La Fashion Week de París y la Torre Eiffel.

 

La Torre Eiffel vestida con los colores de la bandera francesa.

La Torre Eiffel vestida con los colores de la bandera francesa.

Se ha celebrado en París la Fashion Week, una de las ferias de moda más importante del mundo. Y París no deja pasar un acontecimiento como éste para lanzar su imagen al mundo entero. Y qué mejor icono que la Torre Eiffel.

Aquí la podemos ver, en el momento de la presentación del evento, vestida de luces, inmersa en colores que representan a los distintos gustos, estilos y tendencias que después se verán sobre las pasarelas de la Fashion Week.

IMG_3835

Torre Eiffel multicolor.

Torre Eiffel azul.

Torre Eiffel azul.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Torre Eiffel roja.

Torre Eiffel roja.

Torre Eiffel amarilla.

Torre Eiffel amarilla.

Los antiguos ascensores de la Torre Eiffel.

 

Aún perviven algunos ascensores antiguos, dejados como muestras de los inicios de estos mecanismos nacidos a finales del siglo XIX.

En la actualidad, todo el que visita la Torre Eiffel conoce que para subir a las plantas superiores existen unos ascensores de dos plantas que facilitan este tránsito hacia la cumbre. Lo que no sabe todo el mundo es que, realmente, estos ascensores, con más o menos modificaciones, son casi tan antiguos como la propia torre.

La Torre Eiffel se construyó para la Exposición Universal de 1889. Sólo pocos meses después, los parisinos, y los visitantes en general, tuvieron la posibilidad de experimentar estos ascensos realizados por ésta maquinaria diabólica de la época. Nunca antes se había alcanzado la posibilidad de superar tales alturas y cargas.

En junio 1889, empezaron a funcionar cinco ascensores hidráulicos para transportar a los visitantes. Gustave Eiffel más tarde modernizó la tecnología inicial de estos medios de ascenso con motivo de la Expo Universal de 1900.

Los raíles por los que se mueven los ascensores.

Para suerte de nuestra generación, aún dos ascensores originales siguen funcionando en la Torre Eiffel y podemos verlos.

Pero ¿cuántos ascensores ordenó instalar el ingeniero en su mastodóntica torre? Fueron unos cuantos. Contémoslos. Sigue leyendo

Un fantasma bajo la niebla.

 

La niebla cubriendo la parte superior de la Torre Eiffel en una fría mañana del año 2005.

Lo reconozco, esta pieza monumental es una de mis debilidades, la Torre Eiffel esta omnipresente en nuestro itinerario parisino, la Torre Eiffel despliega su belleza desde todos los puntos de vista y desde todos lo ángulos de París.
Su porte erecto y grácil me recuerda al de una “bailaora” cuando planta sus tacones en el escenario, levanta uno de sus brazos y, con el otro, ventea su traje de cola desplegando sus volantes como si quisiera arrancarlos de un solo movimiento.
Anclada en el suelo sí, pero, a su vez, zalamera, presumiendo de sus hechuras y pregonando a los cuatro vientos de París que la Reina, con mayúsculas, es ella, la más grande y la más hermosa. Y eso no se puede discutir.

Cuando las nubes bajan para recoger el frío metal de la torre con su manto blanco.

Cuando el sol brilla, la Torre Eiffel, nuestra torre, luce palmito por sus cuatro costados reflejando cada halo de luz en su férrea estructura. Al caer la noche, al son de las luciérnagas relampagueantes que se disparan a cada hora en punto, la figura de la torre se transforma, se viste de gala, se va de fiesta, traje negro con lentejuelas para deslizarse al son de un baile de salón junto al Río Sena. Juntos ya para siempre. Así desde el primer día.

Telemetro.com nos muestra imagen de la Torre Eiffel sobresaliendo por encima de las nubes bajas de este día 9 de noviembre de 2012.

Pero ella, juguetona, en alguna mañana de invierno, se hace la remolona, invitándonos a no despertarla y continuar con su cálido sueño acunada sobre las nubes de algodón que la arropan con sus sábanas blancas. Son los días de niebla.
Y, créanme, lo puedo asegurar, es de las estampas más maravillosas que podemos disfrutar de la Torre Eiffel.

Yo tuve esa suerte la última vez que fui a visitarla. Lógicamente no pude subir a su cima para regalarle al oído algún poema de amor, pero desde abajo disfruté de un paseo fluvial por el Sena mientras miraba su esbelta figura sin saber si se hacía la dormida o si quería jugar a los fantasmas.

Una foto de la Torre Eiffel semiescondida. (albertomartinez.com)

A 309,63 metros de altura.

 

Tercera planta de acceso en la Torre Eiffel.

Cuando intentamos fijar nuestra visión en el parte superior de la Torre Eiffel, es muy posible que el escorzo de nuestro cuello nos produzca algún que otro dolor. El esfuerzo es prácticamente baldío ya que, desde la base de la torre, es muy difícil distinguir algo que no sean los hierro marrones de su tercera planta.

Sin embargo las cámaras fotográficas son capaces de esto y de más. Esta es la razón por la que hoy podemos ver esta imagen tomada desde el exterior de la torre y que nos ofrece una visión del tercer piso situado a trescientos metros de altura.

Este pequeño recinto de no más de trescientos cincuenta metros de superficie es el top visitable de la Torre Eiffel y desde allí se pueden obtener las mejores vistas de la ciudad. Eso sí, si la niebla no lo impide.

La Torre Eiffel vista desde el Palacio Chaillot.

“Altitude 95”. Cocina francesa en el cielo de París.

 

En el año 2003, mi empresa, de la que yo era responsable y en la que trabajaba en aquellos momentos, cumplía 10 años de existencia . Entonces, la crisis financiero-económica actual no se atisbaba en el horizonte ni de lejos.

Así que ni corto ni perezoso, como plus de motivación al personal de la misma, decidimos realizar un viaje a París con todos los empleados de la empresa (y sus parejas, el que la quisiera llevar) para celebrar tal acontecimiento.

Estudiamos las posibilidades y nos planteamos unos objetivos que cumplir para poder financiar este viaje a la capital de Francia.

Claro está que todos nosotros pusimos el máximo interés en cumplir los objetivos fijados para la empresa. Esa era la condición para poder llevarlo a cabo y todos queríamos hacerlo. Personalmente, me propuse la obligación de organizar el viaje, previendo unas 60 personas aproximadamente, hacia el final del año. Hubo algunas bajas en la fecha de salida, en general, por miedo a volar.

El avión partía un domingo de Diciembre a las nueve de la mañana desde Sevilla-San Pablo en un vuelo de Iberia con rumbo a París-Orly, donde aterrizó dos horas y cuarto después con un sol espléndido y una temperatura muy agradable.

De allí nos recogió un autobús y nos dirigimos al Barrio de la Ópera donde tendríamos, durante los próximos cuatro días, nuestro cuartel general.  Sigue leyendo

París visto desde el cielo (4): la Torre Eiffel.

La Torre Eiffel vista desde el Palacio Chaillot.

Como muchos de vosotros ya sabréis, a lo largo de la Torre Eiffel (mejor dicho, a lo alto) existen tres pisos a los que los visitantes podemos acceder.

El primero de ellos, donde está situado el Restaurant “58 Tour Eiffel”, está situado a 58 metros de altura. Es el piso mayor y con mayor espacio para moverse. También es, por razones obvias, el más transitado.

La altura en la que está situado el segundo piso ya supera los 115 metros, siendo un verdadero mirador panorámico de la ciudad. Allí está situado el Restaurant “Jules Verne”. Desde allí es posible hacerse una verdadera imagen aérea de París. Hoy vamos a centrar nuestro post en disfrutar de las posibilidades visuales de esta segunda etapa porque la mayoría de mis fotos están realizadas allí.  Sigue leyendo

Mi Moleskine (2): La Torre Eiffel.

320270_2006TourEiffelEl dibujo nº 2 es de la Torre Eiffel vista desde la fachada del edificio de la Escuela Militar. A tempranas horas de la mañana, el Campo de Marte permanecía desierto de estudiantes y jóvenes que suelen venir a tomar el sol y disfrutar de su mullido suelo verde. El bien cuidado césped permanecía todavía helado tras sufrir las bajas temperaturas de la noche anterior. El cielo, totalmente despejado, hacía presagiar un día soleado. A ciertas alturas se suponían ciertas ráfagas de viento gélido del norte. La temperatura ambiente pedía abrigos, bufandas y guantes, pero la gran dama de hierro nos esperaba para acogernos en su seno y mostrarnos, desde arriba, la mejor vista de París. La foto fue tomada una mañana de Enero de 2006.

MP2

¿En qué famoso edificio están estas figuras de cera?

A 300 metros de altura, en el monumento al que nos referimos, existe una pequeña estancia con tres personajes históricos del siglo XIX fabricados en cera, que charlan amigablemente en torno a una mesa de escritorio.

En esta reunión está representado, (tal como vemos en la fotografía, de frente) el ingeniero diseñador de dicho monumento.

La única forma de subir hasta la tercera y última planta es en ascensor. Un ascensor que sube del tirón unos ciento cincuenta metros. En las primera y segunda plantas, existen dos restaurantes muy conocidos (“58 Tour Eiffel”, antes “Altitude 95” y el restaurant “Jules Verne”). Desde esta altura existe unas vistas irrepetibles de la ciudad en la que está situado.

Ahora responde …

¿A qué monumento nos referimos?

¿De que famoso ingeniero estamos hablando?

Envíanos tus respuestas.

2003 Tour Eiffel  (12)

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.