La Tour de Saint Jacques.

 

La Tour de Saint Jacques vista desde el Boulevard de Sebastopol.

En la Baja Edad Media, en la ciudad de París se construyeron varias iglesias para satisfacer las almas de los cristianos, una religión que llevaba ya algunos siglos creciendo exponencialmente en la Europa occidental.

En el siglo XII vio la luz la Iglesia de Saint Jacques de la Boucherie, un iglesia dedicada a uno de los Apóstoles, Santiago el Mayor, y a la que se le añadió el apellido de “de la Boucherie” para diferenciarla de la cercana Iglesia de Saint Jacques du Haut Pas, en la margen izquierda del Sena.

Se terminó su edificación en 1259 y la leyenda dice que fue Carlomagno quien emprendió la tarea de levantarla, aunque fuentes históricas fidedignas no aceptan esta versión como algo real.

En su interior se guardaban varias reliquias del Apóstol Santiago y, debido a esto, era lugar de peregrinación de los cristianos franceses y punto de salida del camino de Santiago llamado Turonense, por pasar por la ciudad de Tours. 

L’église Saint-Jacques-de-la-Boucherie (gravure publiée par Manesson Mallet en 1702).

En 1406, el Rey Carlos IV permitió a los carniceros de la ciudad construir una capilla en su interior, una capilla que éstos dedicaron a la Natividad del Señor. Ocho años mas tarde, en 1414, el Obispo de Turín, de visita en París, fue el encargado de consagrar la iglesia.

En la Edad Media era muy común que el Rey acudiera a las distintas agrupaciones comerciales para financiar las iglesias, así como los carniceros fueron los que pagaron con sus impuestos este iglesia de al que hablamos hoy, por poner un ejemplo, la cercana Iglesia de Saint Eustache fue financiada por los que se dedicaban al oficio de pescadero.

La iglesia fue ampliada también durante los siglos XV y XVI, siendo la más importante la construcción de una torre en el año 1523 (comenzó en 1509), una torre de estilo gótico flamígero que es el único vestigio que nos queda en la actualidad de dicho lugar de culto.

El cercano Cementerio de los Inocentes (donde está actualmente la Fuente de los Inocentes ) servía de lugar de descanso para los parroquianos de Saint Jacques de la Boucherie, entre ellos Nicolas Flamel del que ya hemos hablado anteriormente por su búsqueda de la piedra filosofal.

Con la llegada de la Revolución Francesa, la iglesia perdió su carácter sagrado y fue utilizada para celebrar las reuniones del Sector revolucionario de los Lombardos, una sección que se ocupaba de un área comprendida entre las calles Saint-Martin y Saint-Denis, desde la Tour Saint-Jacques hasta la Rue aux Ours y que estaban representados en la Comuna de París por los revolucionarios Blandin, Hoener y Lelièvre, éste último pasado posteriormente por la guillotina.

En 1797, los revolucionarios declararon a la iglesia como bien nacional, lo que significaba que debía ser vendido para financiar las necesidades económicas de la revolución. Este fue el fin de la Iglesia de Saint Jacques de la Boucherie. Pero no supuso el fin de la torre. La Torre de Saint Jacques permaneció en pie mientras la iglesia fue desmantelada y su terreno vendido.

No sería hasta 1836 cuando la ciudad de París adquirió la torre para preservarla de su destrucción convirtiéndola en el centro de uno de los primeros parques de la ciudad.

La Torre de Saint Jacques tienen en su azotea una estatua del apóstol Santiago y cuatro elementos más que representan a los cuatro evangelistas, un ángel (San Mateos), un águila (San Juan), un toro alado (San Lucas) y un león alado (San Marcos). Todos estos elementos fueron realizados por Rault 1523.

El león de San Marcos en primer plano. Al fondo, el moderno Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou.

 

El Ángel alado que representa a San Mateos.

Allí, a modo de anécdota, tuvo Nicolas Flamel dos de sus talleres donde hacía sus experimentos de alquimia. También en la torre el físico Blaise Pascal hizo sus experimentos para conocer el peso del aire e inspiró su teoría del equilibrio de los fluidos.

Para los visitantes de París, podemos encontrar la tour Saint Jacques en la esquina del Boulevard de Sebastopol y la Rue Rivoli, muy cerca de la Place du Chatelet.

En el año 2007 ha sido restaurada.

La Tour de Saint Jacque vista desde el Quai de l´Horloge.

 

 

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s