La Cripta Arqueológica del atrio de Notre Dame.

 

Parvis Notre Dame.

Parvis Notre Dame.

La explanada que se abre delante de la fachada principal de la Catedral de Notre Dame esconde lo más preciado de París: una gran parte de su historia milenaria, vestigios que nos remontan dos mil años y que sirven para interpretar la forma de vida de los primeros parisinos.

Como debe ser, estos restos arqueológicos están resguardados de la intemperie por el suelo de la plaza. Bajo este suelo, el gobierno de la ciudad y el Ministerio de Cultura francés, a través del Museo Carnavalet, guardan, protegen, ordenan, muestran e informan de lo que allí se ha encontrado.

Información turística.

La Cripta Arqueológica fue instalada en 1980 para presentar los vestigios arqueológicos descubiertos en las excavaciones realizadas entre 1965 y 1972 y ofrece un panorama único de la evolución urbana y arquitectónica de la isla de la Cité, el centro histórico de París.

Al descubrir los edificios que se sucedieron en el emplazamiento, desde la Antigüedad hasta el siglo XX, los visitantes retrocedemos en el tiempo paseando por las ruinas antiguas a las que se superponen vestigios medievales y clásicos.

El recorrido presenta los distintos estratos arqueológicos para comprender mejor cómo la ciudad no ha cesado de reconstruirse sobre sí misma desde hace más de 2.000 año.

En resumen, ésta es la historia de la Îlé de la Cité tal como viene expresada en el catálogo turístico-informativo.

Crispta Arqueológica Parvis Notre Dame.

El sitio era un lugar frecuentado por la tribu gala de los Parisii cuyo nombre figura en las monedas encontradas en el Sena. También podemos ver cómo en el primer cuarto del siglo I d.C. se juntaron los islotes formando la actual Île de la Cité.

En el recorrido también distinguimos algunos extractos de la ciudad galorromana de Lutecia que se desarrolló en la orilla izquierda bajo el reinado del Emperador Augusto.

Historia de la cripta (1).

A partir de mediados del siglo III y hasta el siglo V d.C., Lutecia, amenazada por las primeras invasiones germánicas, fue un sitio estratégico en la defensa del Imperio romano contra los bárbaros. La isla de la Cité, fortificada en el 308, se convirtió en el centro activo de la ciudad, mientras que se abandonó parcialmente la orilla izquierda.

En la Edad Media, el urbanismo de la isla de la Cité se organizó alrededor de la obra catedralicia comenzada en 1163: apertura de la calle Neuve Notre-Dame en el eje del pórtico central de la catedral, reconstrucción del Hôtel-Dieu al sur del atrio, y edificación de casas e iglesias.

Historia de la cripta (2).

En el siglo XVIII, se demolieron muchos edificios medievales para mejorar la circulación y asegurar la salubridad de la isla de la Cité : se amplió el atrio, se prolongó la calle Neuve Notre-Dame y se construyó un nuevo hospicio de los Enfants-Trouvés.

En el siglo XIX, el prefecto Haussmann reorganizó de un modo radical el entramado urbano suprimiendo numerosos edificios antiguos y callejuelas. Se edificó un cuartel (convertido en Prefectura de policía) al fondo de la plaza, así como su vecino, el actual Hôtel-Dieu. Hoy en día, la configuración del atrio es fruto de estas últimas transformaciones.

Historia de la cripta (3).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s