Una guía de lo más chic de París.

 

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

A veces, para el ávido lector, suelo incluir algún que otro libro sobre París que he leído y que, obviamente, recomiendo a mis lectores para una lectura de provecho. En esta ocasión os voy a presentar dos libros, uno hoy y otro en unos días, que pueden servir de ayuda al visitante de París que quiero descubrir rincones, detalles, comercios o restaurantes que se salen del común de los recorridos turísticos de París.

Hoy nos introduciremos en un libro para estar a la moda, se titula “París. Mi guía chic de la ciudad” y está escrito por Inès de la Fressange (en colaboración con Sophie Gachet). Comencemos por conocer un poco a la autora.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

Portada de “París. Mi guía Chic de la ciudad”.

Inès Marie Lætitia Églantine Isabelle de Seignard de La Fressange nació el 11 de agosto de 1957 y es una modelo (mide 1,80 m, pesa 50 kilos y es guapísima, por si les interesa saberlo) y diseñadora de moda y perfumes franco-argentina.

Nació en Gassin (Francia). Su padre francés, André de Seignard, Marqués de La Fressange era un corredor de bolsa, y su madre, Cecilia Sánchez Cirez, era una modelo argentina nacida en la ciudad de Córdoba. Inès se crió en una mansión del siglo XVIII a las afueras de París con tres hermanos. Su abuela era la Señora Simone Jacquinot, heredera de la fortuna bancaria de Lazard.

Contraportada de "París. Mi guía Chic de la ciudad".

Contraportada de “París. Mi guía Chic de la ciudad”.

En los años 1980, se convirtió en la primera modelo en firmar un contrato de modelado exclusivo con la casa de alta costura Chanel, con el diseñador de modas Karl Lagerfeld, del cual ella se hizo su musa.

Sin embargo, en 1989, Lagerfeld y La Fressange tuvieron una discusión. Probablemente esta discusión, al menos en parte, se centró en su decisión de prestar su imagen para un busto de Marianne, el símbolo máximo de la representación de la República Francesa. Lagerfeld según se dice condenó su decisión, diciendo de Marianne que era la encarnación “de todo lo que es aburrido, burgués, y provinciano” y que él no disfrazaría monumentos históricos.

Uno de los planos de situación de los lugares mencionados en "París. Mi guía Chic de la ciudad".

Uno de los planos de situación de los lugares mencionados en “París. Mi guía Chic de la ciudad”.

El 9 de junio de 1990, contrajo matrimonio con Luigi d’Urso (nacido en 1951 y fallecido en 2006), un ejecutivo de ferrocarril italiano. Fruto de este matrimonio ella tuvo dos hijas: Nine Marie d’Urso (nacida en 1994 y cuya madrina es la princesa Carolina de Mónaco), y Violette Marie d’Urso (nacida en 1999).

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

Desde 2009, La Fressange no suele hacer de modelo. Es una empresaria con una cadena de pequeñas tiendas de moda, y diseñadora y consultora para Jean-Paul Gaultier. Presentó una creación para Gaultier para la primavera/verano de 2009 para la colección de alta costura en París durante la Semana de Costura y desfiló sobre la pasarela para Gaultier durante el acontecimiento, a la edad de 51 años. Desde ese año está casada con Dennis Olivennes.

Inès de La Fressange incluye a su propia tienda en el libro.

Inès de La Fressange incluye a su propia tienda en el libro.

Tiene su estudio en el número 29 de la Rue Faubourg Saint Honoré desde donde diseña a la vez que escribe sobre lo que más le gusta, la moda y París. Ha escrito obras como La Parisienne (2010) o la que vamos a ver en el día de hoy: “París. Mi guía chic de la ciudad”.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

Como ya os habréis hecho a la idea, este libro sobre lo más chic de París nos describe los lugares de moda de la capital francesa. Desde tiendas de ropa hasta restaurantes, desde tiendas de muebles y decoración hasta cafés, desde pastelerías hasta el hotel más selecto. Lo más de lo más visto desde el punto de vista de una parisienne de pura cepa.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

Su lectura nos divierte por los textos cortos y precisos y con las fotografías explicativas. Nos ponen los dientes largos en la mayoría de las ocasiones. Pero como decía más arriba, el que haya visitado París en varias ocasiones puede deshacerse de unos minutos para buscar estos rincones selectos, quien lo visite por primera o segunda vez seguro que tiene una forma mejor de ocupar su tiempo.

Espero que lo disfruten.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París. Mi guía Chic de la ciudad.

París, la ciudad más admirada del mundo.

 

Así lo expresaba la alcaldesa Anne Hidalgo en su twitter oficial.

Así lo expresaba la alcaldesa Anne Hidalgo en su twitter oficial.

La Ciudad de la Luz todavía brilla. Según la clasificación bienal establecida por el organismo Anholt-Gfk, la capital francesa se coloca al frente de la clasificación de las 50 ciudades más admiradas en el mundo por delante de Londres y Nueva York.

Este primer puesto es un sitio que ocupaba en 2011 antes de caer hasta el tercero en la clasificación que se llevó a cabo en 2013. El estudio, basado en seis factores que miden la atracción de las ciudades, ha sido realizado antes de los atentados de noviembre. Pero según su creador Simón Anholt cree que “por nuestra experiencia, tales ataques no introducen datos significativos en la percepción que tiene la gente de la ciudad “.

Las dimensiones evaluadas por el estudio implican el estatus y prestigio internacional; la belleza geográfica y el transporte público; comodidades básicas, como alojamiento económico y la calidad de los servicios públicos; la diversidad cultural y la seguridad; cantidad de cosas interesantes por hacer; y finalmente, las oportunidades económicas y educativas disponibles.
Las otras grandes ganadoras fueron Berlín y Amsterdam, que por primera vez ingresaron al Top 10.
Por el contrario, las ciudades menos favorecidas, fueron Washington DC, que retrocede cuatro ubicaciones, aunque continúa formando parte de las 10 ciudades más admiradas del mundo. Mientras que Toronto y Viena salieron de la lista para situarse en el undécimo y decimotercer lugar respectivamente.

Clasificación de las ciudades en cada uno de los factores evaluados.

Clasificación de las ciudades en cada uno de los factores evaluados.

Pero, ¿qué tipo de organismo es Anholt-Gfk? Veámoslo.

Simon Anholt desarrolló el Índice de Marcas de Nación en 2005 como un modo de medir la imagen y la reputación de las naciones líderes mundiales, y rastrear sus perfiles. Ahora, en la sociedad con GfK Roper, una de las firmas de investigación líderes mundiales, Simon Anholt ha lanzado un Indice de Marca de las ciudades, la única clasificación analítica de las ciudades líderes mundiales.

Los estudios sondean casi 20.000 personas en 20 países cada año a los que piden responder más de 40 preguntas sobre sus percepciones de las ciudades de 50 países.

Un gran número de gobiernos, ministerios de asuntos exteriores, agencias de inversión, líneas aéreas, organismos de turismo, institutos culturales y otros organismos transnacionales se apoyan en este recurso único. Sus informes, totalmente personalizados, proveen de datos nacidos de un análisis rico y sumamente detallado de las percepciones internacionales del turismo de cada país y evalúan cuidadosamente las posibilidades de inversión,  el auge de la cultura, el prestigio educativo, la gente, el gobierno, la economía y el entorno de negocio de cada lugar.

Anholt-Gfk es una sociedad privada con ánimo de lucro, pero su labor es sumamente reconocida por todo el mundo.

Le Dimanche Parisien.

 

Le Dimanche Parisien.

En este último fin de semana, las redes sociales parisinas, especialmente Twitter y Facebook, han estado muy activas poniendo en marcha una nueva política desde el Ayuntamiento en defensa de los comercios de proximidad, en contra de la tan moderna actitud de los ciudadanos de concentrarnos en los centros comerciales de gran tamaño.

Le Dimanche Parisien.

La campaña, impulsada por la propia Anne Hidalgo, alcaldesa parisina, lleva el nombre de “Le Dimanche Parisién”, (El Domingo Parisino) y tiene una finalidad muy concreta: abrir los ojos a los propios ciudadanos locales de que no es necesario desplazarse lejos para disfrutar de los centros comerciales, sino que en su propia ciudad, en su propio barrio hay soluciones de comercio, de ocio, deportivas y culturales que permiten pasar un fin de semana diferente e igualmente atractivo. Sigue leyendo

Los presupuestos participativos de París.

 

Dentro del uso de la tecnología por los poderes públicos, la participación ciudadana ha sido uno de los puntos donde más ha influido. Desde finales del siglo pasado, los modelos e iniciativas de participación en el mundo digital vio la luz en algunos lugares del mundo.

Los modelos de participación ciudadana encontraban en la tecnología la solución a muchas de las objeciones más frecuentes que encontraban: rapidez, accesibilidad, difusión inmediatez y una transparencia acercaban una democracia más abierta. En estos años ha destacado muy especialmente el presupuesto participativo.

Este modelo, de origen brasileño aporta un apoyo popular que ha hecho que sea uno de los modelos con más pujanza. París ha puesto en marcha para este mandato municipal el modelo de presupuestos participativos empezando este año.

Anne Hidalgo, alcaldesa de París presentó este proyecto que se ha llevado a cabo en estos días (desde el 24 de Septiembre hasta el 1 de Octubre) donde ha puesto la cantidad de 20 millones de €uros a disposición de los proyectos elegidos por los ciudadanos. Sigue leyendo

Las placas de la liberación.

La placa de François Martine, en el nº 1 de la Rue du Jour.

Paseando por Les Halles, en la Rue de Jour me fijé que había una escueta placa de mármol donde se hacía referencia a un nombre, François Martine, una fecha, 14 de Agosto de 1944 y un acontecimiento, su muerte. Me llamó la atención porque desconocía quién era este señor y qué había hecho en su vida para recibir este reconocimiento público.

Después de una investigación a través de internet y alguna que otra enciclopedia, descubrí poco, ya que el nombre de François Martine no aparece por ningún lado, sin embargo sí averigüé que, en la ciudad de Paris eran cientos las placas que existían parecidas a ésta. En esta labor investigadora di con una historia que cambió el curso de París.

La placa de François Martine, en el nº 1 de la Rue du Jour.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ocupación de Francia por las fuerzas del Eje ocurrió en el periodo entre mayo de 1940 y diciembre de 1944. Como resultado de la derrota de los ejércitos Aliados en la Batalla de Francia, el Gabinete francés buscó un cese de las hostilidades con la Alemania nazi.  Sigue leyendo

Los estereotipos, contradicciones y similitudes entre París y Sevilla.

Le Can-Can vs Las Sevillanas

Para los amantes de estas dos ciudades, Sevilla y París por ese orden, la exposición que os presento en el día de hoy es una auténtica bendición. Muchos de vosotros sabéis que, además de este rincón dedicado París también publico otro blog dedicado a mi ciudad, Sevilla (http://sevilladailyphoto.blogspot.com.es) con lo se pueden imaginar que esta exposición es realmente atractiva para mí.

La Tour Eiffel vs La Giralda

¿Y en qué consiste esta exposición?.
La diseñadora gráfica Helen Sotillo, sevillana que ha vivido durante medio año en la Ciudad de la luz, expone en el Pabellón de Andalucía de la Isla de la Cartuja (Edificio de Canal Sur) su peculiar visión de las similitudes y semejanzas, de las contradicciones y de las verdades y mentiras de los estereotipos de estas dos ciudades tan turísticamente bellas.

Helen Sotillo

Como resultado de su reflexión, Helen Sotillo ha publicado además un libro (que lo pueden adquirir en este enlace: http://parisvssevilla.blogspot.com.es/) de cien páginas a todo color. Sigue leyendo

El poder español en París.

Anne Hidalgo

Aunque este es un blog dedicado a glosar las bondades y bellezas de una ciudad maravillosa como París, no podía dejar pasar esta oportunidad (chauvinismo “espagnol”) para comentar la influencia política acumulada en los últimos días en personas de ascendencia española y, por consiguiente, la cada vez mayor concentración de poder ejecutivo en ellos.

El pasado domingo, una mujer, Anne Hidalgo, de ascendencia gaditana (San Fernando) logró hacerse con la alcaldía de París en coalición con los verdes. Ayer, el Presidente de la República nombró a Manuel Valls, también de ascendencia española y nacido en Barcelona, con el puesto de Primer Ministro de su gobierno.

Napoleón debe estar removiéndose en su tumba del  Hôtel National des Invalides. La invasión francesa de 1808 del Pequeño Emperador queda ya un poco lejos. Y fue a lo bestia, con cañones, fusiles y espadas. Ahora los hispanos triunfan en tierras galas con unos ascensos silenciosos, a base de carreras políticas bien elaboradas.

España ha dado a Francia algunas reinas de gran influencia política (Blanca de Castilla, Ana de Austria, Eugenia de Montijo…), hemos disfrutado de un Rey de los Campos Elíseos de nombre Miguel Induráin, en la tierra batida de Roland Garros se venera al Emperador Rafael Nadal. Ahora Miguel Valls pasará a la historia como el sucesor de personajes como el Cardenal Richelieu o Mazarino y Anne Hidalgo es sucesora de personajes de la transcendecia política de Jacques Chirac, Jean Tiberi o Bertrand Delanöe.

Brindemos por ellos.

“Le Chevalier de la Barre”, una estatua en Montmartre.

 

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La primera vez que pisé Montmarte subí hasta la colina del Sacre Coeur con la intención de conocer la Basílica y, como no podía ser de otro modo, a disfrutar de las excepcionales vista de París que se nos ofrecen desde allí, eso sí, siempre que la niebla no lo impida.

Lo común de cualquier visitante atento a las guías al uso (y así también hice yo) es, una vez examinada la bellísima basílica consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, dirigirse hacia la cercana Place du Tertre (“Plaza del Montecillo”) donde están apostados pintores, dibujantes y artistas en general que quieren vender sus obras. Por cierto, recomiendo una vuelta concienzuda porque hay algunos extraordinarios.

Por esta razón, justo al salir de la Basílica del Sacre Coeur me dirigí hacia la derecha por la Rue Azais bordeando un edificio con un muro bastante alto construido en piedra adoquinada. Al final de éste, en la acera de enfrente se contrapone un pequeño y sombrío jardín con cuidado césped y algunos arbustos de poca estatura. Es la Square Nadar.

La Place du Tertre.

La Place du Tertre.

En el centro, y sobre un pedestal de granito hay una estatua, que si no nos fijamos en ella, puede pasarnos desapercibida. A esta estatua en concreto nos vamos a referir en este post.

La estatua actual es la segunda que se erige en el mismo lugar y, ambas, representaban a Jean François Lefebvre, el “Chevalier de la Barre”, cuyo título traducido viene a ser algo así como el Caballero de la Barra.

Nos toca ahora contar la desgraciada historia de este joven caballero que murió a los 19 años gracias a la intransigencia religiosa de su época.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El Chevalier de la Barre nació en el Castillo de Férolles-en-Brie en 1746. A los dieciseis años, huerfano de padre y madre, se cambia de domicilio y se va a vivir a Abbeville con su tia a la abadía de Willancourt. Su padre había dilapidado la una inmensa fortuna heredada del abuelo que fue general de los ejércitos franceses.

Allí vivió forzado a seguir las directrices religiosas de su tía y, quizá, debido a esto, almacenaba en su interior un sentimiento anticlerical y librepensador que fue lo que le trajo, posteriormente, problemas con la sociedad profundamente religiosa que imperaba en Francia a mediados del siglo XVIII.

En 1765, cuando el Chevalier contaba la edad de 19 años, en la ciudad de Abbeville, donde residía, hubo un “intento de destrucción” de una imagen, esculpida en madera, de Jesucristo en la cruz. Esta imagen estaba apostada sobre uno de los puentes de la ciudad.

Ya el alguacil encargado de las pesquisas policiales, en su informe, señaló que esta imagen “había sido reducida drásticamente en varios lugares por algún instrumento dañino, produciendo destrozos en la pierna derecha y en el estómago”.

La conmoción en la ciudad fue grande y las fuerzas públicas y religiosas, lideradas por el Obispo de Amiens, quieren buscar culpables para que paguen la blasfemia que se había llevado a cabo.

Pero, ¿quién cometió el sacrilegio?. No hay pruebas, pero sí rumores. Los sacerdotes incitan a la delación y el pueblo se enciende cada vez más. Finalmente, la investigación queda en manos de la policía de Abbeville, quienes no dudan en utilizar métodos de tortura para recoger falsos testimonios y falsas pruebas.

El monumento al Chevalier de la Barre.

El monumento al Chevalier de la Barre.

En estos métodos participa Belleval, teniente de tribunal electo, un enemigo personal de la abadesa de Willancourt por negarse ésta a pretensiones económicas del otro.

Intimidadas algunas personas y, sabiendo hacia dónde quería dirigir los interrogatorios el teniente Belleval, éstas no dudan en acusar a tres jóvenes, Etallonde de Gaillard, el señorito Moisnel y Jean François, Chevalier de la Barre, de cantar canciones obscenas y libertinas, y, sobre todo, acusan a éste último de no quitarse el sombrero al paso de una procesión religiosa, y de hacerlo por dos veces. Insisten que, también incurren en la falta de no arrodillarse al paso de las imágenes.

Lanzado el señuelo, el teniente registra la habitación del Chevalier de la Barre y encuentra allí uno de los libros más renombrados de la Ilustración francesa, el Diccionario Filosófico de Voltaire y algunos libros eróticos.

El teniente aporta las pruebas y el Obispo de Amiens quiere tomar esta situación para imponer un castigo ejemplarizante.

Las influencias de la abadesa, de periodistas, e, incluso, de Voltaire sobre el Parlamento en París no dieron sus frutos, es más, agravaron la condena, porque lo que había sido primero un castigo de destierChevalier de la Barre (2)ro a galeras, fue conmutado a pena de muerte en la hoguera. La súplica al Rey no tuvo ningún efecto.

En sus últimos días, el Chevalier de la Barre, primero es condenado a sufrir torturas para denunciar a sus cómplices y reconocer sus delitos y, antes de ser decapitado y quemado en la hoguera, le cortan la lengua y los puños, pero no lograron arrancarle ni un nombre ni una autoinculpación.

Sus últimas palabras fueron: “Je ne croyais pas qu’on pût faire mourir un gentilhomme pour si peu de chose”, (“Yo no creo que deba morir un hombre por hacer tan poco”). Tan sólo tenía 19 años. Su delito, no quitarse el sombrero al pasar la procesión. Murió el 1 de Julio de 1766.

 

De los otros dos jóvenes, nada se hizo, Moisnel tenía 15 años y se decidió absolverlo. Voltaire si pudo obtener el perdón para Etallonde de Gaillard, quien huyó a Holanda.

El caso del Chevalier de la Barre fue utilizado por Voltaire y la Ilustración francesa como ariete contra la arbitrariedad de la justicia del Rey y contra el radicalismo de la jerarquía eclesiástica.

Antiguo monumento al Chevalier de la Barre.

Antiguo monumento al Chevalier de la Barre.

Pero no todo quedó aquí, en 1793, tras la Revolución Francesa, la Convención rehabilitó la figura del Chevalier de la Barre.

Un siglo después, en 1897, una comisión de librepensadores decidieron erigir una estatua al Chevalier junto a la Basílica del Sacre Coeur. Y así se hizo.

El gobierno de Vichy, en 1941, con la escusa de que necesitaba metal para la guerra, la retiró, pero no fue capaz de fundir estatuas de Reyes ni Emperadores. Aquí a la izquierda podemos ver la imagen de la primitiva estatua tomada de una postal de la época.

Actualmente, en el mismo sitio, hay una estatua que se erigió en el año 2001, el 24 de Febrero. El nombre del Chevalier de la Barre da lugar a innumerables asociaciones por toda Francia de tipo anticlerical y librepensadora.

Finalmente, tras indagaciones posteriores, se descubrió que la degradación del crucifijo fue causada por el accidente de un carro cargado de madera que pasaba por el puente donde éste se encontraba.

Así era la justicia del Rey y la eclesiástica en el siglo XVIII, capaz de condenar a muerte a un joven de 19 años por el único motivo de no retirarse el sombrero, de no saludar una procesión católica que pasaba delante de él.

¡Qué Dios te acoja en su seno, Jean-François!

El pueblo de París también le dedicó una calle que está a pocos pasos de la estatua, justo a la espalda de la Basílica del Sacre Coeur y a la derecha de la Iglesia de Saint Pierre de Montmartre. Próximamente os hablaré de ella, os aseguro que os sorprenderéis. Este es el enlace.

Mapa de situación del monumento a Le Chevalier de la Barre.