El Pórtico de Sèvres.

 

Pórtico monumental de Jules-Félix Coutan. Formó parte del pabellón productos de la Manufactura de Sévres en la Exposición Universal de 1900.

La Exposición Universal de 1900 dejó en la ciudad elementos arquitectónica de gran relevancia, especialmente en estilo modernista, como la Torre Eiffel o el Grand Palais, dos joyas donde el metal es elemento principal del edificio, no especialmente como elemento estructural, que también, sino como elemento que define su estética exterior.

Pero no fueron los únicos, también esta Exposición Universal dejó elementos menos rompedores, menos transgresores. Hoy vamos a hablar de uno de ellos, de un pórtico monumental que está situado a espaldas de la Iglesia de Saint Germain de Prés, en la Square Félix Desruelle y junto al Boulevard Saint Germain: el Pórtico de Sèvres.

El Pórtico de Sèvres visto desde el Boulevard Saint Germain.

El Pórtico de Sèvres visto desde el Boulevard Saint Germain.

Sèvres es una pequeña ciudad al suroeste de París con poco más de veinte mil habitantes y que ya, desde el punto de vista fisico, ha sido engullida por la gran ciudad, cuyo crecimiento se extiende allende los límites de esta villa de prestigio. Su fama le viene dada por la cerámica de la que vamos a hablar pero, para curiosear un poco, Sèvres tiene la suerte de acoger en su seno la Oficina de Medidas y Pesos y en dicha oficina guardan con celo la muestra original del metro y del kilo de la que nos servimos todos los que utilizamos el sistema métrico decimal.

El Pórtico de Sèvres.

Sèvres es sinónimo de fabricación de porcelana francesa de altísima calidad, fabricación que estaba bajo la jurisdicción estética y económica del mismo rey francés. Al principio, esta fábrica de porcelana creada por el Rey Louis XV y Madame de Pompadour estaba en Vicennes, pero fue trasladada a Sèvres en el año 1756. En Sévres se manufacturaba todo tipo de porcelanas, desde las más finas hasta la porcelana dura.

Sería en 1800, en pleno periodo imperial napoleónico, cuando se decidió lo que se llamaría ahora, en términos marketinianos, una especialización en la producción y una segmentación de clientes.

Ambas decisiones se hicieron por elevación, es decir, se decidió fabricar sólo porcelana de afta calidad con ostentosa decoración y uso de materias primas como el oro o a plata con lo que sólo las clases pudientes podían adquirir estos productos. Tanta fama tomó la producción de porcelana de Sévres que todas las casas reales europeas tenían su propia colección de porcelanas francesas.

Medallón central donde se encuentran las firmas de uno de los dos autores del Pórtico.

El primer color utilizado en Sèvres, y el más célebre, fue el azul intenso, utilizado por primera vez en 1749. En las primeras obras se aprecian ligeros corrimientos del color, defecto que más adelante fue perfeccionado y se combinó la decoración con oro de 24 quilates que se aplicaba en ligeros relieves.

El segundo color fue el azul celeste que reproducía algunas porcelanas chinas. En 1756 se introdujo el color verde prado, que se combinada con el azul o el rosado. Este último color, según el tono final, fue llamado el “rosa Pompadour” o , nombres de la favorita de Louis XV.

En 1768, dos investigadores de la fábrica descubrieron por primera vez un yacimiento de caolín en suelo francés, cerca de Limoges, material que fue utilizado en la composición de la porcelana de pasta dura. Durante la Revolución francesa, la fábrica sufrió un decrecimiento en su producción porque la misma demanda cayó. No eran tiempos para deleites entre la monarquía y las clases nobles.

De 1800 a 1847, la fábrica ganó fama internacional bajo la dirección de Alexandre Brongniart y expandió el mercado de la porcelana por toda Europa. Durante todos estos años se realizaron numerosas innovaciones técnicas y se produjo un hecho particularmente decisivo: la colaboración de artistas contemporáneos que no dependían de su trabajo en la fábrica.

Ésta, grosso modo, fue la tradición de la porcelana de Sèvres, una continua evolución en materiales, artistas y técnicas que hicieron de ella la más apreciada del mundo.

El Pórtico de Sèvres.

Pero retomemos el discurso inicial, en el año 1900, la porcelana de Sèvres tomó parte en la Exposición Universal y construyó un magnífico pórtico donde se pueden apreciar con detalle las habilidades de sus artistas con la porcelana. El pórtico fue realizado por Jules-Félix Coutan junto al arquitecto Charles Risler. Utilizaron la estética del art nouveau tan de boga a principios de siglo. Hoy en día está casi escondida tras unos setos y unos árboles de frondosa hojarasca y es difícil de apreciar su valor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s