La Place des Petits Pères.

 

La Place des Petits Pères, con la Basilica de Notre Dame des Victoires a la derecha.

Hasta 9 post le hemos dedicado a la Basílica de Notre Dame des Victoires en este blog.

Aquí pueden enlazar con el primero de la serie en el que describimos con menudencia cada una de las partes de la misma. Pues bien esta iglesia es el corazón de esta pequeña plaza parisina que toma el nombre de los Petits Pères que levantaron, primero el monasterio, y después la basílica dedicada a Nuestra Señora de las Victorias.

La fachada sur de la plaza, que da a la Rue des Petits Pères.

Esta plaza pasaría desapercibida si no fuera porque llama la atención las fachadas de los números 4 y 6 de la Rue des Petits Pères, la calle que delimita a la plaza por el sur de la misma. En estas fachadas existen dos estatuas de gran tamaño dedicadas a la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de las Victorias.

Estatua de la Virgen María sobre la fachada del número 4 de la Rue des Petits Pères..

Una de ellas, la del número 4, está pegada a la pared del edificio y enmarcada por una urna con un arco de medio punto. La otra, la del número 6 de la calle, es de mayor tamaño y está dentro de una hornacina y cubierta por una cúpula semiesférica coronada por una cruz dorada.

Estatua de la Virgen María sobre la fachada del número 6 de la Rue des Petits Pères..

Para completar el carácter religioso de la plaza, a continuación de estos edificios, nos encontramos el número 8 donde existe una tienda de objetos religiosos que lleva el piadoso nombre de “Au Coeur Immaculé de Marie”. Quizá los edificios anteriormente descritos fueran también tiendas dedicadas a la venta de objetos religiosos y esa fuera la razón por la que sus fachadas estaban, y están, adornadas con la imagen de la Virgen María.

Tienda de objetos religiosos, en el número 8 de la Rue des Petits Pères.

El famoso olmo de la Plaza de Saint Gervais.

 

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

En París podemos ver multitud de monumentos de piedra, maravillosos edificios de cristal, acero, hormigón o ladrillo y también atractivos elementos cuyo material principal es la madera. Entre estos, existen algunos muy significativos, determinados árboles cuya existencia ha marcado el devenir de la ciudad.

En su momento pudimos hacer referencia al árbol más antiguo de París (lo pueden ver en este enlace) situándolo en la Plaza René Viviani, a la orilla del Sena, marcando con su augusta presencia el inicio del Barrio Latino, justo en la zona que hace frente a la Catedral de Notre Dame.

Hoy, sin embargo, vamos a cambiar de orilla y caminaremos hasta la fachada trasera del Hotel de Ville (ayuntamiento) para conocer la Plaza de Saint Gervais, una plaza situada justo delante de la fachada neoclásica de la Iglesia de Saint Gervais-Saint Protais (San Gervasio y San Protasio).

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

Allí, en medio de la plaza, nos encontramos con un gran olmo. Aunque el olmo no llama articularmente la atención, su historia es fascinante.

El olmo que originalmente se encontraba en este lugar, y que fue talado durante la Revolución, era un referente simbólico para los habitantes del distrito: en los comienzos del cristianismo, fue sacralizado por el color rojo de su savia, que parecía la sangre de los mártires. También era el lugar donde, después de la misa, se impartía justicia. La gente se reunía bajo sus ramas a beber y bailar en los días de fiesta, y también para hacer negocios.

Se cuenta igualmente que las mujeres del distrito solían venir en secreto, durante la noche, a arrancar trozos de su corteza, útiles para combatir las fiebres…

Más que el árbol actual, que tan sólo data de principios del siglo XX, son las múltiples referencias al célebre olmo las que mantienen viva la tradición. En lo balcones de las casas que van del 2 al 14 de la Rue François-Miron hay decoraciones de hierro del siglo XVIII que reproducen el famoso árbol. La misma imagen también encuentra en cuatro sillas del coro de la iglesia Saint-Gervais-Saint-Protais.

Como ven, cualquier detalle, por mínimo que sea, tiene su importancia en una ciudad milenaria como París. En esta ocasión un simple árbol.

La torre de la Plaza del Louvre.

 

La torre del Mairie 1e Arrondissement

La torre del Mairie 1e Arrondissement

El arquitecto alemán Jacques Hittorff, nacido en Colonia en 1792 ha dejado en París su impronta con una obra abundante y un diseño de alta calidad. Su influencia fue tal que, bajo el reinado de Louis Philippe se le encargó asumir desafíos extraordinarios como la renovación de la Plaza de la Concorde, sus fuentes, estatuas y columnas, los quincunces de los Campos Elíseos (un quincunce es una disposición geométrica de cinco piezas formada por cuatro elementos formando un cuadrilátero, al que se añade un quinto elemento en el cruce de sus diagonales), los cafés al aire libre e incluso se le permitió implementar vistas panorámicas a lo largo de su recorrido.

También  levantó la iglesia de San Vicente de Paul, la sala Favart y algún teatro de menor importancia. Durante el Segundo Imperio fue también responsable de levantar el Circo de Verano y el Circo de Invierno de los Campos Elíseos. Diseñó la Place de l’Étoile y construyó la fundación Eugène Napoleon y la nueva estación del Norte.

La torre del Mairie 1e Arrondissement

La torre del Mairie 1e Arrondissement

Haussmann, en su afán rediseñador del urbanismo de París, le encargó el edificio del Mairie 1e Arrondissement, el ayuntamiento del distrito del Louvre, pidiéndole cierta similitud con el diseño arquitectónico de la iglesia cercana, Saint Germain l´Auxerrois, sin reproducir las formas y los detalles de su arquitectura gótica. En este difícil ejercicio de diseño, Hittorff trajo una solución portentosa tanto desde el punto de vista académico como artístico.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. La imagen de Saint Germain l´Auxerrois.

Frente a la Plaza del Louvre, el arquitecto alemán reproduce un porche con exactamente el diseño de cinco arcos de desigual altura del pórtico de Saint- Germain l’ Auxerrois. Pero de esto y del edifico en su conjunto ya hemos hablado en otra ocasión.

Hoy nos vamos a centrar en la torre que podemos ver entre los dos edificios, el civil (Mairie) y el religioso (Saint Germain l´Auxerrois) y, sobre todo, vamos a aclara un error que casi todo el mundo comete cuando visita el lugar. La torre no forma parte de la iglesia, la torre es parte del edificio del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement, vista desde la iglesia de Saint Germain l´Auxerrois.

La torre del Mairie 1e Arrondissement, vista desde la iglesia de Saint Germain l´Auxerrois.

No podemos disociar, por tanto, el campanario, que se encuentra entre el Ayuntamiento y la iglesia, de la historia del propio ayuntamiento. La construcción se inició en 1858 según los planes de Théodore Ballu que participó, poco antes de la restauración de la Tour Saint-Jacques (1852-1855).

Tiene una altura de treinta y ocho metros y consta de cuatro pisos irregulares. La planta baja y el primer piso son cuadrados, los pisos superiores son octogonales.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. Vista desde la entrada principal. Arriba podemos ver el reloj

Una torreta colocada en la fachada posterior contiene la escalera de caracol que permite llegar al tercer piso y continua hasta la balaustrada de las escaleras por una plataforma de madera y metal. El campanario está decorado con gárgolas, pilastras con arbotantes en el tercer piso, con ventanas ojivales cubierto con un parteluz en la planta superior.

Está conectada a la iglesia y al ayuntamiento con dos paredes que tienen ambas una gran puerta con arco.

Muchas estatuas comparten todos los huecos disponibles en las pilastras de las esquinas o en las falsas ventanas de la primera planta: los obispos St. Germain I’Auxerrois, St. Landry (Landerico) y St. Denis; los reyes Childeberto, Clovis, Pipino el Breve, Philipe Augusto, St. Louis, Hugo Capeto, Carlomagno y Dagoberto.

En la sala en la planta baja, las ventanas están decoradas con dos vidrieras de Eugène-Stanislas Oudinot, “Las inmersiones” y “La resurrección de Lázaro”.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. vemos las ventanas ojivales y los arbotantes que sujetan la verticalidad de la torre.

En la fachada de la segunda planta se ha dispuesto tres elementos de medición: reloj, barómetro y termómetro.

El campanario posee el carillon más completo y más perfecto de Francia. Tiene treinta y ocho campanas (con tres gamas cromáticas). Fue instalado en 1884 y funcionó hasta 1975. Entonces fue completamente restaurado y todavía se escucha a las horas regulares. Todos los miércoles a las 14:30, el campanero Renaud Gagneux, realiza un concierto que convoca en la Place du Louvre a muchos oyentes.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. El último piso coronado por las gárgolas.

La Fontaine du Palmier, en la Plaza de Chatelet.

 

La columna de la Fontaine du Palmier, coronada por la Victoria.

La columna de la Fontaine du Palmier, coronada por la Victoria.

La Fontaine du Palmier (fuente de la palmera) o también llamada Fontaine de la Victoire (fuente de la victoria o del triunfo) es uno de los lugares más reconocibles de todo París. Situada en el centro de la Place du Châtelet, este monumento fue construido por orden del Emperador Napoleón  entre 1806 y 1808. El encargado de levantarla fue el Ingeniero Jefe de los Servicios de Aguas de París, François Jean Bralle.

El sitio estaba destruido como veremos más adelante, razón por la cual Napoleón Bonaparte decidió que éste era un buen lugar para presumir de sus victorias bélicas. Ni corto ni perezoso, allí se levanto una especie de columna trajina donde dejar vestigio de sus hazañas.

La columna de la Fontaine du Palmier, coronada por la Victoria.

La columna de la Fontaine du Palmier, coronada por la Victoria.

La Fuente de la Palmera fue desplazada y aumentado su tamaño en 1855 (ya con Napoleón III en el poder) con la añadidura de un estanque inferior con cuatro esfinges puestas en cuclillas dibujadas por Gabriel Davioud y esculpidas por Henri-Alfred Jacquemart.

La Prudencia, la Templanza, la Justicia y la Fuerza.

La Prudencia, la Templanza, la Justicia y la Fuerza.

La fuente es rodeada por elementos que llevan el nombre de las campañas de Egipto y de Italia.

La Victoria, que es la estatua superior de la columna, que tiende coronas de laurel que domina el monumento es una copia de la obra de Boizot, el original se encuentra ahora una tribuna interior del Museo Carnavalet en el barrio vecino del Marais.

Cuatro figuras alegóricas de piedra, cogiéndose la mano, rodean el tronco, representan la Prudencia, la Templanza, la Justicia y la Fuerza.

Louis Simon Boizot  esculpirá una águila que agarrará una corona de laurel y los cuernos de la abundancia están acabados por picos de delfín de donde brota el agua.

En el zócalo existe una inscripción que indica que en la antigüedad hubo en este lugar una sala donde se parlamentaba y se decidían normas para la ciudad de París, el antepasado del Ayuntamiento parisino.

A pesar de, como decíamos al principio, la Plaza del Chatelet es un punto de encuentro de París, éste no siempre fue así. Ahora es un lugar de esparcimiento, ocio y cruce de caminos.

En la antigüedad fue un reducto defensivo, un apéndice del propio Pont au Change. Veámoslo brevemente.

La Columna vista desde el Pont au Change.

La Columna vista desde el Pont au Change.

En varias ocasiones en este blog hemos hecho referencia a lo expuestos que estaban los parisii a los ataques extranjeros.

En el año 1190 el Rey francés Philippe Auguste II decide ir a combatir junto con las tropas cristianas a la Tercera Cruzada en Tierra Santa. Pero sobre sus hombros pesaba una gran preocupación, la posible invasión, en su ausencia, de la ciudad de París por los vikingos, pueblo bravío que dominaba la costa occidental de Noruega, el sur de la península escandinava, parte de Dinamarca y algunas zonas en Inglaterra y Escocia, un pueblo guerrero que tenía como punto de mira para una futura conquista a la costa francesa y sus ciudades más cercanas.

La Victoria vista desde el Sena.

La Victoria vista desde el Sena.

Previendo esta situación decidió rodear a la ciudad con una fortificación gruesa y resistente. Se estableció fortificar a la ciudad con una muralla de poco más de cinco kilómetros, unos dos mil seiscientos metros en el margen izquierdo del Sena y unos dos mil ochocientos metros en la margen derecha. Tendría unos diez metros de altura y unos tres metros de ancho.

La Fontaine du Palmier vista desde la Tour Saint-Jacques.

La Fontaine du Palmier vista desde la Tour Saint-Jacques.

Dos de los puntos estratégicos estaban situados a orillas del Sena. Uno al norte, donde se halla actualmente el Pont au Change, y otro en el sur en el lugar del Petit Pont.

Las entradas de estos dos puentes estaban ya, y probablemente antes de esa época, defendidas por unos castilletes; uno, el del norte se llamaba el Grand Châtelet, el otro, el del sur, el Petit Châtelet.

El gran Châtelet era una fortaleza casi cuadrada con un patio en el centro y puertas encubiertas. En ambos ángulos había dos torres que custodiaban los arrabales.

El pequeño Châtelet no era, en realidad, más que una puerta, con una estancia en los bajos y dos torres a cada lado.

Reconstruido en piedra después de las incursiones normandas, el gran Châtelet resultó inútil al construirse la fortaleza que hizo erigir Felipe Augusto. El gran Châtelet fue adjudicado, entonces, al Prebostazgo de París, a cargo de la policía y de la justicia criminal, con cárceles y salas de tortura.

La primitiva estatua de la Victoria.

La primitiva estatua de la Victoria.

El Châtelet albergaba 305 prisioneros en mayo de 1783, 350 en mayo de 1790.

Los detenidos y encarcelados en el Châtelet eran considerados como grandes criminales: el 13 de julio de 1789, los amotinados abrieron las puertas de la prisión, pero no quisieron, bajo ningún concepto, atacar al Châtelet y se negaron a liberar a los prisioneros.

Tras haber sido juzgados los primeros acusados del crimen de lesa nación, la corte de justicia del Châtelet se suprimió de acuerdo con una votación llevada a cabo el 25 de agosto de 1790, cesando sus funciones el 24 de enero de 1791. Pero la cárcel, como tal, subsistió.

Después de las Masacres de septiembre (1792), 269 personas fueron detenidas y encarceladas en el Châtelet, de 215 a 220 prisioneros fueron degollados por los amotinados.

Todos eran reconocidos criminales, pero algunos de ellos no habían tomado parte en las conspiraciones aristocráticas.

El pequeño Châtelet fue demolido en 1780 y el gran Châtelet fue destruido en 1806 por orden de Napoleón. Sobre las ruinas del gran Châtelet se construyó la Plaza del Châtelet y el Teatro del Châtelet, que fue inaugurado en 1862.

La Place Dauphine.

 

La Place Dauphine vista desde el Pont Neuf.

La Place Dauphine vista desde la Rue Henri Robert.

En la punta más occidental de la Île de la Cité nos encontramos una plaza de la que ya hemos hablado en una ocasión, la Square du Vert-Galan. Esta plaza nos va a servir de referencia para conocer el lugar donde está situada la coqueta Place Dauphine.

La plaza de Vert-Galan está separada del resto de la isla por el conocido Pont Neuf, justo donde se sitúa la estatua ecuestre del rey Henri IV. Al otro lado del puente nos encontramos con la Rue Henri Robert, calle que nos introduce de lleno en la Place Dauphine.

La Place Dauphine.

La Place Dauphine.

La Place Dauphine es un recinto abierto que tiene forma triangular, teniendo uno de sus vértices en la calle anteriormente citada y los otros dos en ambos extremos de la Rue de Harlay. En la parte norte tenemos unos edificios que tienen acceso desde la propia plaza y desde el Quai de l´Horloge (junto al Sena, el Muelle del Reloj). En la parte sur también podemos ver unos edificios cuyo acceso es posible desde el interior de la plaza o desde el Quai des Orfèvres (también con acceso al Sena, el Muelle de los orfebres).

En el lado más oriental, la Rue Harlay separa a la plaza de la parte trasera del edificio del Palacio de Justicia de París. Sigue leyendo

La Place des Victoires.

 

La Place des Victoires, con la estatua del Rey Louis XIV, en el centro. La Rue Etienne Marcel, al fondo.

La Place des Victoires (Plaza de las Victorias) es un punto emblemático dentro del IIº Arrondissement, un barrio con una concentración de poder equiparable al del París IV. En este barrio podemos encontrarnos edificios tan emblemáticos desde el punto de vista político como el Palais Royal o el Louvre (antiguo Palacio Real) pero sobre todo existe un poder menos visible que también deambuló por estas calles e impregnó con su carácter a esta zona de París. Allí podemos encontrar, por ejemplo, al Banco de Francia, al edificio de la antigua Bolsa de Valores de París  o el de la antigua Bolsa de Comercio de la ciudad. Es el silencioso pero efectivo poder económico de Francia.

La imagen ecuestre del Rey Louis XIV enmarcado por los edificios de la Rue d´Aboukir.

Hoy nos vamos a referir a una de las plazas que son cruces de caminos en el interior del barrio de Beaubourg-Les Halles, a la Plaza de la Victorias, punto de intersección de la Rue Etienne Marcel, la Rue Croix des Petits Champs, la Rue d´Aboukir, la Rue Catinat, la Rue Feuillade y la Rue Vide Gousset. Sigue leyendo

¿Dónde se encuentra el árbol más antiguo de París?

 

El árbol más antiguo de París.

La foto de arriba es de una de las plazas más céntricas de París. En ella encontramos flores, fuentes, bancos para sentarse y ver pasar el tiempo, arbustos y, como no podía ser menos, también grandes árboles. Entre ellos éste que vemos en el centro de la fotografía que es al que nos referimos en el día de hoy.

En la esquina del sudoeste (os doy un dato geográfico) de esta plaza está plantado el árbol más viejo de París. La fecha de su plantación es discutida. Sin embargo, la placa delante del árbol dice que fue plantado en 1602. Este excepcional testigo de cuatro siglos ahora está apoyado por columnas, como un viejito con sus muletas. El árbol era de 15 metros altos y 3,5 metros en la circunferencia. Su altura fue recortada por una bomba durante la primera guerra mundial.

Y teniendo en cuenta que tenemos un fin de semana para entretenernos, ¿por que no averiguan dónde está situado realmente esta reliquia vegetal? Esperamos sus comentarios.

 

La respuesta nos ha llegado, en esta ocasión, vía twitter:

 

Le Square Capitan

 

La gruta de la Plaza Capitan.

La gruta de la Plaza Capitan.

En el Barrio Latino hay un espacio delimitado por la Rue Monge, la Rue Navarre y la Rue des Arenes testigo de la historia de París desde hace más de diecinueve siglos, el anfiteatro romano que lleva el nombre de Arenes de Lutece.
De él ya escribimos hace algunos meses y lo pueden leer en este enlace . Hoy nos vamos a referir a una pequeño parque adjunto a las Arenas que apenas tiene doce mil doscientos metros cuadrados y que nos recuerda a los jardines de tipo italiano adornados con bellas fuentes, abundante foresta y estatuas clásicas que los inundan de arte.

Las Arenas de Lutecia.

El jardín del que hablamos está situado justo encima del depósito de Saint Victor, uno de los depósitos de agua del Canal de l’Ourcq. El Jardín Capitan tiene su entrada por la Rue Navarre y se conecta con las Arenas a través de una zona ajardinada con árboles de las más diferentes variedades (algunos de ellos de varios siglos de antiguedad), arbustos y parterres florales muy bien cuidados, además de tener una zona con hierba para descansar o donde los futuros artistas se apostan para dibujar el lugar o pintar un lienzo. Sigue leyendo

El busto de Dora Maar, un homenaje de Picasso a Guillaume Apollinaire.

 

Monumento dedicado a Guillaume Apollinaire.

Tras la Iglesia de Saint Germain des Pres nos encontramos un pequeño jardín a cielo abierto en el que las parejas vienen a contarse sus amores y las madres traen a sus hijos para que correteen entre las piedras de la milenaria abadía ya desaparecida.

Allí, casi a la entrada del mismo nos encontramos con un pequeño monumento, un busto que el español Pablo Picasso dedicó a Dora Maar, una de las innumerables compañeras que gran artista tuvo durante su agitada vida amorosa.

La obra de Picasso fue bautizada con el título de “La Poesía”, y fue esculpida y posteriormente ofrecida a la Ciudad de París por el artista en homenaje a la memoria de Guillaume Apollinaire, un amigo de su juventud. El bronce original fue inaugurado en 1959, robado por la noche del 30 al 31 de marzo 1999 y luego reemplazado en 2002.

La Square Laurent Prache, con algunos restos medievales.

Picasso y Dora se encontraron y conocieron muy cerca de aquí. Él ya tenía de compañera sentimental a Marie- Thérèse Walter y, por entonces, Picasso era ya un artista célebre y ella una joven fotógrafa ferviente partidaria de la revolución surrealista que sacude Saint Germain des Prés. Dora sigue a Picasso hasta su taller muy próximo de la  Rue des Grands Augustins y es la primera en fotografiarlo en creación plena.

Esta es su historia.

Sigue leyendo

El Prometeo de Zadkine.

 

En la Plaza de Saint Germain des Pres nos encontramos con “Prometeo”.

En la Plaza de Saint Germain des Pres, a mitad de camino entre la antiquísima iglesia del mismo nombre y el Café Les Deux Magots, nos encontramos con esta estatua, expresión del modernismo al que el autor, Ossip Zadkine, le otorgó el sugerente título de “Prometeo”.

Ossip Zadkine, el autor de la obra, nació el 14 de julio de 1890 en Vitebsk (Bielorrusia), y fallecido el 25 de noviembre de 1967 en París. aunque es un escultor francés de origen ruso, se estableció en Francia en 1910 y está enterrado en el cementerio del Montparnasse. Su vida fue muy agitada. Sigue leyendo