La Iglesia de Saint Eustache (1): Una larga historia.

 

Vista aérea de la iglesia por su fachada sur.

La Iglesia de Saint Eustache es, por sus dimensiones, una catedral, pero como catedrales sólo puede haber una por ciudad, en el caso de París el honor, bien merecido, lo tiene Notre Dame.

En París, será siempre la Iglesia de San Eustaquio, aunque los vecinos más cercanos a la misma la consideran como la “gran iglesia-casi catedral” de Saint Eustache.

El trasepto de Saint Eustache.

Antes de hablar un poco de su historia, con algunos detalles me gustaría dejar patente la importancia que tiene y ha tenido esta iglesia para los parisinos. Por ejemplo, allí fueron bautizados el dramaturgo Molière, el futuro Cardenal Richelieu y la famosa Madame de Pompidour; en su altar tomó la primera comunión el Rey Louis XIV; también se celebró el funeral de la Reina Ana de Austria y fue elegida por Mozart para celebrar el funeral de su amada madre.¡Casi nada!.

Los arcos. bóvedas y columnas del deambulatorio.

En el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de Saint Eustache existía anteriormente una parroquia que se construyó en 1223 gracias a las tasas que se les exigían a los mercaderes de pescado. Dicha parroquia fue dedicada a Sainte Agnès (Santa Inés).

Cuando la nueva iglesia fue construida siglos después, en el mismo sitio, se le puso el nombre de Saint Eustache (San Eustaquio), en honor a un general romano que fue quemado junto con su familia por convertirse al cristianismo en las inmediaciones del lugar.

La Capilla de la Virgen.

Una mirada a un viejo plano de París demuestra que San Eustaquio fue construido cerca de las murallas de Felipe Augusto junto al camino precristiano que iba desde Lutecia (Ilé de la Cité) y que conduce a las colinas de Montmartre. Esta joya arquitectónica se empezó a construir en el año 1532 y su edificación duró más de un siglo, pues fue consagrada en 1637 por el arzobispo de París Jean François de Gondi. A lo largo de estos ciento cinco años hubo momentos de falta de fondos monetarios y guerras de religión que dificultaron el proceso normal de costrucción de la obra. De ahí el retraso.

La iglesia fue diseñada por el arquitecto italiano Domenico da Cortona, empezando con un diseño gótico y terminando con una fachada principal de estilo renacentista que nos recuerda mucho a los templos griegos y romanos.

La bóveda de la nave central.

A pesar de su estructura gótica, la iglesia cuenta con adornos y elementos decorativos propios del Renacimiento, e incluso su torre oriental fue realizada en este estilo. El órgano que se encuentra en el interior es uno de sus más preciados tesoros: es de los más grandes de Francia, e incluso supera a otros famosos como el de Saint Sulpice y el de Notre Dame de París.

La iglesia tiene mucho que ver en su interior. Además de las joyas que, normalmente, uno puede encontrarse en una iglesia, y a pesar del expolio que sufrió en tiempos de la Revolución Francesa, la iglesia conserva varias pinturas de Rubens, y destaca también el órgano de 800 tubos que es el más grande de Francia, y una escultura de Keith Haring de plata en memoria de las muertes por sida en la década de los 80.

El brazo norte del trasepto.

En 1665, el ministro de Hacienda Colbert, fue benefactor de la iglesia y ayudó a construir dos capillas nuevas, decoradas por dos maestros, Mignad y Lafosse. Desgraciadamente, al finalizar estos trabajos, el peso del material provocó el hundimiento de la tierra y la fachada tuvo que ser demolida por completo.

Con la llegada de la Revolución francesa, el anticlericalismo imperante cerró la iglesia al culto y supuso un saqueo casi completo de la misma. Afortunadamente este periodo radical duró poco.

Pocos años después, con motivo de la coronación de Napoleón en 1804, el Papa Pío VII consagró una de las capillas de la iglesia a la Virgen María.

El brazo sur del trasepto.

En el año 1844, el fastuoso órgano se incendió, ocasionando daños colaterales. En la restauración del mismo se descubrieron murales del siglo XVII que sirvieron como modelo para la renovación del resto de la iglesia.

En 1871, durante la revuelta conocida como “La Comuna”, numerosos proyectiles cayeron sobre el edificio y el campanario de la capilla de la Virgen María se derrumbó.

Actualmente, en la Capilla de la Virgen María, la cofradía “Notre Dame de Bon Secours” (Nuestra Señora de la Ayuda), fundada en 1629 para ayudar a los pobres y enfermos de la parroquia, celebra sus reuniones.

La tumba de Colbert, ministro real que manejaba la hacienda pública.

Desde 1922 la parroquia ha sido administrado por una comunidad de sacerdotes de la Orden de la Oratoria. Así pues, estos monjes, originarios de esta zona de París, han regresado al distrito en el que fue fundado por el Cardenal de Berule, cuyo busto se puede ver en San Eustaquio, ya que fue colocada allí en 1972.

 

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s