Una vista desde el cielo.

 

La cruz que mira al cielo.

Hay veces que cuando visitas un monumento, por las dificultades o por las perspectivas, no aciertas a recoger toda la información visual que éste te puede aportar. Es el caso del edificio que os presento en el día de hoy.

Extraída esta reproducción del programa Google Earth, podemos disfrutar de esta imagen cuadriculadamente religiosa: una iglesia enmarcada en un rectángulo dibujado sobre el suelo exterior del edificio.

Un rectángulo diseñado también por Soufflot, el encargado de poner la gigantesca obra en marcha. Piezas de mármol en tonos rojos, verdes, marrones y grises que unidos entre sí forman la imagen que sólo podemos ver desde el cielo.

Bueno, en realidad era una obra dedicada a Dios y qué mejor vista que ésta. Su construcción empezó en 1764 con Soufflot, como dije antes y duró 26 años (fue acabada por Jean Baptiste Rondelet). Es uno de los primeros monumentos neoclásicos de Francia.

Inicialmente estaba previsto que fuera una iglesia dedicada a la patrona de la ciudad, Santa Genoveva. Sin embargo la Revolución Francesa hizo que sirviera de templo para albergar los cuerpos de los hombres ilustres de la patria (podéis ver la frase del frontal del edificio).

082B

Cuando tras la caída de Napoleón se restaura el Antiguo Régimen, el edificio recupera su uso como iglesia, que persiste durante la época del Segundo Imperio. Con el advenimiento de la Tercera República, se le devuelve su uso laico con motivo del funeral de Víctor Hugo.

Creo que ya os he dado suficientes pistas para descubrir el nombre de este edificio.

Ahora, envíanos el nombre, si lo sabes ¿Qué edificio es el de la imagen? Esperamos tus comentarios.

París visto desde el cielo (4): la Torre Eiffel.

La Torre Eiffel vista desde el Palacio Chaillot.

Como muchos de vosotros ya sabréis, a lo largo de la Torre Eiffel (mejor dicho, a lo alto) existen tres pisos a los que los visitantes podemos acceder.

El primero de ellos, donde está situado el Restaurant “58 Tour Eiffel”, está situado a 58 metros de altura. Es el piso mayor y con mayor espacio para moverse. También es, por razones obvias, el más transitado.

La altura en la que está situado el segundo piso ya supera los 115 metros, siendo un verdadero mirador panorámico de la ciudad. Allí está situado el Restaurant “Jules Verne”. Desde allí es posible hacerse una verdadera imagen aérea de París. Hoy vamos a centrar nuestro post en disfrutar de las posibilidades visuales de esta segunda etapa porque la mayoría de mis fotos están realizadas allí.  Sigue leyendo

París visto desde el cielo (3): la colina de Montmartre.

Cuando el cielo se abre, París tiene esta vista desde Montmartre.

Hoy para ver a París desde las alturas nos adentramos en Montmartre, ascendemos la colina y nos colocamos junto a la Basílica del Sacre Coeur desde donde podemos descifrar el París visto desde el norte. Desde allí, en las escalinatas de la Basílica del Sacre Coeur podemos disfrutar de estas vistas.

Empezando por el este de París, en esta primera foto podemos distinguir claramente la Iglesia de Saint Vicent de Paul. A su izquierda, aunque no se aprecia bien está la Estación del Norte (Gare du Nord). En primer plano podemos ver el barrio de Montmartre.

La Iglesia de Saint Vicent de Paul.

Sigue leyendo

París visto desde el cielo (2): la Torre de Montparnasse.

La Torre de Montparnasse vista de los Jardines de Luxemburgo.

Antiguamente en Barrio de Montparnasse era un barrio de gente bohemia y humilde.

En un principio, la zona era una colina (de ahí del nombre de Monte Parnaso) que fue nivelada allá por el s. XVIII para poder construir lo que se llamó el “Boulevard de Montparnasse”. Afortunadamente no ocurrió lo mismo con Montmartre.

Durante la época de la “Revolución Francesa” fueron abiertos en esta zona buen número de cabarets, dando lugar a una imagen de barrio alegre, nocturno y de costumbre ligeras.  Sigue leyendo

París vista desde el cielo (1): Catedral de Notre Dame

Vista del Sena y de la Isla de Saint Louis.

Todos conocemos el París cercano, el París que visitamos y tocamos con nuestras manos, el París visto desde un primer plano casi como de portada de periódico.

Pero existe otra visión de París, menos conocida pero no por eso menos bella.

Desde las alturas también resulta excitante descubrir los edificios que ya hemos visto desde la altura de un peatón.

Existen lugares emblemáticos que nos permiten mirar a los parisinos por encima de sus cabezas. Unos más conocidos y visitados como, por ejemplo, la Torre Eiffel o la colina de Montmartre. Otros menos menos concurridos como las torres de la Catedral de Notre Dame o la Torre Montparnasse. Hoy empezamos una serie de post con estas visiones desde el cielo de París. Espero que les guste.

Es conocido por todos que la Catedral de Notre Dame de París tiene dos grandes torres en su fachada. Estas miden 69 metros de altura cada una. Pero lo que no todo el mundo sabe es que la parte superior de las torres es visitable. Allí podréis ver el campanario además de apreciar las fantásticas vistas de París que se nos muestran desde esa altura y, sobre todo, podréis ver de cerca sus múltiples y tenebrosas quimeras.

Para subir a las torres se accede por la entrada que hay junto a la puerta de la izquierda, aquella en la que está representado el Obispo perpetuo de París, Saint Dennis. Por el exterior de la catedral nos encontramos con esta pequeña carpa que podéis ver en la foto. Este es el lugar de acceso.

Entrada para subir a las torres de la Catedral de Notre Dame.

Hay que hacer un importante esfuerzo físico y subir 387 escalones, ya que en Notre Dame no hay ascensor. El horario es de 10 de la mañana a 5:30 de la tarde aunque en verano puede durar un poco más.

La subida se hace con estrecheces, peldaños muy pequeños y paredes estrechas que dan un poco de claustrofobia.

Hay pocas posibilidades de paradas a lo largo de la misma para descansar, aunque de alguna manera hay que dar sitio a aquellos que ya bajan.

Cuando llegas al final y ves la luz del día, das gracias por ver tan magnífico panorama. No nos espera allí el jorobado Quasimodo pero casi podemos imaginarnos su mundo de leyenda. Victor Hugo lo describió a la perfección y Disney nos lo recreó en colores.

La bajada es mucho más fácil y menos cansada.

Hablar de la torre o de la misma catedral nos llevaría varios posts completo. Hoy vamos disfrutar de ls vistas de París desde tan bonito lugar.  Sigue leyendo