muerte y se le reservó un lugar privilegiado en el Cementerio de Pere-Lachaise. Francia lo tomó como hijo adoptivo.

Wallace impulsa la siguiente filosofía: ayudar de manera eficaz y discretamente a los que lo necesitan y las fuentes son la manera de hacerlo sin dejar de cumplir su deseo de embellecer París, sin espectacularidad. Así, decía, también ayudo a los verdaderos pobres de París.

Fuente Wallace (9) Passage du Pont aux BichesEn cuanto a las características de las fuentes, Wallace impone ciertos criterios: suficientemente grandes para dar servicio y suficientemente pequeños para que no perturbe el paisaje; práctico pero con un toque de belleza que le haga destacar en la ciudad; precio asequible para poner un centenar o más; el material debe ser resistente y fácil de trabajar.

Se crean cuatro versiones diferentes. Se utiliza el hierro como material de construcción. La fabricación de las fuentes será tarea de las fundiciones en la Val d’Osne situada en Haute-Marne, cerca de Saint-Dizier. El sello impreso en ellas las delata.

El modelo que más triunfó fue el modelo mayor que medía 2,71 metros y pesaba 610 kilos, inspirado en la Fuente de los Inocentes de la que, hace unos días, escribí un post con su propia historia.

Estas fuentes tienen una base octogonal que se ajustan en la parte alta con cuatro figuras de cariátides, terminando en una cúpula adornada con un pico y delfines.

Todas ellas son diferentes, ya sea por la posición de su rodilla y pie, o por cómo su camisa se anuda en el cuerpo.

Fuente Wallace (8) Av. d´Ivry

El simbolismo está presente en la base octogonal: los cuatro lados más amplios están decorados con un tridente que se envuelve alrededor de un tritón y los otros cuatro muestran las corrientes marinas con un collar de perlas.

El agua se distribuye en un gotero desde el centro de la cúpula para, a continuación, caer en una cuenca que está protegida por una valla.

La mayoría de estas fuentes aún continúan de pie y, al contrario de lo que piensa la gente, siguen en funcionamiento. Lo hacen desde el 15 de marzo al 15 de noviembre, de manera que no funcionan cuando el frío hace aparición y pueden reventar las conducciones de agua elaboradas en plomo.

No era agua bendita, pero gracias a Wallace, el pueblo de París la tomó como tal.

Como curiosidad, me escribía un amigo de este blog, Jesús del Río Luelmo, que en la época en que el filántropo Wallace decidió construir las fuentes en París, el acceso al los acueductos existentes era tan difícil en la capital que el vino costaba menos caro que el agua.

Fuente Wallace (10) Université Paris 7Esto creó tales problemas de alcoholismo, sobre todo en las clases populares, que el nacimiento de las fuentes Wallace se ve acompañado de una anécdota (más o menos apócrifa) que dice que un día Wallace vio entrar en un bar un pordiosero, y que se gastó todo lo que tenía en dos grandes vasos de vino. Le preguntó el porqué, y él respondió: “porque no hay ningún sitio donde se pueda encontrar agua en esta ciudad”.

Fue aparentemente este encuentro el que le decidió a legar parte de su fortuna a la municipalidad parisina, dinero que sirvió para construir las fuentes y para mantenerlas posteriormente.

Finalmente, como hemos podido ver en las fotos anteriores, alguna de las fuentes verdes de París se han reconvertido y han pasado a tener un color, digamos, más llamativo. Así la fuente Wallace de color rojo podemos verla en la Avenida d´Ivry (XIIIº Arr.), la fuente amarilla en la Université Paris 7 (XIIIº Arr.), la fuente rosa en la Rue Jean Anouilh (XIIIº Arr.) y la de color blanco en el Passage du Pont aux Biches (IIIº Arr.).

 

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Un pensamiento en “La “Fontaine Wallace”.

  1. Pingback: Un cementerio merovingio junto a Notre Dame. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s