La estatua ecuestre del rey Henry IV en el Pont Neuf.

 

La estatua del rey Henri IV, vista desde la Square du Vert-Galan.

La estatua del rey Henry IV, vista desde la Square du Vert-Galan.

En el anterior post comentábamos que el Pont Neuf era punto de separación (o de unión, según se entienda) entre la Place Dauphine y la Square du Vert-Galan. El Pont Neuf, que une las dos orillas del Sena apoyándose en su parte central sobre la Île de la Cité, tiene, en este punto intermedio, una pequeña explanada que ensancha al propio puente, sobre la que podemos ver la estatua ecuestre del rey Henry IV (Enrique IV).

La estatua ecuestre fue encargada por María de Médici a Juan de Bolonia, escultor italiano que no pudo concluir la obra y que fue terminada, tras su muerte, por su alumno Pietro Tacca. La estatua de bronce fue realizada en Italia, embarcó en Livorno en 1613 y llegó a duras penas a París navegando por el Sena después de haber sufrido un naufragio en la costa de Cerdeña y rodear la península ibérica.

La estatua ecuestre del rey Henry IV.

La estatua ecuestre del rey Henry IV.

“El coloso del rey Enrique” fue inaugurado el 23 de agosto de 1614 en presencia del pequeño Louis XIII, aunque no fue terminado hasta 1618 cuando se dispusieron, en las esquinas del zócalo, cuatro cautivos esculpidos por Franqueville. Se adornó el pedestal con dos bajorrelieves, alegorías idílicas del soberano que lo muestran dando pan a los habitantes hambrientos.

La estatua fue derribada en 1792 y, en 1808, François-Frédéric Lemot le volvió a dar vida en bronce aprovechando la leyenda dorada del buen rey Enrique. Incluso el 3 de mayo de 1814, el séquito de Louis XVIII había hecho alto en el Pont-Neuf ante una placa de yeso de su ancestro. En el zócalo podíamos leer: “El regreso de Louis hace revivir a Henry”.

Fue un monarca muy amado, y llorado tras su muerte violenta. Su estatua ecuestre está emplazada en el corazón de París, la ciudad que, para él, “bien valía una misa”, y por ella aceptó convertirse al catolicismo.

Vert galant (“viejo verde”) lo llamaron -y con ese nombre se conoce la plaza que alberga su monumento- ya que nunca se cansó de cortejar a las damas. Él mismo lo admitió: “Se dice que soy tacaño, pero hago tres cosas muy alejadas de la avaricia: porque hago la guerra, hago el amor, y edifico”.

La primera estatua ecuestre de París anunciaba la deificación del soberano por parte de los artistas de los siglos XVII y XVIII.

Placa sobre el pedestal de la estatua.

Placa sobre el pedestal de la estatua.

¿Pero quién fue el rey Henry IV? Hagamos una somera reseña de su vida (1553-1610).

Henry IV fue el fundador de la dinastía borbona, fue casi un intruso en el trono, que tuvo que conquistar a sangre y fuego, pero también con la renuncia a la fe materna, protestante (hugonota), en la cual había sido educado. Una vida de novela, con final temido y varias veces anunciado: el regicidio.

El linaje Borbón, al que pertenecía, databa del siglo XII pero no será sino en el XVI que accederá al trono de Francia por el casamiento de Enrique, entonces rey de Navarra, con Margarita de Valois, hija de Enrique II y hermana del rey, Carlos IX. Los Borbones eran una rama de la familia de los Capeto, dinastía que había accedido al trono de los Francos en el año 987. Los Capeto fueron sucedidos por los Valois hasta las muertes sucesivas de Enrique II y sus hijos varones que ocuparon el trono por corto tiempo.

A la muerte de sus padres, Juana de Navarra y Antoine de Borbón, Enrique heredó el reino de Navarra, intermitente aliado y rival del trono francés. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, y de su propia madre, Enrique no era un fanático, ni mucho menos un dogmático, aunque se sentía protestante y en ese bando participó y condujo muchas batallas. De hecho, renunció varias veces a su fe, al menos nominalmente.

Estatua ecuestre del rey Henri IV.

Estatua ecuestre del rey Henri IV.

Una de ellas fue justamente para casarse con su prima Margarita (Margot), hermana del rey de Francia, lo que no sólo lo salvó de morir en la noche de San Bartolomé (una matanza de protestantes en París) sino que lo colocó por partida doble en la línea de sucesión al trono.Enrique aceptó poner fin a las guerras de religión convirtiéndose al catolicismo, esta vez definitivamente, previa promesa a sus correligionarios de que se acabarían las persecuciones contra los protestantes.

De allí viene la célebre sentencia: “París bien vale una misa”, ya que Henry Iv tuvo que comulgar y asistir a una, además de jurar fidelidad a la fe católica. Se discute sobre si dijo o no esa frase, si fue suya o de algunos de sus consejeros; sea como sea, es una buena síntesis de los motivos del navarro para actuar como lo hizo.

El reinado de Enrique duró 16 años, de 1594 a 1610. En 1598, el rey Borbón cumplió la promesa hecha a los protestantes, promulgando el Edicto de Nantes, para poner definitivamente fin a las guerras civiles y cimentar la unidad del reino. Ese edicto (1598) fue su principal legado. Establecía la tolerancia religiosa a la vez que reconocía al catolicismo como religión de Estado. Promovía la renuncia a toda revancha o depuración y logró así pacificar Francia y consolidar la autoridad de la Corona.

Relieve de bronce sobre el lateral sur del pedestal de la estatua ecuestre. El rey Henri IV ordenando que den comida a sus súbditos.

Relieve de bronce sobre el lateral sur del pedestal de la estatua ecuestre. El rey Henri IV ordenando que den comida a sus súbditos.

Pero los rencores de años de guerra civil no estaban apagados y Enrique pagó con su vida el precio de las divisiones. Tras salvarse de varios atentados, terminó sucumbiendo a las cuchilladas de un fanático que lo emboscó en una calle de París. Se dice, sin embargo, que el asesinato también fue instigado por su intrigante segunda esposa, María de Médicis, madre de sus hijos, entre ellos del delfín y heredero, Luis XIII.

Cuando fue asesinado Enrique, Luis tenía apenas 8 años por lo que su madre se convirtió en regente. Faltaba poco para que entrase en escena el célebre Richelieu.

Enrique tuvo también varios hijos bastardos de sus amantes ya que, como se dijo, fue un incansable seductor. El gran amor de su vida fue Gabrielle d’Estrées, una plebeya con la cual planeaba casarse -tras la anulación de su matrimonio con Margot- cuando ella murió repentinamente.

Estatua ecuestre del rey Henri IV.

Estatua ecuestre del rey Henri IV.

Se cree que la dama fue envenenada, por instigación de la jerarquía católica que veía con muy malos ojos ese enlace, y que Enrique quedó desconsolado por mucho tiempo.

El matrimonio con la Médicis fue, como era habitual entre reyes, por conveniencia y por la necesidad de dar un heredero al trono.

El rey, que amaba mezclarse con su pueblo, recorría las calles de París aquel 14 de mayo de 1610, en una sencilla carroza con la sola compañía de su ministro y mano derecha, el duque de Sully, cuando fue atacado por su asesino, Ravaillac.

Murió y fue leyenda, como suele suceder.  El pueblo francés lo recordó por mucho tiempo con añoranza ya que su reinado coincidió con una etapa de bonanza. Además, como guerrero, Enrique siempre había evitado el saqueo y la rapiña que en esos tiempos eran la ley del vencedor.

Relieve de bronce sobre el lateral norte del pedestal de la estatua ecuestre. El rey Henri IV dando pan a la muchedumbre.

Relieve de bronce sobre el lateral norte del pedestal de la estatua ecuestre. El rey Henri IV dando pan a la muchedumbre.

A fines de 2010, ocurrió algo increíble: la cabeza de Enrique IV fue hallada por un anticuario, en buen estado de conservación. Su cadáver, sepultado en la Basílica de Saint-Denis, al norte de París, fue desenterrado por los revolucionarios antimonárquicos de 1793 y arrojado a una fosa común. Fue posiblemente en ese momento que la cabeza se separó o fue separada del cuerpo.

Anuncios

Un pensamiento en “La estatua ecuestre del rey Henry IV en el Pont Neuf.

  1. Pingback: Un día en la Île de la Cité. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s