La Iglesia de Saint Germain des Prés (2): una mezcla de fe, filosofía, arte e historia.

 

La torre de Saint Germain des Prés vista desde el sur.

Cada iglesia de París es un mundo. Nunca sabes lo que te puedes encontrar en cada una de ellas.

En Notre Dame, por ejemplo, nos encontramos con la “Fachada perfecta”. En la Sainte Chapelle, con unas vidrieras absolutamente descomunales en tamaño y en belleza. En Saint Sulpice nos encontramos con un gnomón astrológico. En Saint Etienne du Mont con un jubé único en París. Y así podemos ir, iglesia por iglesia. recorriendo la ciudad entera.

¿Y qué nos encontramos en Saint Germain des Prés? Créanme que no sabría definirlo con claridad. ¿Es un edificio Románico-Gótico?, ¿es un museo de obras de arte?, ¿es un panteón fúnebre donde descansan reyes, abades, artistas y filósofos?.

¿O es una mezcla de todo esto adornado por un ambiente oscuramente religioso sobre unas piedras que parecen que van a caerse de un momento a otro?

El Altar del Santísimo Sacramento y el deambulatorio.

Cuando nos presentamos ante la Iglesia de Saint Germain des Prés, lo primero que nos llama la atención es su esbelta torre, una mole cuadrada con unos muros gruesos que alberga el campanario y un reloj. Aunque comenzó a construirse a finales del siglo XI, la torre actual está edificada sobre las ruinas de la anterior, destruida en un incendio durante la revolución francesa. Al pie de la torre tenemos la entrada principal, un pórtico del siglo XVII muy sencillo que tiene un dintel con la imagen de Jesús esculpida en él.

La puerta actual es moderna, de hierro forjado, que sustituye a una de madera, ya retirada por su deterioro, que está expuesta dentro de la iglesia, a unos pasos de la entrada, en una de las paredes interiores que, junto con el techo bajo abovedado, delimitan el espacio bajo la torre.

Si pasamos al interior de la Iglesia, las proporciones cambian. Tiene tres naves largas y altas, y, a los lados de las naves laterales, se adosan unas capillitas con nombres de santos.

A pesar de ser, en su origen, de estilo Románico, tiene una altura que recuerda al Gótico. Las columnas que separan las naves son cuadradas y en sus capiteles hay motivos religiosos esculpidos. La nave central tiene dos altares, uno justo en el centro, que fija el lugar donde se celebraban las misas en el siglo XVII. Y otro al final de la nave, llamado Altar del Santísimo Sacramento.

El cielo estrellado de Saint Germain des Prés.

Una vez que traspasamos el primer altar, nos encontramos con el paso deambulatorio que recorren las capillas alrededor del altar final. Son nueve capillas: las dos primeras de ambos lados son cuadradas, las cinco de en medio son semicirculares.

Precisamente en la capilla primera, entrando por la derecha, nos encontramos con la tumba de un gran filósofo, René Descartes, quizá uno de los pensadores que más atacó la religión pues su verdadera razón de ser, desde el punto de vista intelectual, fue explicar el mundo desde un punto de vista racional. La “duda cartesiana” implicaba rechazar cualquier respuesta basada en la fe.

En la capilla del centro está la imagen de la “Santísima Virgen” llevando a Jesús, una imagen de alto valor religioso y artístico. Podríamos continuar hablando con detalle de todos los elementos que posee Saint Germain, sin embargo en el post de hoy, sólo me voy a referir a dos de ellos.

Uno, reconozco que yo no lo he visto, bien por descuido, bien por torpeza, pero que las guías de viaje al uso aseguran que está allí, es un cuadro de Picasso que dedicó a su amigo Guillaume Apollinaire. Insisto, dicen que existe, pero yo no puedo confirmarlo hasta que le haga una próxima visita.

En segundo lugar, me rincón preferido de la iglesia es el Altar del Santísimo Sacramento. Justo encima hay unas vidrieras que recuerdan a Cristo, a los cuatro evangelistas y algunos santos y, tras ellos las capillas más importantes de la iglesia que se pueden admirar entre las columnas. Un momento de magia, de concentración de energía religiosa difícil de encontrar en otras iglesias de París.

La antigua puerta de la iglesia, expuesta en el interior.

Como decía al principio, Saint Germain des Prés tiene religión, tiene pintura, esculturas, mausoleos, vidrieras, historia, y de todo, tras mil quinientos años de existencia (año 543 d. C) lo mejor que tiene es el futuro asegurado, simplemente por ser la Iglesia mas antigua de París.

En los próximos post conoceremos su interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s