La Iglesia de Notre Dame des Victoires (1): Su Historia.

 

 

La fachada principal del templo en la Plaza de los Petit Peres.

En época del Rey Henry IV, la orden de los agustinos descalzos pidieron ayuda al mismo rey para construir un pequeño monasterio donde poder dedicarse a sus menesteres religiosos y ayudar a los pobres de París. El propio rey les cedió un pequeño huerto a las afueras de París para que se instalasen allí. La construcción era muy pequeña, no constaba más allá de unos lúgubres aposentos y un receptáculo donde se reunían para todas las actividades grupales.

A principios del siglo XVII, estos “petit peres” como eran llamados por las sociedad parisina acudieron de nuevo al Rey, en este caso Louis XIII, al que se le pidió ayuda para construir una iglesia dentro o cercana al recinto monacal.

El rey respondió al llamado de Agustinos Descalzos y dispuso del pecunio suficiente para construir un nuevo convento en las tres hectáreas que adquirieron entre la Puerta de Montmartre y de la Puerta Saint-Honoré. Se puede decir, por tanto, que Louis XIII fundó la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en 1629.

Louis XIII acoge dicha petición con la única condición de que la iglesia lleve el nombre de Nuestra Señora de las Victorias en acción de gracias por la victoria de las tropas reales fieles a él mismo en la célebre batalla de La Rochelle. El soberano atribuye la rendición de los hugonotes, sus enemigos, a la oración y a la protección de la misma Virgen.

El sábado 8 de diciembre 1629, el primer arzobispo de París, Jean-François de Gondi, bendijo la fundación de la Iglesia. El domingo 9 de diciembre, un día después, el rey realiza una solemne colocación de la primera piedra en presencia de los señores de la Corte y los magistrados de la ciudad.

Para la colocación de la primera piedra por Louis XIII, se construyó una capilla en el lugar y se acompañó de una majestuosa decoración. Se montaron varias tiendas y ricos tapices llegaron a decorar el lugar de la ceremonia.

El 8 de diciembre 1629, víspera del evento, y Fiesta de la Inmaculada, el arzobispo de París, Monseñor de Gondi, plantó la cruz en el lugar indicado para la construcción de la iglesia, en la presencia de treinta religiosos del convento.

Interior de la iglesia.

Pocos años después, en 1637 ocurrió un hecho que marcó la historia de la Iglesia de Notre Dame des Victoires. El Hermano Fiacre, uno de los religiosos agustinos, ve a la Virgen María, él cree que se le apareció y le muestra a un niño, “el hijo que Dios quiere dar a Francia”, el futuro Luis XIV, el heredero tan esperado del reino. Una aparición milagrosa que marcó la historia de la nación.

Cuenta la historia que por cuatro veces, entre la una y las cuatro de la mañana, el Hermano Fiacre tiene ante sus ojos a la Madre de Cristo, acompañado por el niño real, al que él tenîa por Jesucristo. El grito del niño atrae la atención del monje.

En un documento conservado en la Biblioteca Nacional se relata así: “Volvió la cabeza hacia la voz y vio a la Virgen rodeada de un hermosa y agradable luz, que tiene un niño en sus brazos, llevaba un vestido azul salpicado de estrellas, con el pelo colgando sobre sus hombros, tres coronas en la cabeza, sentado en una silla y le dijo: “Hijo mío, no tengas miedo, Yo soy la Madre de Dios “. Por esto, se postró para adorar al niño que tenía en sus brazos, pensando que era Jesucristo, pero la Santísima Virgen dijo: “Hijo mío, no es mi hijo, es el hijo que Dios quiere dar a Francia”.

“El hijo que Dios quiere dar a Francia”, el futuro Louis XIV, el heredero tan esperado del reino.

Placa de mármol donde se explica someramente el inicio histórico de este templo.

Esta revelación es puesta en conocimiento del rey y la reina, quienes ordenan dar tres novenas a la Virgen, a Nuestra Señora de Gracia (en Cotignac, Provenza), en Notre-Dame de París y en la propia iglesia de Notre Dame des Victoires. Esto ocurrió el 8 de noviembre de 1637.

El 5 de septiembre de 1638, Ana de Austria dio a luz a un hijo al que le dieron el nombre de Louis Dieudonné, en el castillo de Saint-Germain-en-Laye.

Años más tarde, de vuelta de una misión real a Italia, donde descubrió la Virgen de Savona, el Hermano Fiacre erige una capilla en Notre Dame des Victoires. Louis XIV va a financiar la construcción. Fue bendecida solemnemente 2 de abril 1674 para adorar a la venerada imagen, tallada en Génova.

Placa de mármol donde se explica someramente el inicio histórico de este templo.

La estatua ( la Virgen porta una corona de oro arropada con un manto blanco) desaparece durante la Revolución Francesa cuando se robaron los tesoros del monasterio después de que los monjes fueron expulsados ​​y la iglesia cerrada. Más tarde sirvió de centro negociador de la Bolsa de Comercio de París y no sería hasta el 9 de noviembre 1809 cuando recobró su nombre de Nuestra Señora de las Victorias.

En 1836, después de cuatro años de magisterio sacerdotal, el sacerdote Charles Eleanor Dufriche Desgenettes viendo que disminuyen paulatinamente los parroquianos fieles de la iglesia, decide abandonar el ejercicio y cerrar el templo. Fue entonces cuando tuvo una visión que le indicaba que creara una capilla dedicada al Santísimo e Inmaculado Corazón de la Virgen María.

En un acto de fe, el Padre lo hace y ve como resulta un éxito el ejercicio pastoral en honor de la Virgen creando unos días una asociación de oración en honor al Inmaculado Corazón de la Virgen invocando la protección de María para la conversión pecadores.

Velas en la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús.

El 10 de diciembre 1836, el arzobispo de París, Monseñor Quélen aprueba los estatutos. Al día siguiente, el domingo, 11 de diciembre en la primera reunión de la asociación, el párroco de Nuestra Señora de las Victorias recibe una multiplicación de fieles, cerca de 500 personas esperan la hora de las vísperas, en el fondo fervor, cuando la misa de la mañana sólo se reunían una docena de feligreses.

La extensión extraordinaria de esta asociación llegó a ser mundial. De aquí nació una asociación de oración mariana, fundada por el Padre Desgenettes, que ha contribuyó a la definición del dogma de la Inmaculada Concepción por el Papa Pío IX el 8 de diciembre 1854. Un año antes de la proclamación del dogma, 9 de julio de 1853, el Papa había hecho la oferta de una nueva corona para la Virgen de Nuestra Señora de las Victorias.

En la época moderna, también ha sido importante este templo por la relevancia militar del mismo, pero de eso hablaremos en una próxima publicación.

Anuncios

Un pensamiento en “La Iglesia de Notre Dame des Victoires (1): Su Historia.

  1. Pingback: Le Place de Petits Pères. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s