La Iglesia de Saint Ephrem le Syriaque.

 

La fachada principal Saint Ephrem.

En el número 17 de la Rue des Carmes, muy cerca del Pantheon y a dos pasos del Boulevard Saint Germain y de la Rue des Écoles, nos encontramos con una iglesia muy pequeña y un tanto particular. Esta particularidad le viene dada porque es una iglesia de rito sirio-católico oriental. De hecho, sus misas (todos los domingos a las once de la mañana) duran una hora y se realizan en arameo, siriaco (también llamado asirio o caldeo) y árabe, aunque para los que no hablamos ninguna de esta lenguas tenemos la traducción al francés en un folleto al que podemos acceder.
Pero la Iglesia de Saint Ephrem le Syriaque no sólo es lugar de culto religioso. En su reducidas dimensiones es posible asistir todos los meses del año a conciertos de música clásica y música oriental, lógicamente abonado una entrada que suele estar en torno a los 20 o 25 euros.

Busto Saint Ephrem en el jardín adjunto a la iglesia.

En el exterior, a la izquierda de la entrada principal de la iglesia nos encontramos con un busto de Saint Ephrem de quien vamos a glosar algunas líneas de su vida regalada a la obra de Dios. Efrén nació alrededor del año 306, en la población de Nísibis (hoy llamada Nusaybin, en Turquía), región dominada por Roma. No se sabe por cierto si sus padres eran Cristianos. Él, en sus escritos, reconoce que de joven no le daba mucha importancia a la religión hasta que llegaron las pruebas.

Interior de la iglesia de Saint Ephrem.

A la edad de dieciocho años recibió el bautismo y, permaneció junto al famoso obispo de Nisibis, San Jacobo, con quien, se afirma, asistió al Concilio de Nicea, en 325. Tras la muerte de San Jacobo, Efrén mantuvo estrechas relaciones con los tres jerarcas que le sucedieron. Efrén se hallaba en Nisibis las tres veces en que los persas pusieron sitio a la ciudad, puesto que en algunos de los himnos que escribió, hay descripciones sobre los peligros de la población, las defensas de la ciudad y la derrota final del enemigo en el año 350.

Si bien los persas no pudieron tomar a Nisibis por los ataques directos, consiguieron entrar sin lucha a la ciudad trece años después, cuando Nisibis se les entregó como parte del precio de la paz que pagó el emperador Joviano, después de la derrota y la muerte de Juliano.

Interior de la iglesia de Saint Ephrem.

La entrada de los persas hizo huir a los cristianos, y Efrén se refugió en una caverna abierta entre las rocas de un alto acantilado que dominaba la ciudad de Edessa. Ahí vivió con absoluta austeridad, sin más alimento que un poco de pan de centeno y algunas legumbres; y fue en aquella soledad inviolable donde escribió la mayor parte de sus obras espirituales. Era un asceta y se le notaba en su apariencia. Según dicen las crónicas era de corta estatura, medio calvo y lampiño, tenía la piel apergaminada, dura, seca y morena como el barro cocido; vestía con andrajos remendados, y todos los parches habían llegado a ser del mismo color de tierra; lloraba mucho y jamás reía. Si bien la solitaria cueva era su morada y su centro de operaciones, no vivía recluido en ella y con frecuencia bajaba a la ciudad para ocuparse de todos los asuntos que afectaban a la Iglesia.

Interior de la iglesia de Saint Ephrem.

A Edessa la llamaba “la ciudad bendita” y en ella ejerció gran influencia. Predicaba a menudo y, al referirse al tema de la segunda venida de Cristo y el juicio final, usaba una elocuencia tan vigorosa, que los gemidos y lamentos de su auditorio ahogaban sus palabras. No llegó a ser diácono sino a edad avanzada. Su humildad le obligaba a rehusar la ordenación y, el hecho de que a veces se le designe como a San Efrén el Diácono, apoya la afirmación de algunos de sus biógrafos en el sentido de que nunca obtuvo una dignidad eclesiástica más alta. Por otra parte, en sus escritos hay pasajes que parecen indicar que era sacerdote.

Entrada a la Iglesia de Saint Ephem.

La última vez que tomó parte en los asuntos públicos fue en el invierno, entre los años 372 y 373. poco antes de su muerte. Había hambre en toda la comarca y San Efrén se hallaba profundamente apenado por los sufrimientos de los pobres. Los ricos de la ciudad se negaban a abrir sus graneros y sus bolsas, porque consideraban que no se podía confiar en nadie para hacer una justa distribución de los alimentos y las limosnas; entonces, el santo ofreció sus servicios y fueron aceptados. Para satisfacción de todos, administró considerables cantidades de dinero y de abastecimientos que le fueron confiadas, además de organizar un eficaz servicio de socorro que incluía la provisión de 300 camillas para transportar a los enfermos.

Terminada su misión en Edessa, regresó a su cueva y sólo vivió treinta días más. Las “Crónicas” de Edessa y las máximas autoridades en la materia, señalan el año de 373 como el de su muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s