50 curiosidades de la Torre Eiffel que deberías conocer.

 

La Torre Eiffel.

01. La Torre Eiffel fue construida para la Exposición Universal de 1889 que se celebraría en París.

02. Se organizó un concurso para crear un monumento que conmemorara el primer centenario de la Revolución francesa.

03. El diseño de la torre no fue idea de Gustave Eiffel. Aunque recibió el encargo, envió a dos subalternos a trabajar con Stephen Sauvestre, el jefe del departamento de arquitectura de su empresa. Después de conocer el proyecto, compró la patente y se inmiscuyó de lleno en el diseño.

Monumento a Gustave Eiffel junto al pilar norte.

04. Se concibió como un monumento efímero, de modo que tras la Exposición debía ser desmantelada. El fervor de los parisinos por su nuevo icono lo evitó.

05. Se cree que los ingenieros hicieron aproximadamente 5.300 dibujos de la torre.

06. La torre se construyó con la idea de que durara 20 años. Sin embargo, gracias a los experimentos científicos promovidos por Eiffel  y su utilización como radio militar se cambió de idea.

07. Actualmente son 120 las antenas que coronan la torre.

Dimensiones de la torre Eiffel.

CONSTRUCCIÓN.

08. La construcción de la torre comenzó el 28 de enero de 1887 y corrió a cargo de la Compagnie des Établissements Eiffel.

09. La construcción duró exactamente 2 años, 2 meses y cinco días (795 días).

10. Trabajaron en ella 250 obreros y colocaron 18.000 piezas de hierro.

11. Un obrero falleció durante la obra, estaba destinado en la instalación de los ascensores. Aunque cuenta la leyenda que murió fuera del horario laboral, un domingo, cuando buscaba impresionar a su novia mostrándole la torre. Perdió el equilibrio y cayó al vacío.

12. Eiffel fue asistido en la ejecución del trabajo por los ingenieros Maurice Koechlin y Emile Nouguier, además del citado arquitecto Stephen Sauvestre.

Fases de construcción de la Torre Eiffel.

13. Se inauguró el 31 de marzo de 1889 y fue abierta al público el 6 de mayo siguiente.

14. La Torre Eiffel pudo ser instalada en Barcelona, pero se rechazó el proyecto.

15. El costo total de la construcción fue de 7.799.401 francos de 1889.

16. Se cree que la torre tiene un valor superior a los 400 millones de euros.

17. En el momento de la construcción, la torre pesaba alrededor de 7.300 toneladas, si bien hoy se calcula que debe pesar en torno a las 10.000 gracias a la pintura y a las tiendas, antenas y restaurantes que se han colocado después.

18. La torre mide 300 metros y 324 metros contando con la antena de radio que la corona actualmente.

La tercera planta de la Torre Eiffel. Con las antenas mide 324 metros.

19. La torre sufre una dilatación de hasta 18 centímetros en época estival y se encoge unos 6 en invierno.

20. También se ha detectado que la torre sufre una desviación lateral de unos 7 centímetros.

21. Con el viento, la torre se balancea entre 15 y 20 centímetros pero es apenas imperceptible.

22. Los cimientos de cada una de las cuatro patas alcanza los 30 metros de profundidad.

23. La presión que ejerce la torre sobre el terreno es de 4,500 gramos por centímetro cuadrado, realmente algo muy leve para la estructura tan grande que soporta.

La empresa fundidora del hierro.

24. La torre se pinta cada 7 años y se gasta alrededor de 60 toneladas de pintura del color “marrón Torre Eiffel”. Este color tiene tres tonalidades. La más OSCURA se coloca en la base y conforme se va subiendo se va pintando en los tonos más CLAROS para acentuar el punto de fuga. Hasta ahora se ha pintado en 19 ocasiones. La duración de este trabajo es de 18 meses.

25. Existía el temor de que la estructura no aguantara por lo que se añadieron 2.500.000 remaches sólo por seguridad.

26. En la última planta de la Torre Eiffel podemos ver una pequeña oficina con la figura de Gustave Eiffel. Esa era su oficina tras la inauguración de la torre. La escena está compuesta por personajes realistas hechos en cera, esta escena representa al constructor de la torre y su hija Claire recibiendo al famoso inventor americano, Thomas Edison. Entre otras cosas, también se puede ver el fonógrafo que éste último le regaló a Gustave Eiffel.

27. Vistiendo el hierro de la torre nos encontramos con 20.000 focos que se encargan de iluminarla por la noche. Tiene alrededor de 5.000 puntos de luz por cada cara.

Ascensores de la Torre Eiffel

28. Desde 1889 hasta 1930 fue el edificio más alto del mundo. Fue superado por el Edificio Chrysler de Nueva York. Sin embargo, en 1957, cuando se le añadió la antena que la corona, volvió a ser el edificio más alto del mundo.

29. Por el exterior de la primera planta podemos leer el nombre de 72 personas importantes de Francia en el ámbito de la ciencia, la cultura y la ingeniería.

30. La torre Eiffel tiene 1662 escalones, un gran esfuerzo si no se quiere coger uno de los ascensores.

31. Hasta la primera planta hay 360 escalones. Entre la primera y la segunda hay 344 escalones. Y en el tercer tramos hasta la última planta hay 958 escalones que no están abiertos al público.

32. En 1944 Hitler fue a visitarla y la resistencia chantajeó los sistemas de ascensión. No se atrevió con las escaleras y no puedo subir a ella. Como reprimenda ordenó derribarla a Dietrich von Choltitz, gobernador militar de París. El General se negó el tiempo suficiente para que terminara la II Guerra Mundial.

33. Los ascensores de la torre recorren una distancia de 100.000 kilómetros al año.

La oficina de Gustave Eiffel en la tercera planta de la torre.

34. Entre 1925 y 1934, la marca de coches Citroën puso 250.000 bombillas para iluminar la torre con su nombre. Es el anuncio más grande del mundo. Ocupaba todo el vertical entre la segunda y tercera planta.

35. La torre es propiedad del Ayuntamiento de París quien la gestiona a través de la Société Nouvelle de l´Exploitation de la Tour Eiffel.

36. La Torre Eiffel fue objeto de una gran estafa. El checo Victor Lustig, después de falsificar los sellos del Ayuntamiento de París y la documentación de la Torre Eiffel, reunió a varios empresarios chatarreros de París presentándose como Subdirector General del Ministerio de Correos y Telégrafos.

La idea era hacerles saber que, debido al elevado coste que suponía mantener la estructura, la torre se iba a vender como chatarra. Todo bajo un secretísimo total. Uno de los empresarios pagó una fortuna por ella. El vendedor huyó con el dinero.

37. La torre estuvo cerrada entre 1919 y 1939 y entre 1940 y 1945 a causa del uso militar y de las dos grandes guerras mundiales.

Entradas del año 2000.

TURISMO.

38. La Torre Eiffel no sólo ha sido un monumento turístico, también fue oficina de correos, sede de un periódico, un laboratorio científico, etc.

39. Recibe más de 7 millones de visitantes al año.

40. En la primera planta se pueden reunir a la vez hasta 3000 visitantes. La segunda sólo 1600.

La Torre Eiffel vista desde el Campo de Marte.

41. Es el monumento de pago más visitado del mundo.

42. Los visitantes más asiduos a la torre son, en este orden, los siguientes: franceses (15%), estadounidenses (12%), británicos (7,5%), italianos (6,8%), españoles (6,7%) alemanes (4,9%) …

Torre Eiffel iluminada con los colores de la bandera de Francia.

 

ILUMINACIÓN.

43. La iluminación actual de la Torre Eiffel se inauguró en 1985 y fue un diseño del ingeniero de iluminación Pierre Bideau y estaba compuesto por 336 proyectores con lámparas de sodio de color amarillo-naranja.

44. En 2004 los proyectores son cambiados por otros de bajo consumo.

Torre Eiffel iluminada en rojo.

45. Ejerce de faro. Dos haces de luces que tienen un alcance de 80 kilómetros aparecen cada hora durante diez minutos.

46. En 1907 se colocó un reloj digital gigante de 6 metros de altura en la segunda planta.

47. Desde el 21 de junio de 2003, la Torre Eiffel luce sus destellos de diamante durante los diez primeros minutos de cada hora dede la puesta del sol hasta las 01:00.

48. La iluminación de la torre en 1889 corrió a cargo de 10.000 lámparas de gas.

 

ASCENSORES.

49. Cuando se construyó en cada uno de los pilares existía un ascensor con una o dos cabinas que subían de la planta baja a la segunda planta. Entre la segunda y la tercera, el ascenso se hacía mediante una ascensor “Edoux”, una máquina hidráulica única en el mundo.

50. Actualmente hay tres ascensores útiles para el público. El cuarto es exclusivo para los clientes del restaurante Julio Verne. La subida a la tercera planta se realiza con un ascensor de 2 baterías con cabina doble.

Ascensor de la Torre Eiffel

Anuncios

El famoso olmo de la Plaza de Saint Gervais.

 

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

En París podemos ver multitud de monumentos de piedra, maravillosos edificios de cristal, acero, hormigón o ladrillo y también atractivos elementos cuyo material principal es la madera. Entre estos, existen algunos muy significativos, determinados árboles cuya existencia ha marcado el devenir de la ciudad.

En su momento pudimos hacer referencia al árbol más antiguo de París (lo pueden ver en este enlace) situándolo en la Plaza René Viviani, a la orilla del Sena, marcando con su augusta presencia el inicio del Barrio Latino, justo en la zona que hace frente a la Catedral de Notre Dame.

Hoy, sin embargo, vamos a cambiar de orilla y caminaremos hasta la fachada trasera del Hotel de Ville (ayuntamiento) para conocer la Plaza de Saint Gervais, una plaza situada justo delante de la fachada neoclásica de la Iglesia de Saint Gervais-Saint Protais (San Gervasio y San Protasio).

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

El olmo de Saint Gervais-Saint Protais.

Allí, en medio de la plaza, nos encontramos con un gran olmo. Aunque el olmo no llama articularmente la atención, su historia es fascinante.

El olmo que originalmente se encontraba en este lugar, y que fue talado durante la Revolución, era un referente simbólico para los habitantes del distrito: en los comienzos del cristianismo, fue sacralizado por el color rojo de su savia, que parecía la sangre de los mártires. También era el lugar donde, después de la misa, se impartía justicia. La gente se reunía bajo sus ramas a beber y bailar en los días de fiesta, y también para hacer negocios.

Se cuenta igualmente que las mujeres del distrito solían venir en secreto, durante la noche, a arrancar trozos de su corteza, útiles para combatir las fiebres…

Más que el árbol actual, que tan sólo data de principios del siglo XX, son las múltiples referencias al célebre olmo las que mantienen viva la tradición. En lo balcones de las casas que van del 2 al 14 de la Rue François-Miron hay decoraciones de hierro del siglo XVIII que reproducen el famoso árbol. La misma imagen también encuentra en cuatro sillas del coro de la iglesia Saint-Gervais-Saint-Protais.

Como ven, cualquier detalle, por mínimo que sea, tiene su importancia en una ciudad milenaria como París. En esta ocasión un simple árbol.

París visto a través del libro “Me encontrarás en el fin del mundo”. (2)

 

Después de descubrir cinco de los principales lugares donde acontece la acción de la obra de Nicolas Barreau, hoy vamos a conocer otros cuatro igualmente elegantes, románticos  y con cierto toque decadente. De estos cuatro, dos de ellos estarán situados en el barrio de Saint Germain, el tercero,  junto al Museo del Louvre y el cuarto nos lleva hasta la Gare de Lyon, una de las principales estaciones de trenes de la capital. Comencemos con el sexto elemento de la lista.

 

6.- Hotel des Marronniers.

El Hôtel des Marroniers es un tres estrellas parisino situado en el número 21 de la Rue Jacob, está situado pasando un portón que conduce a un patio empedrado tras el que vemos la puerta abovedada de acceso al edificio.

Lo puedes ver en este enlace.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Texto de la obra donde se describe al Hôtel des Marronniers.

Texto de la obra donde se describe al Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

Hôtel des Marronniers.

 

7.- Café Marly.

Con unas vistas extraordinarias hacia el patio interior del palacio que recoge entre sus paredes al Museo del Louvre, nos encontramos uno de los cafés más filmados en la cinematografía de París. También Barreau acude a él para situar allí algunas escenas de su novela romántica. Allí, frente a la famosa pirámide de cristal diseñada por I. M. Pei, Jean-Luc ha tomado más de un café acompañado por sus amigos.

Lo pueden ver en este enlace.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

Café Marly.

 

8.- Le Train Bleu.

En la Gare deLyon ocurre una de las escenas más excitantes de toda la obra. La Principessa da una pista a Jean-Luc diciéndole que va a ir al restaurante Le Train Blue, situado en lavare de Lyon. Allí se despedirá de una amiga que sale de viaje. Jean-Luc, con ánimo de descubrir quién es su enamorada secreta corre hacia allí para descubrirla.

No lo consigue. Si quieren conocer mejor este restaurante pueden hacerlo en este enlace.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

Le Train Bleu.

 

9.- Du Bout Du Monde.

En realidad en la obra habla de “Au Bout du Monde” aunque el establecimiento donde se desarrolla la escena final de la obra se llama como indica la cabecera, “Du Bout Du Monde”, en la Rue du Bac.

Allí Jean-Luc Champollion acude en busca de su Principessa. Allí descubre que la Principessa que estaba buscando en realidad la había tenido siempre delante, era su amiga, la recepcionista del Hôtel Duc de Saint Simon, Luisa Conti.

El lugar es descrito por el autor en el epílogo. Lo pueden ver en este enlace.

Extracto del final de la obra "Me encontrarás en el fin del mundo".

Extracto del final de la obra “Me encontrarás en el fin del mundo”.

Du Bout du Monde.

Du Bout du Monde.

París visto a través del libro “Me encontrarás en el fin del mundo”. (1)

 

Ya en una ocasión me atreví a hacer literatura de ficción en este blog dedicado a la ciudad de París.

Fue un post donde situaba, dentro del mapa actual de París, a cada una de las viviendas de los famosos mosqueteros del Rey a los que dio vida literaria Alejandro Dumas en la obra “Los tres mosqueteros” (lo pueden ver en este enlace). Hoy vamos a hacer un trabajo similar.

Uno de los libros cuya acción se recrea en París que más me han divertido últimamente es el que pueden ver en la cabecera de este post: “Me encontrarás en el fin del mundo”, de Nicolás Barreau.

Me encontrarás en el fin del mundo, de Nicolas Barreau.

Me encontrarás en el fin del mundo, de Nicolas Barreau.

En él se cuenta la historia del atractivo Jean-Luc Champollion, quien es el propietario de una conocida galería de arte (Galería du Sud) en París. Acostumbrado a tener éxito con las mujeres, su única ambición es disfrutar de la vida en compañía de hermosas damas y de Cézanne, su adorado perro dálmata.

Un día, Jean-Luc recibe una misteriosa carta de amor… sin remitente. Intrigado, acepta el juego que le propone la desconocida y, sin pensárselo dos veces, inicia con ella una deliciosa correspondencia. Por supuesto, lo único que quiere es descubrir la identidad de esa mujer que tantos detalles conoce de su vida y a la que nunca ha visto en persona… ¿o tal vez sí?

Jean-Luc y la Principessa (así la llama a este enigmático personaje femenino) se desenvuelven principalmente por el Barrio de Saint Germain, unos de los barrios con más vida de París y con un evidente atractivo turístico. Lo que hoy pretendo hacer es descubrir, junto con vosotros lectores, nueve de los lugares que son citados en el libro y que, curiosamente todos tienen un carácter marcadamente romántico y decimonónico. Comencemos.

 

1.- Hôtel Duc de Saint Simon.

Es uno de los lugares principales del libro. Allí trabaja, en la recepción, Luisa Conti. Esa mujer que se enamora de Jean-Luc pero no atreve a decírselo directamente. Establece un juego de cartas y emails con el galerista para llevarlo a su terreno de conquista.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

Las habitaciones y suites del Hôtel Duc de Saint Simon tienen un estilo único, decoradas con muebles antiguos y telas muy ricas en calidad y elegancia. El hotel está construido sobre una casa histórica del siglo XVIII y se han conservado muchos de los detalles originales.

Está situado en el número 14 de la Rue de Saint Simon y lo pueden ver en este enlace.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

El Bar del Hotel Duc de Saint Simon.

El Bar del Hôtel Duc de Saint Simon.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

 

2.- “Le Restaurant” en l´Hôtel Le Belier.

El Hôtel Le Belier es un hotel muy conocido en la zona de Saint Germain. Está situado en la Rue des Beaux Arts, entre la Rue Bonaparte y la Rue de Seine, a pocos pasos del Pont des Arts.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hôtel Le Belier.

En su interior nos encontramos con “Le Restaurant”, un restaurante de cocina francesa muy demandado por el público por su extraordinaria calidad. Le Restaurant es el restaurante preferido de Jean-Luc Champollion, de hecho allí es donde lleva a cenar a un cliente chino, Monsieur Tang, que se había interesado por las obras expuestas en su galería de arte.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Así se define en su web: ” Íntimo y acogedor, Le Restaurant es uno de los restaurantes más románticos y seductores de París. Está decorado con asientos acolchados de felpa, columnas de mármol verde y tela de seda que cubren las paredes. Los interiores son tan cautivadores como el patio al aire libre, en él podemos disfrutar de una terraza adoquinada con una hermosa fuente y una pared adornada por la naturaleza verde. Los menús del chef Julien Montbabut son igualmente distintivos, desplegando técnicas clásicas para crear alimentos modernos, ligeros y frescos.”

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hôtel Le Belier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

3.- Café La Palette.

El tecero de los lugares a visitar en este primer post es un café situado en la Rue de Seine, un famoso café del barrio donde, además, se puede degustar un buen vino de Burdeos acompañado de una tabla de quesos franceses. Es un sitio acogedor, con servicio tanto en el interior del local como en el exterior.

Café La Palette.

Café La Palette.

Así se presentan ellos en su web: “Situado en el distrito 6 de París, en la intersección de la Rue de Seine con la Rue Jacques Callot, La Palette dispone de dos salas: el bar, pequeño y acogedor , y en la pate de atrás, una sala más amplia decorada con cerámica de los años 1930-40 y numerosos cuadros.
La Palette es famoso por su amplia terraza con vistas a la calle Jacques Callot. Su fachada y el interior del comedor han sido reconocidos como monumento histórico.
Este restaurante, originalmente, era un lugar de reunión tradicional para los estudiantes de Bellas Artes, galeristas y artistas parisinos y de la jet-set nacional e internacional. Era frecuentado por Cézanne, Picasso y Braque, más tarde por Ernest Hemingway y Jim Morrison y hoy en dia por Harrison Ford y Julia Roberts, entre otras celebridades.”

Café La Palette.

Café La Palette.

Café La Palette.

Café La Palette.

 

4.- La Sabbia Rosa.

Un poco de picante tiene que existir en una novela romántica. Este es el caso de esta pequeña tienda de lencería situada en el 73 de la Rue des Saint-Pères, a pocos pasos del Boulevard Saint Germain por su zona del Café de Flore.

Es allí donde acude Jean-Luc Champollion para comprar un regalo a una de sus amigas, cosa que después le traerá algún equívoco con la Principessa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

 

5.- Le Petit Zinc.

Otro de los restaurantes favoritos de Jean-Luc Champollion. Situado en la Rue Saint Benoît.

Le Petit Zinc es un restaurante situado en pleno corazón de Saint Germain y es famoso por su decoración art noveau y por sus especialidades incluyendo aquellos frutos del mar que preparan cocidos en una corteza de arcilla. Lo podéis ver en este enlace.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Continúa en el siguiente post: “París visto a través del libro “Me encontrarás en el fin del mundo”. (2)”

Los Puentes de París (37 y último): el Pont Amont

 

El Pont Amont, el primer puente de París (se entiende dentro de los límites establecidos por la autopista periférica) visto desde aguas arriba.

El Pont Amont, el primer puente de París (se entiende dentro de los límites establecidos por la autopista periférica) visto desde aguas arriba.

El Pont Amont es el contrapunto al Pont Avant. El primero de ellos es llamado así por ser el que se encuentra en primer lugar aguas arriba, el segundo, al que ya estudiamos hace algunos meses, es el primero que se encuentra aguas abajo. Ambos forman parte de la autopista periférica que rodea la ciudad de París y son considerados, el primer y el ultimo puentes de la ciudad de París. Después innegablemente, existen algunos más, pero ya hay que desplazarse algunos metros hacia las afueras de la ciudad histórica.

El Pont Amont.

El Pont Amont.

Fue construido en 1969 por la empresa Campeona Bernard bajo la dirección de los ingenieros Rousselin, Long-Depaquit y Dambre. tiene 270 metros de largo por 42 metros de ancho. Esta soportado por dos grande pilares de hormigón situados cerca de la orilla para permitir el tráfico pluvial.

Es considerado el Kilómetro cero del Bulevar Periférico de París. Es el segundo más largo de la capital y, según mi personal opinión totalmente subjetiva, es el menos bello de la ciudad.

Mapa de situación del Pont Amont.

Mapa de situación del Pont Amont.

La Rue des Degrés, la calle más pequeña de París.

 

La Rue des Degrés con su reciente ornamentación pictórica.

La Rue des Degrés con su reciente ornamentación pictórica.

La Rue des Degrés presume de ser la calle más pequeña de una ciudad tan inmensa como es París. Para que se hagan un calculo mental, la calle, mejor dicho los catorce peldaños que ocupan las gradas de conectan la Rue Clery y la Rue Beauregard, tienen una longitud de poco más de cinco metros y y medio y una anchura de tres metros y treinta centímetros dividida en dos partes por una barandilla metálica a la que se asan las personas mayores (y no tan mayores) para bajar o subir la pendiente.

La Rue del Degrés vista desde la Rue Beauregard.

La Rue del Degrés vista desde la Rue Beauregard.

En su parte superior podemos encontrar la calle entre los números 50 y 52 de la Rue Beauregard, en la parte inferior, entre los números 87 y 89 de la Rue Clery, en el Quartier de Bonne-Nouvelle, en el IIº Arrondisemment (Bourse).

Su nombre tendría una traducción literal al español de Calle de los Grados, aunque sería más natural traducirlo por otro término sinónimo y llamarla “Calle de los niveles”, o traducirla por otro término más parecido al español (y en esto me permito una liberalidad personal) y llamarla “Calle de las Gradas” (ojo, esto no tiene sentido en francés).

La Rue des Degrés vista desde la Rue Clery.

La Rue des Degrés vista desde la Rue Clery.

La Rue des Degrés data de 1650. Anteriormente, la actual Rue de Clery (la calle de abajo) era el lugar por donde estaba el foso que rodeaba la antigua muralla de Charles V.

Durante siglos, los habitantes de París tiraban la basura por encima de dicha muralla y ésta caía hacia la que actualmente es la Rue Beauregard, que entonces era un descampado. Con la acumulación de años de basura, externamente a la muralla se fue creando una pequeña colina, que hoy se conoce como la colina de Bonne-Nouvelle y que, primitivamente tuvo otros nombres: Mont Superbus (siglo XIII), Mont Orgueilleux o Mont Orgueil (siglo XV).

Mapa de situación de la Rue des Degrés.

Mapa de situación de la Rue des Degrés.

La calle no tiene ni puertas ni ventanas. Antes tenía dos paredes blancas que servía de distracción para los que quisieran poner su impronta artística o gamberra sobre ellas.

Actualmente, una de ellas, la de la izquierda según se sube, está ocupada por un gran mural, realizado por artistas callejeros panameños.

Imagen de la Rue des Degrés antes de ser pintada.

Imagen de la Rue des Degrés antes de ser pintada.

La Iglesia de Saint Julien le Pauvre.

 

La Iglesia de Saint Julien le Pauvre vista desde la torre sur de la Catedral de Notre Dame.

La Iglesia de Saint Julien le Pauvre vista desde la torre sur de la Catedral de Notre Dame.

En el lugar donde hoy se sitúa la Iglesia de Saint Julien le Pauvre ha sido un lugar sagrado durante más de mil años. Ya los merovingios instalaron allí una ermita y en sus alrededores situaron un cementerio para dar sepultura de forma cristiana, la nueva religión impulsada por el Childeberto I, rey de París (511-558).

Interior de Saint Julien le Pauvre.

Interior de Saint Julien le Pauvre.

Esta antigua capilla sobrevivió a través de los siglos  y, en el año 1045, es ofrecida en estado ruinoso por el rey Henry I como capilla a Nuestra Señora (Recordemos que la gran catedral de París dedicada a Notre Dame está a escasos doscientos metros de distancia de Saint Julien le Pauvre).

Fachada principal reconstruida de la Iglesia de Saint Julien le Pauvre.

Fachada principal reconstruida de la Iglesia de Saint Julien le Pauvre.

Alrededor de 1120 se convirtió en un priorato de la abadía de Longpont, destinado a jugar un papel en la vida intelectual de la vecindad.

Dentro del recinto sagrado la vida empieza afluir con gran intensidad. Allí se eligen a los rectores de la Universidad y, allí también, tienen lugar las asambleas universitarias. Esto duró hasta 1524.

Mural iconográfico de Saint Julien le Pauvre que separa el presbiterio del resto de la iglesia.

Mural iconográfico de Saint Julien le Pauvre que separa el presbiterio del resto de la iglesia.

En un momento posterior, 1651, pasa a ser propiedad del Hotel Dieu siendo entonces el padre Meliand el comendador de Saint Julien le Pauvre y el Cardenal Mazarino el administrador de la abadía de Longpont.

La cesión fue confirmada por bula del Papa Alejandro VII (8 de marzo de 1659) y por cartas patentes del rey Louis XIV (junio 1697) y la iglesia se encuentra en un estado tal de degradación que los edificios del siglo XII se caen y tienen que volver a ser levantados.

Placa fijada en la fachada de la iglesia con una breve historia del edificio.

Placa fijada en la fachada de la iglesia con una breve historia del edificio.

La iglesia fue un granero y un almacén de armas durante la Revolución francesa. Fue reabierta al culto en 1826 y se le asignó al rito católico bizantino griego en 1889: un gran mural iconográfico realizado en el año 1900 separa el presbiterio de la nave.

Saint Julien le Pauvre vista desde la Square René Viviani donde estaba situado el cementerio merovongio.

Saint Julien le Pauvre vista desde la Square René Viviani donde estaba situado el cementerio merovongio.

 

Detalle de la fachada.

Detalle de la fachada.

La Iglesia Reformista del Marais.

 

 

Iglesia Reformista de Marais

Iglesia Reformista de Marais

Han sido varias las ocasiones en las que, paseando por la Rue Saint-Antoine, me fijé en la iglesia que les muestro en la foto de arriba. Se trata de la Iglesia Reformista del barrio del Marais, una iglesia de culto protestante de la que hablaremos a continuación.

Como pueden ver, la fachada, cuando tomé esta foto en 2007 era lúgubre, triste, hasta sucia y la verdad es que no invitaba a adentrarse en su interior. Además de la fachada, de estilo barroco, destacaba su portentosa cúpula y la pequeñez de su espacio interior.

Sin embargo, hace unos días pude observar en una publicación una imagen totalmente renovada del templo, razón por la cual me he decidido a realizar este post mostrando esta nueva imagen a la vez que nos adentramos en su historia para conocerla aún mejor.

Un acto de culto en la Iglesia Reformista del Marais.

Un acto de culto en la Iglesia Reformista del Marais.

El Temple du Marais, llamado también como el Templo de Santa María, o conocido también en el pasado como Iglesia de Santa María de la Visitación, es una iglesia adherida al culto protestante y, como ya adelantamos más arriba, está en el IV Arrondissement, en la Rue Saint-Antoine, en pleno barrio del Marais.

Tuvo un origen católico gracias a la Orden de la Visitación de María, cuyas hermanas eran conocidas popularmente como las Visitadoras. La Iglesia fue cerrada en la Revolución francesa y posteriormente entregada a la comunidad protestante que es la que la dirige en estos momentos.

La puerta de entrada a la Iglesia Reformista del Marais.

La puerta de entrada a la Iglesia Reformista del Marais.

La Orden de la Visitación de Santa María fue fundada en 1610 por San Francisco de Sales y Santa Juana de Chantal en la ciudad de  Annecy como una orden religiosa católica de monjas. Se construyó un convento en París en 1619, de donde nació la actual iglesia, de hecho el símbolo de la Orden aún está en el rosetón encima de la entrada.

El edificio fue diseñado por François Mansart en 1632, en estilo barroco. El benefactor de la iglesia, Noël Brûlart de Sillery, admirador del Panteón de Roma, desea que el diseño incluya una cúpula central.

Mansart, sin duda, también influenciado por la capilla del castillo de Anet, entregó un diseño muy original con ocho estancias auxiliares interconectadas que rodean la central de la cúpula que se sitúa a 13 metros de altura, incluyendo el altar al sur, la puerta de entrada hacia el norte, tres capillas, dos sacristías al este y el coro de las monjas al oeste. La construcción del edificio fue supervisado por el maestro albañil contratista Michel Villedo.

Iglesia Reformista del Marais.

Iglesia Reformista del Marais.

San Vicente de Paul fue director espiritual del convento durante veintiocho años. La cripta de la iglesia, terminada en 1665, fue el mausoleo de Nicolas Fouquet, superintendente de finanzas de Louis XIV, cuyos restos fueron trasladados a París por su familia un año después de su muerte. La iglesia también es el hogar de la tumba de Henry, marqués de Sévigné, esposo de la escritora Marie de Rabutin-Chantal.

En 1790 durante la Revolución Francesa fue capturado el convento, sus muebles vendidos, y el edificio se convirtió en los almacenes de libros incautados a los inmigrantes. En 1792 las hermanas fueron expulsadas y la Sociedad de Amigos de la Ley, dirigido por la cortesana Theroigne de Mericourt, utiliza la capilla para las reuniones. En 1796 los edificios fueron vendidos y posteriormente demolidos.

Después de la revolución, las hermanas reconstituyeron su convento como el Monasterio de la Visitación en el número 68 de la Avenida Denfert-Rochereau donde continúan hasta nuestros días.

En cuanto a los restos del convento el Obispo Fremiot los retiró a la nueva ubicación en 1836 en lugar de dejarlos en una iglesia protestante.

La cúpula de la Iglesia Reformista del Marais.

La cúpula de la Iglesia Reformista del Marais.

Después de que se firmara el Concordato de 1801, el templo fue entregado, junto con Saint-Louis du Louvre y la capilla de la abadía Pentemont, para el uso de los creyentes reformados de París que habían sido obligados a celebrar sus cultos en secreto o en las capillas de embajadas desde la revocación del Edicto de Nantes en 1685.

La primera vez que el pastor Paul-Henri Marron predicó en la nueva iglesia, comentó sobre cómo protestantes ahora podían rezar en la libertad y seguridad en un templo situado entre los símbolos de la opresión de sus antepasados, la Bastilla y la Casa de los Jesuitas en el Liceo Carlomagno.

La iglesia fue el hogar del famoso planificador de la ciudad Georges-Eugène Haussmann y el arquitecto Victor Baltard durante sus años de estudiante en la Universidad Henri IV.

La Caridad y la Religión, dos de las figuras que iluminan la fachada de la Iglesia Reformista del Marais.

La Caridad y la Religión, dos de las figuras que iluminan la fachada de la Iglesia Reformista del Marais.

El edificio fue dañado en mayo de 1871 por un violento combate en una barricada directamente en frente de la iglesia durante la Comuna de París. El trabajo de restauración se llevó a cabo en 1874 por Marcelino Varcollier y las estatuas en el frontón de la caridad y la religión fueron talladas por Ernest-Eugène Hiolle. El órgano de la iglesia fue construida por Joseph Merklin en 1895 con un trabajo adicional por Haerpfer en 1960 y Heddelin en 1992.

Elisée Lacheret se convirtió en el pastor de la iglesia en 1902 y se mueve desde el más teológicamente liberal templo de l’Oratoire du Louvre al más evangélico Temple du Marais. Como presidente de la comisión permanente de la Iglesia Reformada jugó un papel importante durante el debate que condujo a la política laicista que separó la Iglesia del Estado en Francia en 1905.  Una placa en la iglesia conmemora su papel en asegurar el libre ejercicio de la religión, así como en la organización de los Eglises Réformées Evangéliques, el ala evangélica de la iglesia reformada. Durante las guerras mundiales la cripta de la iglesia fue utilizada como refugio de los bombardeos y bajo la ocupación alemana de Francia durante la Segunda Guerra Mundial el órgano se utilizó para ocultar judíos.

Iglesia Reformista del Marais.

Iglesia Reformista del Marais.

La iglesia continúa como parte de la Iglesia Protestante Unida de Francia y ha experimentado una gran revitalización en los últimos años al pasar de un puñado de fieles en 2004 a 300 asistentes semanales, la mayoría menores de 40 años, hoy en día. Hay servicios franceses a las 10:30 de la mañana del domingo, un servicio a la comunidad africana (en francés) a las 13:00, un servicio japonés a las 16:00, y un servicio en árabe a las 18:00.

La iglesia está abierta a los turistas sábados por la tarde a partir de 15:30 a 17:30.

Los Puentes de París (36): el Pont National.

 

Pont National.

Pont National.

En el recorrido completo de los puentes de París ya estamos llegando casi al final, hoy veremos al Pont National, el puente número 36 y penúltimo de todos los puentes parisinos.

El Pont National, con una longitud de 240 metros y una anchura de 39, fue construido entre 1852 y 1853 por los ingenieros Couche y Petit, quienes idearon un paso que permitiera el paso de la via férrea llamada “Petite Ceinture” (anillo pequeño) que hoy está en desuso.

El puente tiene cinco arcos de 34,50 metros cada uno y está construido con mampostería sobre pilares de piedra y dos vanos añadidos de 12 metros que son los que se apoyan sobre el borde de las calles laterales..

Pont National.

Pont National.

Al principio de su construcción el puente fue llamado Pont Napoleon III por el Baron Haussmann, autor del moderno urbanismo de París. Sin embargo, en 1870, en puente fue renombrado con el nombre actual, Pont National, tras la derrota militar del ejercito francés contra el ejército prusiano.

El Pont National se encuentra aguas arribas del Pont de Tolbiac y aguas abajo del Pont Amont. Conecta el Boulevard Poniatowska en la orilla derecha y con el Boulevard Massena en la orilla izquierda. Entre los años 1936 y 1944 primero y entre 1951 y 1953 después, el puente fue ampliado para permitir el paso del tranvía.

La línea de dicho tranvía del “Petite Ceinture” fue abandonado con el tiempo aunque las vías se han mantenido con la idea de permitir posteriormente una interconexión entre la estación de Lyon y la de Austerlitz.

Mapa de situación del Pont National

Mapa de situación del Pont National.

 

El París más recóndito y oculto.

 

París insólita y secreta.

París insólita y secreta.

Hace unos días pudimos localizar lo más chic, lo más actual, lo más de moda de París de la mano de Inès de la Fressange y su guía parisina. Hoy os presento un nuevo libro, una nueva guía que lleva el sugerente título de “París insólita y secreta”, una obra de Jacques Garance y Maud Ratton y coparticipado en la tarea de fotografía por Stéphanie Rivoal.

Esta guía está realizada por tres habitantes París y destinadas tanto a los propios parisinos como a aquellos visitantes que quieran salirse realmente de las rutas más transitadas. En estas guías se encuentran lugares de París que otras publicaciones no mencionan, los que son, por definición, insólitos, secretos y desconocidos, evitando los más célebres y visitados.

París insólita y secreta.

París insólita y secreta.

En la contraportada podemos leer este texto para abrir boca: “La chimenea de la Torre Eiffel, un sacerdote que bendice los animales, la casa maldita de la Avenue Frochot, bomberos vinicultores, un falo invertido en una famosa puerta de entrada, un árbol en una iglesia, un pequeño museo de los horrores de la anatomía humana y animal, un albergue antiatómico en la Gare de l’Est, un auténtico faro bretón cerca de Montparnasse, insospechados vestigios de burdeles, monogramas reales escondidos en el Cour Carrée del Louvre, la presentación de la corona de espinas de Cristo, un reloj solar diseñado por Dalí, un misterioso monumento francmasón en el Champ-de-Mars, un templo chino en un parking, el meridiano de París, el meridiano verde, la tumba falsa del rey Louis XVII…”, pero esta guía es mucho más. Cuando lees y terminas un capítulo, quieres más.

París insólita y secreta.

París insólita y secreta.

Tantos lugares y detalles destinados a aquellos que creen conocer bien París a los que aún le quedan muchos lugares insólitos y secretos para visitar.

El libro está editado por la Editorial Jonglez y yo lo adquirí por 18 euros. Está encuadernado en tapa blanda y contiene 384 páginas a todo color. Además del índice propiamente dicho dividido por cada uno de los Arrondissemets de París, contiene otro con el contenido ordenado alfabéticamente.

París insólita y secreta.

París insólita y secreta.

También contiene un tercer índice dividir por temas, muy útil e igual de importante para los que quieran ir al grano en una materia en concreto:

  • El agua en París.
  • Arquitectura.
  • Art Nouveau.
  • Ciencias y educación.
  • Curiosidades.
  • Geografía.
  • Historia.
  • Jardines y naturaleza.
  • Murallas.
  • Museos.
  • Niños.
  • Paseos, calles y paisajes pintorescos.
  • Religión y esoterismo.
París insólita y secreta.

París insólita y secreta.