La Iglesia de Saint Eustache (3): la nave central.

 

El plano de la Iglesia de Saint Eustache.

La iglesia de Saint Eustache es, como hemos dicho en otra ocasión, casi una catedral. Tiene tanta riqueza interior que es difícil reflejarla en un sólo post. esta es la razón por la que, en los próximos días, escribiremos sobre la iglesia refiriéndonos a aspectos concretos de la misma, por ejemplo, en el día de hoy, sin ir más lejos, estaremos atentos a la nave central de la misma, desde su cabecera, pasando por la zona de los fieles, pasando sobre el altar y terminando en el coro a la vez que observamos su hermosa bóveda y algunos ejemplos de las vidrieras que diseño Philippe de Champaine.

Vista general de la nave central de Saint Eustache.

Vista general de la nave central de Saint Eustache.

Vista general de la nave central de Saint Eustache.

Vista general de la nave central de Saint Eustache.

Vista general de la nave central de Saint Eustache, donde apreciamos la bóveda gótica de terceletes y el crucero de las dos naves.

A los pies de la Iglesia nos encontramos con un hermoso órgano, pero de éste nos ocuparemos más adelante. Justo delante de él se encuentra la zona de los fieles.

EL BANCO DE SAINT EUSTACHE.

Justo entre la segunda y tercera columnas de la izquierda de la nave central y rodeado de sillas nos encontramos con el célebre banco de Saint Eustache, realizado por Pierre Lepautre y coronado por el Triunfo de Santa Inés. Fue tallado en madera por completo.

El banco de Saint Eustache, visto de frente.

El banco de Saint Eustache realizado por Pierre Lepautre, coronado por el Triunfo de Santa Inés.

EL PÚLPITO.

Frente al banco de Saint Eustache, y rodeado por una pequeña verja de hierro, nos encontramos con el púlpito de la iglesia.

El púlpito.

El púlpito.

EL CORO Y EL ALTAR.

En la segunda mitad de la nave central se concentran los elementos importantes de la iglesia: el coro de los religiosos y el altar donde consagrar la sangre de Cristo.

El coro está dividido en dos partes, cada una de ellas con dos filas de bancos donde apoyarse para atender a la celebración de la eucaristía.

Al fondo nos encontramos con un altar de mármol blanco sobre el que reposa un esbelto crucifijo áureo bajo un templete que lo cubre. Está rodeado por 12 candelabros de oro y cuatro pináculos de mármol en cada una de las cuatro esquinas de la mesa.

El conjunto del coro y el altar.

El coro y el altar de Saint Eustache.

El coro y el altar de Saint Eustache.

Altar de Saint Eustache en piedra blanca y detalles en dorado.

LA BÓVEDA.

Si el gótico más incipiente se caracterizó por utilizar la bóveda de cañón, la evolución del estilo y los avances tecnológico permitieron modificaciones más atractivas y técnicamente mejor resueltas. Es el caso de la bóveda de crucería y una de sus adaptaciones, la bóveda de terceletes, uno de sus ejemplos es la bóveda de Saint Eustache.

Se llama tercelete o arco tercelete a cada uno de los nervios (o arcos) de una bóveda de crucería compleja  que va desde cada uno de los ángulos de apoyo (donde se une con los nervios o arcos diagonales) hasta las claves secundarias de la bóveda. Las bóvedas de tercelete son un paso de complejidad intermedia entre las bóvedas de crucería del Gótico inicial y las bóvedas estrelladas, de compleja tracería.

Vista de la bóveda de crucería de Saint Eustache.

Vista de la bóveda situada sobre el coro de la iglesia.

LAS VIDRIERAS.

La nave central es más alta que las naves laterales, solución que dio el arquitecto inicial de Saint Eustache para aprovechar amplios ventanales por donde iluminar la iglesia con la luz natural.

Estos ventanales recorre sendos laterales de la nave central y se unen por detrás, en el deambulatorio, creando sobre el coro un punto de concentración luminoso digno de ver.

Vidrieras de Saint Eustache.

En el diseño de las vidrieras intervino el artista Philippe de Champaigne quien siguió al pie de la letra las indicaciones dadas por el arquitecto: usar pocos colores de manera que la luz blanca ilumine el recinto sagrado. El autor de los vitrales fue Antoine Soulignac, un pintor vidriero.

Aunque el alto coro de Saint Eustache data de 1624, tardó siete años en ser decorado con vitrales. Cada una de las ojivas agudas de las once ventanas (seis vitrales dobles y cinco simples) acoge a una elegante figura con una pose minuciosamente estudiada y situada en la parte delantera de una elevación monumental tratada con grisalla. Los Padres de la Iglesia y los apóstoles rodean a Cristo y a San Eustaquio, representados en el vitral del eje.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vitrales de Saint Eustache.

El aumento de la relación de la escala, que da más importancia a la arquitectura, y el efecto sorprendente de las perspectivas en trampantojo potencian el carácter excepcional de estas vidrieras, firmadas por Antoine Soulignac, maestro vidriero con una carrera apenas conocida. La búsqueda de la claridad, favorecida por la importancia de los vidrios blancos o débilmente tintados, corresponde a la evolución del vitral del siglo XVII y condujo, seis años más tarde, a la colocación de vidrieras coloreadas en las ventanas superiores del transepto y de la nave decoradas exclusivamente con bordes decorativos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vitrales del coro.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Vitrales de Saint Eustache.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s