El famoso olmo de la Plaza de Saint Gervais.

 

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

En París podemos ver multitud de monumentos de piedra, maravillosos edificios de cristal, acero, hormigón o ladrillo y también atractivos elementos cuyo material principal es la madera. Entre estos, existen algunos muy significativos, determinados árboles cuya existencia ha marcado el devenir de la ciudad.

En su momento pudimos hacer referencia al árbol más antiguo de París (lo pueden ver en este enlace) situándolo en la Plaza René Viviani, a la orilla del Sena, marcando con su augusta presencia el inicio del Barrio Latino, justo en la zona que hace frente a la Catedral de Notre Dame.

Hoy, sin embargo, vamos a cambiar de orilla y caminaremos hasta la fachada trasera del Hotel de Ville (ayuntamiento) para conocer la Plaza de Saint Gervais, una plaza situada justo delante de la fachada neoclásica de la Iglesia de Saint Gervais-Saint Protais (San Gervasio y San Protasio).

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

Allí, en medio de la plaza, nos encontramos con un gran olmo. Aunque el olmo no llama articularmente la atención, su historia es fascinante.

El olmo que originalmente se encontraba en este lugar, y que fue talado durante la Revolución, era un referente simbólico para los habitantes del distrito: en los comienzos del cristianismo, fue sacralizado por el color rojo de su savia, que parecía la sangre de los mártires. También era el lugar donde, después de la misa, se impartía justicia. La gente se reunía bajo sus ramas a beber y bailar en los días de fiesta, y también para hacer negocios.

Se cuenta igualmente que las mujeres del distrito solían venir en secreto, durante la noche, a arrancar trozos de su corteza, útiles para combatir las fiebres…

Más que el árbol actual, que tan sólo data de principios del siglo XX, son las múltiples referencias al célebre olmo las que mantienen viva la tradición. En lo balcones de las casas que van del 2 al 14 de la Rue François-Miron hay decoraciones de hierro del siglo XVIII que reproducen el famoso árbol. La misma imagen también encuentra en cuatro sillas del coro de la iglesia Saint-Gervais-Saint-Protais.

Como ven, cualquier detalle, por mínimo que sea, tiene su importancia en una ciudad milenaria como París. En esta ocasión un simple árbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s