La Savoyarde de la Basílica del Sacré Coeur.

 

Basílica del Sacré Coeur, vista desde la Square Louis Michel.

La Savoyarde es uno de los fantasmas de la Basílica del Sacré Coeur.

Me explico. Quiero decir que, cuando hacemos una foto de esta basílica (y un altísimo porcentaje de las fotos se hacen desde el mismo sitio), vemos una exhuberante fachada de piedra blanquísima tras la cual aparece una impresionate cúpula que ocupa todo el cielo del horizonte.

Desde abajo, desde donde se hacen las fotos panorámicas de la basílica, realmente no hay más que lo que se ve. Por esto mismo digo que el campanario del Sacré Coeur es uno de los fantasmas de Montmartre, “no sale en las fotos”. Nunca sale en las fotos.

Sin embargo, lo que se dice estar, está, o sea que existe, aunque no se aprecie visualmente. Sólo el tañir de sus campanas alumbra su realidad vital.

El campanario de la Basíica del Sacré Coeur.

El campanario de la Basíica del Sacré Coeur.

El campanario de la basílica es una mole inmensa de ochenta y cuatro metros de altura y de base cuadrada cuya visión está totalmente tapada por la fachada y por la cúpula. Para verla y admirarla tenemos que buscar un cejo lateral de visión o rodear el edificio hacia la Rue del Chevalier de la Barre. Pero allí está, ocupando la parte posterior del edificio, como dice la canción, “viendo pasar el tiempo” desde finales del siglo XIX.

Y en su interior guarda una de las joyas de Francia, la campana de mayor tamaño de todo el país y una de las mayores de todo el mundo. Incluso tiene nombre: la “Savoyarde”. Sigue leyendo

El funicular de Montmartre.

 

El Funicular Montmartre visto desde el andén de espera. los dos vagones están llegando a la cúspide de la colina.

La cúspide de la colina de Montmartre está dominada por la Basilica del Sacre Coeur, uno de los edificios más visitados de París y, tras la Catedral de Notre Dame, el segundo edificio de carácter religioso que recibe más visitas diariamente.

Para llegar a la Basílica existen diferentes vías. Si lo hacemos por el norte, podemos llegar hasta ella a través de la Rue de la Bonne o de la Rue du Mont-Cenis.

La Basílica del sacre Coueur. El funicular no sube hasta arriba del todo. Después hay que subir un centenar de peldaños.

Si accedemos por el este, llegamos a ella por la Rue Norvins no sin antes atravesar la Place du Tertre. Si nuestra intención es realizar la subida por el oeste, lo haremos por la Rue Chevalier de la Barre o por la Rue Maurice UtrilloSigue leyendo

La imaginaria Línea Arago.

 

Desde muy antiguo, el hombre ha querido poner límites geográficos a la Tierra y ha evidenciado una innegable necesidad de introducir magnitudes de medición que permitan a cartógrafos, geógrafos e, incluso, astrónomos tener una posibilidad de situar un punto con exactitud en nuestro planeta. Desde 1884, momento en que se celebró la Conferencia Internacional del Meridiano, eran varios los puntos de partida utilizados para medir la tierra hacia derecha e izquierda. En este momento se tomó como medida universal el Meridiano de Greenwich. Pero este meridiano no fue el primero ni el único.

Medallón Arago situado entre el 152 y el 154 del Boulevard Saint Germain .

Uno de los que existió hasta entonces fue, precísamente el Meridiano de París, una línea imaginaria que pasaba por el Observatorio Astronómico de la ciudad.
Hoy nos vamos a referir a esta línea imaginaria que, con el paso del tiempo ha tenido su rèplica sobre el suelo de París. Más aún tras que Dan Brown publicara su célebre obra “El Código da Vinci” en el que se le menciona en varias ocasiones identificándola con la Línea Rosa.  Sigue leyendo

El Cristo Resucitado de Merson.

La pregunta que el sábado planteábamos era realmente fácil. Nos referíamos a la Basílica del Sacre Coeur donde podemos ver esta imagen del Cristo Resucitado de Luc Olivier Merson.

Luc Olivier Merson fue uno de los más grandes artistas de la Francia fin de siglo XIX y principios del XX.

De nombre Nicolás fue, a su vez hijo de un pseudopintor y crítico de arte, Charles Olivier Merson. En su casa vivió y sintió, por tanto, el amor a la pintura desde sus primeros años de vida.

Son muchas las obras importantes de este autor, pero, sin duda, la más visitada y conocida es la que podemos ver en la bóveda del prebisterio de la Basílica del Sacre Coeur de Montmartre.

Los cuatrocientos setenta y cinco metros cuadrados de mosaico representan a “Cristo Resucitado” como popularmente se le conoce o, mejor dicho, “Cristo en Majestad y el Sagrado Corazón adorado por la Virgen María, Juana de Arco y el Arcángel San Miguel”, que es el título que lleva la obra.  Sigue leyendo

¿Dónde tomé esta foto prohibida?

Photo interdit.

PHOTO INTERDIT.

Con el académico Arturo Pérez Reverte, además de admirarlo como escritor y periodista, estoy de acuerdo en multitud de ocasiones. Por eso debo reconocer que, cuando tomé esta foto, instintivamente me acordé de él.

En uno de sus punzantes artículos dominicales venía a señalar que a los turistas españoles se nos identifica muy bien en el extranjero por una serie de conductas fuera de orden, entre ellos, el tomar fotos o una grabación de video allí donde se prohíben expresamente.

Lo siento, Sr. Pérez Reverte, mi conducta es la de ser respetuoso casi siempre, pero, en esta ocasión, la excentricidad merecía la pena. Además, puedo asegurarle que no era el único que realizó esta foto robada y, entre los que la hicimos, no éramos todos españoles, algún oriental había por allí.

La foto que aquí acompaño es la de un altar sobre la que se pintó a Cristo Resucitado, un obra que fue realizada por el genial Luc Olivier Merson entre los años 1912 y 1922.

Este conjunto domina la bóveda del presbiterio de una de las iglesias más conocidas y admiradas de París.

La iglesia es relativamente nueva y puede observarse desde muchos puntos de la ciudad. Su cúpula, en forma de campana, reluce su blanquecina piel en uno de los puntos más altos de París.

Ahora responde ¿De qué iglesia estamos hablando?.

París visto desde el cielo (3): la colina de Montmartre.

Cuando el cielo se abre, París tiene esta vista desde Montmartre.

Hoy para ver a París desde las alturas nos adentramos en Montmartre, ascendemos la colina y nos colocamos junto a la Basílica del Sacre Coeur desde donde podemos descifrar el París visto desde el norte. Desde allí, en las escalinatas de la Basílica del Sacre Coeur podemos disfrutar de estas vistas.

Empezando por el este de París, en esta primera foto podemos distinguir claramente la Iglesia de Saint Vicent de Paul. A su izquierda, aunque no se aprecia bien está la Estación del Norte (Gare du Nord). En primer plano podemos ver el barrio de Montmartre.

La Iglesia de Saint Vicent de Paul.

Sigue leyendo

Mi Moleskine (5): La Basílica del Sacre Coeur.

SacreCoeur1El dibujo nº 5 es de la Basílica del Sacre Coeur en la colina de Montmartre.

Es, posiblemente, el lugar de París que más veces he visitado, que yo recuerde, al menos en cinco ocasiones he estado en este templo y en la famosa Place du Tertre (se puede traducir por “Plaza del montecillo” o “Plaza de la colina”) donde los pintores se apostan para realizar algún retrato a quien lo solicite.

Pero entre la Basílica y la Plaza hay una estatua a la que me he referido en alguna ocasión anterior y que tiene su intrigante historia, la estatua del Chevalier de la Barre .

A espaldas de la Basílica se encuentra la Rue del Chevalier de la Barre que tiene, como la estatua del mismo caballero, una curiosidad que no tiene ninguna otra en el mundo, por lo menos que yo conozca.

Pero para saber lo que es merece la pena leer el post donde os lo explico con mayor detalle.

MP5

La Place du Tertre.

Place du Tertre (3)

La Place du Tertre es una de las plazas con más sabor de París y de las más pintorescas. Como indica su nombre, “Plaza del Montecillo”, la plaza está en la cima de la colina de Montmartre, a pocos pasos de la Iglesia de Saint Pierre de Montmartre, a la sombra de la extraordinaria Basílica del Sacre Coeur, a un tiro de piedra de la Rue Chevalier de la Barre (de la que ya hablamos en un post anterior) y junto a las viñas que dan el original vino que lleva la denominación de este barrio.

Sigue leyendo

La escalera de la “Rue du Chevalier de la Barre”, en Montmartre.

Ruechevalier

Hace unos días, a tenor de una estatua que está situada a unas decenas de metros de la Basílica del Sacre Coeur, os conté la historia del Chevalier de la Barre. ¿Es curiosa, verdad?. La admiración que despierta su figura y lo que representa frente a la intransigencia del poder político y de la religión, ha llevado por toda Francia a hacerle innumerables homenajes en forma de estatuas, asignarle su nombres a asociaciones o rotular calles con su nombre.

Este es el caso de París. A unos metros de la estatua del Chevalier, hay una calle con su nombre: “Rue du Chevalier de la Barre”Sigue leyendo

“Le Chevalier de la Barre”, una estatua en Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La primera vez que pisé Montmarte subí hasta la colina del Sacre Coeur a conocer la Basílica y, como no podía ser de otro modo, a disfrutar de las excepcionales vista de París que tenemos desde allí, eso sí, siempre que la niebla no lo impida.

Lo común de cualquier visitante atento a las guías al uso (y así también hice yo) es, una vez examinada la bellísima basílica consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, dirigirse hacia la cercana Place du Tertre (“Plaza del Montecillo”) donde están apostados pintores, dibujantes y artistas en general que quiere vender su género. Por cierto, recomiendo una vuelta concienzuda porque hay algunos extraordinarios.

Por esta razón, justo al salir de la Basílica del Sacre Coeur me dirijí hacia la derecha bordeando un edificio con un muro bastante alto construido en piedra adoquinada. Al final de éste, en la acera de enfrente se contrapone un pequeño y sombrío jardín con cuidado césped y algunos arbustos de poca estatura. Es la Square NadarSigue leyendo