La Iglesia de Notre Dame des Victoires (6): El Altar de la Cofradía.

 

Imagen completa del Altar de la Cofradía de Notre Dame des Victoires.

En el brazo derecho del crucero, allí donde finalizan las capillas de la nave de la epístola, nos encontramos con el Altar de la Cofradía de Nuestra Señora de las Victorias. El altar es de una belleza singular, realizado en 1873 y completado con la parte superior en 1921.

El tabernáculo está construído en mármol ónix traído desde Argelia y tiene una puerta de bronce dorado que representa la Adoración de los Pastores.

En el centro, dominado el altar, se encuentra una majestuosa imagen de Nuestra Señora de las Victorias con el niño Jesús entre sus brazos y apoyado sobre un globo terráqueo. Tanto la Virgen como el niño está coronado por sendas coronas de oro.

Refugium Peccatorum.

Bajo el altar que la sostiene nos encontramos un relicario  de cobre con las reliquias de una mártir romana de los primeros tiempos, Santa Aurelia. Estas reliquias, que presentan la apariencia de un cuerpo, son de cera recubierta de seda y se cree que provienen de las catacumbas de Santa Priscila en Roma. Las reliquias de Santa Aurelia fueron ofrecidas por el Papa Gregorio XVI en 1843. Poco tiempo después, en 1871, fueron profanadas.

Notre Dame des Victoires con su hijo, ambos coronados.

A ambos lados de la capilla existen unas columnas acanaladas que bordean dos pinturas de Charles Muller, realizadas en 1870.

En el lado derecho nos encontramos con una representación de la Anunciación. La Virgen María está de perfil, con un vestido blanco y los brazos abiertos colgando. En estado de recogimiento, está escuchando el saludo angélico. El Arcángel Gabriel, sostenido por una nube, muestra el cielo y presenta un lirio.

La Anunciación, de Charles Muller.

En el tablón de la izquierda podemos ver la figuración de la Asunción. Los brazos de la Virgen María se dirigen al cielo. De pie sobre una media luna, rodeado de querubines alados que llevan lirios, está la Virgen. También estas pinturas fueron profanadas y robadas, aunque se recuperaron en 1988.

Delante del altar cuelgan algunas lámparas de aceite, lámparas que son ex-votos. La mayor de todas, que está en el centro, fue un regalo de la emperatriz Eugenia en 1866.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s