Una roca de Montreal.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el día de anteayer estuvimos glosando brevemente las bondades de un lugar tan hermoso bucólico y tranquilo como el Square de Vert-Galan, en la esquina noroccidental de la Île de la Cité.

Pues bien, dentro de este recinto tan ordenado con las leyes de la naturaleza (con bastante variedad de fauna y flora a pesar de ser relativamente pequeño) nos encontamos con un elemento, digamos, extraño al lugar. Dentro de uno de los parterres de hierba hay una roca de unos cincuenta centímetros de altura y unos treinta de envergadura que, realmente, llama la atención por dos razones, no haber otra igual en los alrededores y por tener una placa explicativa del por qué de estar allí. Curiosa historia.

Todos los que hemos estudiado la historia de América sabemos que tras los españoles, especialmente al norte del continente llegaron los ingleses, los holandeses y los franceses. También sabemos que el norte del continente se dividió entre estas grandes naciones, quedando Gran Bretaña con la mejor parte del pastel. La zona canadiense quedó dividida entre anglosajones y francófonos. Cuando estas naciones se independizaron, las raices idiomáticas e históricas permanecieron y, así, Canadá tiene una zona que habla inglés y otra que habla francés. Precisamente de esta zona francesa (Quebec) es la ciudad de Montreal.

141A

En 1967, en Montreal se celebra una Exposición Internacional (Terre des Hommes) a la que invita, entre otros muchos paises del mundo, a Francia. Y es en esta ocasión cuando el Gobierno Canadiense hace entrega a la ciudad de París de un presente como testimonio de la amistad histórica franco-canadiense.

El 17 de Abril de 1967, día de la inauguración de la Exposición Internacional, Canadá regala a París esta roca proveniente de la Isla Santa Helena. La Île Sainte-Héléne es una isla en el río San Lorenzo, junto a la isla donde está situada la ciudad de Montreal, en concreto, al sureste de ésta. Todas estas islas forman el archipiélago de Hochelaga. Este archipiélago del cual la ile Sainte-Héléne forma parte se eligió como el lugar de la Terre des Hommes (tema principal de la Exposición Internacional de 1967). Para acondicionarla para tal evento, la isla se amplió masivamente y se consolidó con varias islas vecinas, utilizando tierra excavada durante la construcción del Metro de Montreal. En la foto inferior podemos ver la Isla Santa Helena, en Montreal.

141B

Anuncios

Un pensamiento en “Una roca de Montreal.

  1. Pingback: Un día en la Île de la Cité. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s