La “Place de la Contrescarpe”, un rincón para vivir parisinamente.

Place de la Contrescarpe (4)

Hace algunas navidades viajé a París y reservé alojamiento en un hotel en el Barrio Latino, concretamente en la Rue Monge, a pocos pasos de las Arenas de Lutecia y a cinco minutos, tranquilamente andando, del Pantheon donde están enterrados los restos de algunos de los Grandes Hombres de Francia.

letrero_Rue_de_MouffetardAllí tuve la suerte de conocer este maravilloso rincón de París, no muy conocido, y que permite callejear y pasear por calles y plazas absolutamente peatonales y con un tráfico realmente escaso.

El centro de este rincón parisino lo forma la Place de la Contrescarpe, en la que nos centraremos hoy. Pero esta coqueta plaza está acompañada en este exclusivo espíritu “parisien” por la Rue Mouffetard principalmente, y por otras calles adyacentes como la Rue du Pot de Fer, la Rue du Cardenal Lemoine, la Rue Descartes, la Rue Lacepede, la Rue Blainville, la Rue Saint Medard, el Passage des Postes y el Passage des Patriarches, entre otras igual de bellas y recomendables de visitar paseando sobre sus gastados adoquines de piedra.

238447_2005París006Pero hoy, como os decía anteriormente, nos vamos a centrar exclusivamente en esta pequeña plaza, llamada Place de la Contrescarpe en honor a la situación en la que se encontraba hace siglo y medio.

Semánticamente hablando, el Contra-Escarpe o Contrescarpe es un muro fortificado que se encuentra hacia el exterior de la ciudad, en contraposición al Escarpe que es un muro hacia el interior de la ciudad.

Ocurrió que la aledaña Rue Blainville, llamada antes Rue Saint Marcel, que desemboca en la plaza, era una calle que bordeaba las murallas de la ciudad. Fue en 1852, cuando, al instalarse allí un regimiento militar, se le dio este nombre de Place de la Contrescarpe o Plaza del Muro Exterior o Plaza Extramuros.

De hecho, algunos restos de esta antigua muralla se pueden observar en la vecina Rue Clovis, a la altura del número tres.

La Place de la Contrescarpe es una plaza típicamente parisina. De forma rectangular, no medirá más de ochenta metros en su lado más largo y unos sesenta en su lado más corto. En el centro de la misma, haciendo la labor de rotonda para el escaso tráfico rodado, hay una pequeña fuente de granito de forma octogonal que podrá tener tres metros, mas o menos, en su diámetro.

Esta fuente hace de recipiente del agua que brota de ocho pequeños chorros. Estos chorros dirigen el agua hacia el centro del “bassin”donde hay un receptáculo compuesto por un tronco de hierro fundido en forma de pila bautismal que recibe el agua que salpican los surtidores.

Place de la Contrescarpe (7)

Alrededor de la fuente, hay unos setos frondosos y cuatro árboles de hoja caduca que son utilizados en Navidad para dar un toque de iluminación a la plaza como podemos ver en una de las fotos.

Finalmente una pequeña valla metálica de forma, también, octogonal, circunscribe todo lo anteriormente descrito. La zona que domina la Place de la Contrescarpe es eminentemente comercial y podemos encontrar multitud de servicios de restauración “internacional”.

2005París002

Las pequeñas tiendas especializadas de comestibles están, sobre todo, en la Rue Mouffetard, dejando a la plaza el honor de ser ocupada bien por restaurantes propiamente dichos, bien establecimientos de comida preparada de “take away”, o bien cafés de una gran tradición que le dan cierto toque intelectual a la zona.

De hecho, es muy recordado en estos que Ernst Hemingway vivió allí, en el tercer piso del 74 de la vecina Rue Cardenal Lemoine y fue asiduo de sus cafés donde se daba a escribir habitualmente.

Place de la Contrescarpe (1)

La plaza está dominada por dos cafés muy diferentes. El primero de ellos, el Café Delmas, tiene la inmensa suerte de que, en sus veladores exteriores, da el sol durante la mayor parte del día. Esto desde el punto de vista empresarial es lo que llamaríamos una “ventaja competitiva relevante”.

Tiene un surtido muy variado de comidas, desayunos y meriendas. Está siempre muy concurrido. Sobre todo en la mañana y en las horas centrales del día.

2006París003

El otro café (sí en español y con acento en la e) tiene el nombre de la plaza, Café Le Contrescarpe y está ambientado al estilo inglés, con habitaciones alfombradas, muebles oscuros de caoba y de gusto muy refinado. Destaca su amplia biblioteca, donde poder tomar un libro y leer un rato si te apetece, y son asiduos los clientes que se asientan en ella con sus ordenadores personales y utilizan el wifi gratuito para conectarse a la red de redes.

La variedad de comidas de este último es más limitada que en el Café Delmas. Se acerca más al concepto de pub inglés. También dispone de veladores exteriores con grandes sillones de rattán. Su vida de tarde-noche es más movida que la del Café Delmas.

Ambos cafés dominan las dos esquinas de la plaza, visualmente enfrentados uno al otro.

Place de la Contrescarpe (6)

La Place de la Contrescarpe, como podéis ver, es el centro neurálgico de esta zona peatonal y, según mi humilde entender, debe ser un lugar de visita ineludible para quienes aman los pequeños rincones de París con sabor típicamente parisino.

Mapsoftheworldstr

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

15 pensamientos en “La “Place de la Contrescarpe”, un rincón para vivir parisinamente.

  1. Estoy de acuerdo contigo, es una plaza que merece la pena vivir. Sus cafés siempre están llenos y lRue Mouffetard tiene tiendas de comestibles de todo tipo.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Recuerdo haber pasado por esa plaza, pero tal y como tu la describes la he vivido más intensamente aquí que “in situ”. Un día nos tendrás que explicar este amor tuyo (y este gran conocimiento) por París. Gracias por participar en el juego…. ¡y por acertarlo tan rápido! Te traeré algo de Colombia como premio, aunque no va a ser una mulata, malpensado!!!! Un abrazo.

    Me gusta

  3. Voy nuevamente a Paris, y siempre trato de dar con estos rincones maravillosos. Seguramente varias veces andube muy, muy cerca. Pero esta vuelta voy a disfrutar mucho mas del barrio.
    Gracias

    Me gusta

  4. Estuve hace una semana en Paris durante 13 días.. Realmente la Rue Moufetard es de las calles preciosas que me parece hay que visitar con su plaza de Contrascarpes…tb estuve en la Rue Severin, Rue Harpe y Rue Huchette que me parecen un a preciosura…salen al Blvd St Michel…si se bajan en el metro Odeon están a media cuadra…otro lugar imperdible en Paris es la Rue de Buci, una callecita colorida, angosta llena de tiendas ,cafes y restaurante!!!!!No dejen de visitarla!!!

    Me gusta

  5. Hace exactamente 20 años que fuimos con mi esposo (yo por primera vez )a Paris,recorriendo fuimos a El Panteon y de alguna manera y sin saberlo llegamos a la rue Mouffetard , nos encantó, en ese tiempo era más una calle deliciosamente parisina y no tan concurrida como ahora por nosotros los turistas .Las veces que hemos estado en Paris ,vamos y un dia ,siempre a almorzar en el restaurante de La Contrescarpe, es lindísimo sentarte y ver todo ese movimiento alrededor,algo buenísimo de ver es la feria ,con los típicos comercios y las casas de chocolate !!!
    Nunca olvidaremos que fue la caída del muro de Berlin en el tiempo que estábamos de viaje ,fue muy emotivo.

    Me gusta

  6. Hola, voy a dejar unas líneas sobre mi experiencia en la plaza de la Contrescarpe, la conocí en el año 1970, en un viaje de estudios con mis compañeros de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Rosario, estuvimos dos semanas alojados en un Hotel denominado HOTEL VICTORIA, que ya no existe, de la rue TOURNEFOUR N* 8 no muy lejos de la Place de la Contrescarpe.
    No recuerdo con precisión en cual de los 2 cafés era al que concurríamos, es muy probable que de los 2 actuales sólo existiese uno de ellos. Nuestro menú consistía en una baguete de jamón, pepinos y algo mas, pero lo máximo era escuchar por un franco 3 temas musicales, pero con cada moneda que poníamos siempre elegíamos LET IT BE por los BEATLES.
    Son recuerdos inolvidables, la plaza de la Contrescarpe, es el sello de mi primer viaje a París, por suerte en setiembre pasado volví a la plaza y con mis compañeros de éste último viaje pude disfrutar de una cerveza en uno de sus bares. Gracias por dejarme expresar en estas líneas.

    Me gusta

  7. Me encanto el articulo y las fotografías, hasta la fotografía-mapa para conocer mas en profundidad la plaza y sus aledaños. Gracias, por favor deseo continuar leyendo sus interesantes y agradables relatos, continúen.

    Me gusta

  8. Muchas gracias todos por vuestros comentarios. Como todos sabéis, este blog es continuador de otro anterior (Quartier latin, http://lacomunidad.elpais.com/juanmanuel/posts) y los siete comentarios publicados provienen de dicho blog.
    Por otro lado, Paco, te voy a explicar lo de París. Yo no conocí París hasta que no tenía 29 años. Era más anglófilo, más de Londres, a la que había visitado en varias ocasiones.
    Pero mi mujer tenía muchas ganas de conocer París y decidimos ir en el viaje de novios a esta ciudad. Allí estuvimos una semana y nos la pateamos de arriba a abajo (y, como tú, voy tomando notas de casi todo). Posteriormente, por razones de trabajo, voy casi todos los años por Enero. De hecho en tres ocasiones he servido de guía a personas que no la conocían. Y me lo pasado muy bien.
    A las ciudades, como a las personas, se les quiere o se les detesta. París no fue un flechazo, pero con el tiempo la he ido apreciando mejor y más despacito.
    Un abrazo.

    Me gusta

  9. Hola Sr. Martínez, me alegro de su visita y de que le haya gustado este artículo. Yo soy un asiduo de su página y me he reconfortado mucho con la lectura de sus experiencias parisinas. No se cómo dejarle un comentario en el mismo, pero aprovecho esta respuesta para darle las gracias por hablarnos de París con tanto cariño. Un saludo.

    Me gusta

    • Buenas noches Juan Manuel, por favor nada de Sr. Martínez (ese es mi padre), Jesús está bien. Dejar un comentario en las entradas de mi blog es tan fácil como en éste, solo hay que desplazarse hasta el final del escrito. El darnos las gracias debe ser totalmente recíproco, yo apenas he trasteado un poco en el suyo y ya he recordado que tengo pendiente una reseña (entre otras muchas) y fotos (entre millares) de la casa más antigua de París, a ver si pronto puedo retomar el blog y seguir disfrutando de los recuerdos atesorados. Un abrazo.

      Me gusta

      • Se me olvidaba, lo de que la Contrescarpe es la plaza más hermosa de París no es solo cosa mía:

        “Es día de fiesta y Jérôme y yo abandonamos el cuchitril de Maubert y subimos hacia la Contrescarpe, la plaza más hermosa de París, con sus hoteles, que echan barriga como sobrealimentados (!vaya paradoja!) y sus hombres, que dormitan en la acera de la rue Lacépède. Vamos a tomar un ron a Chez René, un café incoloro cuyo fluorescente solo ilumina la entrada. Abre antes que nadie”. París Insólito, Jean-Paul Clébert (de lectura recomendada). Saludos.

        Me gusta

  10. Pingback: La Rue du Pot-de-Fer. | A París con Elena

  11. Pingback: La Rue Mouffetard. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s