El monumento a Gaspard de Coligny.

 

El Oratorio del Louvre.

El Oratorio del Louvre.

En el 145 de la Rue Saint Honoré se encuentra la entrada al Oratorio del Louvre, una pequeña iglesia que permanece abierta al culto de los cristianos protestantes. Si rodeamos la iglesia por la Rue de l´Oratoire hasta llegar a la Rue de Rivoli, podemos ver un monumento personalísimo pues está dedicado al Almirante Gaspard de Coligny, un defensor de la Reforma en la iglesia de Cristo, un personaje que, en sus últimos años de vida, decidió ser protestante y abogar por una nueva iglesia en su relación con Dios.

El Oratorio del Louvre.

El Oratorio del Louvre.

El monumento allí colocado es de grandes dimensiones y, con él,  la Iglesia quiere ofrecer un espacio de encuentro, reflexión y meditación. Se pretende que este Oratorio sea un lugar donde el Evangelio se viva en el diálogo dentro de una iglesia donde pensar y creer en libertad.

Veamos brevemente cuál fue la historia de Gaspard de Coligny. Gaspard de Coligny o Gaspard de Chatillon (nació en Châtillon-Coligny el16 de febrero de 1519 y murió en París el 24 de agosto de 1572), noble francés, político y militar que lideró el partido de los hugonotes protestantes durante las Guerras de religión de Francia.

El Oratorio del Louvre. Monumento a Gaspard de Coligny, en la Rue de Rivoli.

El Oratorio del Louvre. Monumento a Gaspard de Coligny, en la Rue de Rivoli.

En 1557, tras la ruptura de la tregua de Vaucelles pactada con Charles V de Francia y la invasión francesa de Nápoles, Coligny tomó el mando de las tropas de François I de Francia durante la batalla de San Quintín. Después de la derrota, fue capturado y encarcelado en la Ecluse, permaneciendo dos años en prisión, durante los cuales adoptó las ideas de los hugonotes a instancias de su familia.

Tras hacerse protestante, se convirtió en dirigente del partido de los hugonotes junto con el príncipe de Condé.

El Oratorio del Louvre. Monumento a Gaspard de Coligny, en la Rue de Rivoli.

El Oratorio del Louvre. Monumento a Gaspard de Coligny, en la Rue de Rivoli.

En 1563 tuvo lugar el asesinato de Francisco I de Lorenaduque de Guisa, por Poltrot de Méré, y Gaspard de Coligny fue acusado de haberlo encargado. Más tarde, en 1567, participó en otro complot junto con Louis I de CondéFrançois de Coligny y Guyonne XVIII de Laval: la persecución de Meaux contra el rey Charles IX de Francia y la reina madre Catalina de Médicis. A raíz de ello, el rey le condenó a muerte y confiscó sus bienes, pero abandonó la corte en compañía del príncipe de Condé para exiliarse en Borgoña, y más tarde en La Rochelle.

Monumento a Gaspard de Coligny.

Monumento a Gaspard de Coligny.

Llamado por Charles IX de Francia, durante la tercera guerra religiosa tomó el mando único del partido protestante tras la batalla de Jarnac (13 de marzo de 1569) donde fue asesinado Condé. En Moncontour (3 de octubre de 1569), Coligny fue derrotado por el duque de Anjou, futuro Henry III de Francia, pero consiguió huir hacía el Languedoc con sus tropas, donde se reorganizó y formó el ejército de los “vizcondes”. Coligny recuperó la iniciativa militar y amenazó París en 1570 desde Charité-sur-Loire, forzando entonces la Paz de Saint-Germain (8 de agosto de 1570), en la que logró estipular su readmisión en la corte y la de los protestantes en la administración.

Este acuerdo de paz fue contestado entre otros por el ala más intransigente del partido católico, que se inquietó por su influencia sobre Charles IX, a quien Coligny propuso hasta tres veces intervenir en Flandes contra España.

 

Monumento a Gaspard de Coligny.

Monumento a Gaspard de Coligny.

El 22 de agosto de 1572, como parte de los acontecimientos previos a la Matanza de San Bartolomé, Coligny sufrió un atentado que le dejó gravemente herido al pasar delante de una mansión que pertenecía a los Guisa.

Existen varias versiones historiográficas sobre los responsables de este acto: Catalina de Médicis en persona, la Casa de Guisa o incluso por mandato del duque de Alba, representante de Felipe II de España.

El rey Charles IX acudió a visitar a Coligny y le prometió amparo, pero la insistencia de sus partidarios en reclamar justicia le hicieron dudar de que no se tratase de un nuevo complot del partido hugonote. Fue entonces cuando se desencadenaron los acontecimientos de la noche del 23 de agosto de 1572, conocidos como matanza de San Bartolomé, durante los cuales Coligny, aún convaleciente, fue asesinado en su lecho y defenestrado, dando comienzo a la cuarta de las guerras de religión.

Monumento a Gaspard de Coligny.

Monumento a Gaspard de Coligny.

En el monumento podemos ver tres figuras. En el centro al propio personaje. A la izquierda una mujer que simboliza la Patria sosteniendo una corona, a la derecha la Religión sosteniendo una palma. Obra realizada en 1889 por el escultor Gustave Crauk (1827-1905).

La torre de la Plaza del Louvre.

 

La torre del Mairie 1e Arrondissement

La torre del Mairie 1e Arrondissement

El arquitecto alemán Jacques Hittorff, nacido en Colonia en 1792 ha dejado en París su impronta con una obra abundante y un diseño de alta calidad. Su influencia fue tal que, bajo el reinado de Louis Philippe se le encargó asumir desafíos extraordinarios como la renovación de la Plaza de la Concorde, sus fuentes, estatuas y columnas, los quincunces de los Campos Elíseos (un quincunce es una disposición geométrica de cinco piezas formada por cuatro elementos formando un cuadrilátero, al que se añade un quinto elemento en el cruce de sus diagonales), los cafés al aire libre e incluso se le permitió implementar vistas panorámicas a lo largo de su recorrido.

También  levantó la iglesia de San Vicente de Paul, la sala Favart y algún teatro de menor importancia. Durante el Segundo Imperio fue también responsable de levantar el Circo de Verano y el Circo de Invierno de los Campos Elíseos. Diseñó la Place de l’Étoile y construyó la fundación Eugène Napoleon y la nueva estación del Norte.

La torre del Mairie 1e Arrondissement

La torre del Mairie 1e Arrondissement

Haussmann, en su afán rediseñador del urbanismo de París, le encargó el edificio del Mairie 1e Arrondissement, el ayuntamiento del distrito del Louvre, pidiéndole cierta similitud con el diseño arquitectónico de la iglesia cercana, Saint Germain l´Auxerrois, sin reproducir las formas y los detalles de su arquitectura gótica. En este difícil ejercicio de diseño, Hittorff trajo una solución portentosa tanto desde el punto de vista académico como artístico.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. La imagen de Saint Germain l´Auxerrois.

Frente a la Plaza del Louvre, el arquitecto alemán reproduce un porche con exactamente el diseño de cinco arcos de desigual altura del pórtico de Saint- Germain l’ Auxerrois. Pero de esto y del edifico en su conjunto ya hemos hablado en otra ocasión.

Hoy nos vamos a centrar en la torre que podemos ver entre los dos edificios, el civil (Mairie) y el religioso (Saint Germain l´Auxerrois) y, sobre todo, vamos a aclara un error que casi todo el mundo comete cuando visita el lugar. La torre no forma parte de la iglesia, la torre es parte del edificio del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement, vista desde la iglesia de Saint Germain l´Auxerrois.

La torre del Mairie 1e Arrondissement, vista desde la iglesia de Saint Germain l´Auxerrois.

No podemos disociar, por tanto, el campanario, que se encuentra entre el Ayuntamiento y la iglesia, de la historia del propio ayuntamiento. La construcción se inició en 1858 según los planes de Théodore Ballu que participó, poco antes de la restauración de la Tour Saint-Jacques (1852-1855).

Tiene una altura de treinta y ocho metros y consta de cuatro pisos irregulares. La planta baja y el primer piso son cuadrados, los pisos superiores son octogonales.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. Vista desde la entrada principal. Arriba podemos ver el reloj

Una torreta colocada en la fachada posterior contiene la escalera de caracol que permite llegar al tercer piso y continua hasta la balaustrada de las escaleras por una plataforma de madera y metal. El campanario está decorado con gárgolas, pilastras con arbotantes en el tercer piso, con ventanas ojivales cubierto con un parteluz en la planta superior.

Está conectada a la iglesia y al ayuntamiento con dos paredes que tienen ambas una gran puerta con arco.

Muchas estatuas comparten todos los huecos disponibles en las pilastras de las esquinas o en las falsas ventanas de la primera planta: los obispos St. Germain I’Auxerrois, St. Landry (Landerico) y St. Denis; los reyes Childeberto, Clovis, Pipino el Breve, Philipe Augusto, St. Louis, Hugo Capeto, Carlomagno y Dagoberto.

En la sala en la planta baja, las ventanas están decoradas con dos vidrieras de Eugène-Stanislas Oudinot, “Las inmersiones” y “La resurrección de Lázaro”.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. vemos las ventanas ojivales y los arbotantes que sujetan la verticalidad de la torre.

En la fachada de la segunda planta se ha dispuesto tres elementos de medición: reloj, barómetro y termómetro.

El campanario posee el carillon más completo y más perfecto de Francia. Tiene treinta y ocho campanas (con tres gamas cromáticas). Fue instalado en 1884 y funcionó hasta 1975. Entonces fue completamente restaurado y todavía se escucha a las horas regulares. Todos los miércoles a las 14:30, el campanero Renaud Gagneux, realiza un concierto que convoca en la Place du Louvre a muchos oyentes.

La torre del Mairie 1e Arrondissement.

La torre del Mairie 1e Arrondissement. El último piso coronado por las gárgolas.

Los Puentes de París (35): el Pont de Tolbiac.

 

Pont de Tolbiac.

Pont de Tolbiac.

Cada vez nos acercamos más hacia el recuento final de los puentes de París. El Pont de Tolbiac es el antepenúltimo si contamos, de izquierda a derecha, a todos los puentes del río Sena que están enmarcados por la autopista de circunvalación de la ciudad.

El Pont de Tolbiac es un puente de piedra con cinco arcos elípticos que se extiende 168 metros de largo y 20 metros de ancho. Une el Quai de Bercy en el XIIº Arrondissement con la rue Neuve-Tolbiac en el XIIIº Arrondissement.

Pont de Tolbiac, con la biblioteca François Mitterrand al fondo.

Pont de Tolbiac, con la biblioteca François Mitterrand al fondo.

La fecha de creación del Pont de Tolbiac va unida al crecimiento de los barrios de la ciudad que surgen por el este de la misma durante la segunda mitad del siglo XIX. Su construcción se decidió en el año 1876, empezó a construirse en 1879 y fue finalizado en 1882. Dentro de los proyectos presentados, existió uno del arquitecto Gustave Eiffel aunque el consejo municipal optó por rechazar este ambicioso proyecto, decidiéndose por uno más clásico y sencillo.

Primera placa de recuerdo de los aviadores franceses.

Primera placa de recuerdo de los aviadores franceses.

El 3 de Octubre de 1943, en la IIª Guerra Mundial, durante el bombardeo de la central eléctrica en Chevily-Laure, un avión bombardero Douglas Boston Lorena fue alcanzado por el fuego antiaéreo. el teniente Yves Franco logro desviar el avión hasta las aguas del Sena para evitar crear una catástrofe sobre los parisinos. Chocó contra el Pont de Tolbiac, muriendo los cuatro tripulantes de la aeronave. Unas placas conmemoran este hecho sobre las paredes del puente.

Segunda placa de recuerdo de los aviadores franceses.

Segunda placa de recuerdo de los aviadores franceses.

Mapa de situación del Pont de Tolbiac

Mapa de situación del Pont de Tolbiac

El Memorial de los Mártires de la Deportación.

 

Memorial de los mártires de la Deportación

Memorial de los mártires de la Deportación

En  esquina de la Square de l´Île-de-la-Cité más cercana a la Isla de Saint Louis nos encontramos con un monumento muy particular, el Memorial de los Mártires de la Deportación, un recinto cerrado donde se puede ver y sentir el horror de los campos de concentración y exterminio nazis. Pero antes de adentrarnos en él veamos brevemente su historia.

Entre 1933 y 1945, el régimen político establecido por el Tercer Reich, basado en las teorías de Adolf Hitler, dio lugar a un sistema de campos de concentración diseñados para encarcelar y  deportar personas, acabar con los oponentes políticos, miembros de la Resistencia, inadaptados sociales, homosexuales, testigos de Jehová y cualquier otra persona que no cumpliera con la famosa “A”, los criterios de la “Aryan race”, la carrera aria (judíos, eslavos, gitanos y discapacitados) .

Ya en 1933 se abrieron campos de concentración en Dachau y Oranienburg y como el Reich se extendió por toda Europa, también lo hicieron los campos formando una red sólida en todos los territorios que habían sido ocupados. Es así como en 1941 el campo de Natzweiler-Struthof fue creado en Alsacia. Durante ese mismo año comenzó el genocidio dirigido primeramente contra los judíos y los gitanos.

Memorial de los mártires de la Deportación

Memorial de los mártires de la Deportación

Al mismo tiempo, como el conflicto bélico se estaba extendiendo por todo el mundo, el régimen nazi utiliza a los deportados en la industria alemana como mano de obra barata. Fueron sometidos a un trabajo agotador y un sufrimiento físico y mental enorme: hambre, cansancio, golpes, tortura, horca, fusilamiento y experimentos médicos creando un elevado número de víctimas. Muchos otros murieron después durante las marchas de la muerte cuando el SS evacuaron a los campos.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Los judíos tuvieron que soportar llevar como distintivo de vergüenza una estrella amarilla tanto en Alemania como en todos los territorios que habían sido ocupados, incluidos los que vivían dentro de los guetos de internamiento o los campos de concentración y exterminio.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

En 2002, una exhaustiva investigación histórica indicó que las medidas impuestas por los nazis y el gobierno de Vichy afectaron a más de 160.000 franceses y extranjeros, hombres, mujeres y niños que fueron detenidos en Francia y luego deportados :

  1. 85.000 como consecuencia de la represión contra la resistencia a las fuerzas de ocupación, incluidos los miembros de la propia resistencia, oponentes políticos y rehenes o víctimas de las Fuerzas represivas. La mayor parte pasa a través del campo de concentración de Compiègne-Royallieu o el Fuerte de Romainville, cerca de París. Más de la mitad murieron, incluyendo alrededor de 1.000 en las cámaras de gas o centros de eutanasia.
  2. 76.000, incluyendo 11.000 niños, como resultado de la persecución antisemita en Europa. La mayoría había pasado tiempo en el campo de Drancy, en las afueras de París. Ellos fueron exterminados en camiones o cámaras de gas, en Majdanek, Auschwitz-Birkenau, Treblinka, Sobibor, Belzec y Chelmno, a excepción de los pocos que se consideraron aptos para el trabajo y destinado a trabajo esclavo en los campos de concentración. Sólo el 3% volvieron.
Memorial de los mártires de la Deportación

Memorial de los mártires de la Deportación

Para recordar estos años de tragedia, Francia decidió instaurar el Memorial de los Mártires de la Deportación. Este monumento fue inaugurado el 12 de abril 1962 por el General de Gaulle, Presidente de la República Francesa, como un lugar de contemplación y recuerdo de los sufrimientos causados por la deportación.

Fue creado por el arquitecto Georges-Henri Pingusson , y representa ciertas características que definen el entorno de los campos de concentración: pasos estrechos, escaleras estrechas, claveteado en las puertas, vistas restringidas sin la vista del horizonte y las referencias frecuentes al triángulo, la marca distintiva de los deportados .

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Los rebajes triangulares dentro de la cripta muestran los nombres de los principales campos, donde se guardó la tierra y ceniza que se reunieron a partir de cada uno de ellos. Los miles de luces brillantes que se pueden ver en la galería representan los deportados que nunca volvieron.

img_8440

Las cenizas de una persona deportada desconocido del campo de Natzweiler-Struthof están enterradas en la entrada a la galería. Textos y poemas de Robert Desnos , Louis Aragon, Paul Eluard, Jean -Paul Sartre y Antoine de Saint-Exupéry que recuerdan la deportación se han reproducido en las paredes de la cripta .

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Memorial de los Mártires de la Deportación.

Sin embargo, el verdadero memorial a las víctimas de la Shoah (catástrofe en hebreo y sinónimo de Holocausto) se encuentra en la entrada, donde 4 muros exhiben los nombres de 76 mil hombres, mujeres y niños deportados desde Francia hasta los campos de exterminio.

Square de l´Île de France. Memorial de los Mártires de la Deportación.

Square de l´Île de France. Memorial de los Mártires de la Deportación.

La “Square de l´Île-de-France”.

 

Plano de Paris de 1771

Plano de Paris de 1771

Hace ya algunos meses escribimos acerca de la Plaza Juan XXIII, una plaza que está justo detrás de la Catedral de Notre Dame. La Île de la Cité ha sufrido muchos cambios a lo largo de los siglos, uno de ellos, quizá el más importante es el crecimiento de la misma por su esquina sureste, justo detrás de la catedral. A esta zona, ahora mismo ajardinada, se le llama Square de l´Île-de-France. En este plano de 1771 lo podemos distinguir a la derecha abajo.

Zona ajardinada de l´Île-de-France

Zona ajardinada de la Square de l´Île-de-France

El crecimiento artificial de esta parte de la isla se va produciendo progresivamente. De hecho, en el siglo XIV, la tierra es conocida como “Motte-aux-Papelards” que puede ser traducido como “tierra con rellenos”, porque son los escombros y la basura acumulada durante y después de la construcción de la catedral de Notre Dame los que se acumulan en este punto junto al río.

Pero abundemos por un momento en la palabra francesa “papelards”, un término muy rico desde el punto de vista semántico y que, por tanto, puede tomar otros significados, con lo que, a esta zona,  el vulgo les atribuyó con el tiempo los apodos de “el terrón de los santurrones o el terrón de los hipócritas”.

En 1687, existía un primer jardín cuyo acceso sólo estaba reservado a los hombres y era parte del recinto de los canónigos de la catedral.

Square Île-de-France

Square de l’Ile-de-France

Bajo el Segundo Imperio , en 1868 , Haussmann hace construir allí la morgue de la capital. El edificio que se construye se parece a un pequeño templo griego.

Actualmente este espacio verde está junto al Memorial de los Mártires de la Deportación, construidos entre 1954 y 1964 del que hablaremos más adelante. Allí un sauce llorón está dedicado a las víctimas del nazismo.

La zona está normalmente bastante concurrida con turistas, músicos que se quieren ganar algunos euros y parejas que muestran su amor entre los parterres y las flores.

¿Por qué no tiene brazos la Venus de Milo?

 

La Venus de Milo, en el Museo del Louvre.

La Venus de Milo, en el Museo del Louvre.

En el Museo del Louvre podemos ver miles y miles de objetos y obras de arte que tienen un valor incalculable. sin embargo, para mi hay tres obras que forman la santísima Trinidad del Louvre y que no deben perderse por nada del mundo. Por supuesto, el cuadro de la Gioconda de Leonardo da Vinci es la más conocida y la más espectacular de todas. después de ésta, dos esculturas helenísticas completan el trío, la Victoria de Samotracia (que pueden ver en este enlace) y la Venus de Milo a quién nos vamos a referir en el día de hoy contando parte de su historia.

La cabeza de la Venus de Milo.

La cabeza de la Venus de Milo.

La Venus de Milo es una de las estatuas más representativas del período helenístico de la escultura griega y una de las más famosas esculturas de la antigua Grecia. Fue creada en algún momento entre los años 130 y 100 a. C., y se cree que representa a Afrodita (denominada Venus en la mitología romana), diosa del amor y la belleza. Mide, aproximadamente, 211 cm de alto.

La isla de Milos, vista de satélite de la isla, con las islas vecinas de Kimolos (norte), Polyaigos (este), Antimilos (oeste).

La isla de Milo, vista de satélite de la isla, con las islas vecinas de Kimolos (norte), Polyaigos (este), Antimilos (oeste).

Esta estatua fue encontrada en la isla de Milo (o Milos, en las Islas Cícladas) desenterrada por un campesino y vendida a Francia entre 1819 y 1820. El precio que el campesino pedía por la escultura era demasiado alto, y Dumont d’Urville (viajero que realizó una parada en este lugar), no llevaba el dinero suficiente como para comprarlo, por lo que recurrió a un embajador francés en Constantinopla, quien accedió a comprarla. Sin embargo, anteriormente el campesino había acordado venderla a los turcos, lo que inició un conflicto por la posesión de la estatua.

La escultura fue hecha en mármol blanco, en varios bloques cuyas uniones no son visibles, en un tamaño ligeramente superior al natural. Se desconoce su autor, pero se ha sugerido que pudiera ser obra de Alejandro de Antioquía. Esta escultura posee un estilo característico del final de la época helenística, que retoma el interés por los temas clásicos al tiempo que los renueva.

La Venus de Milo sin sus brazos.

La Venus de Milo sin sus brazos.

La estatua se encontró semienterrada, en dos pedazos, el 8 de abril de 1820 en la isla egea de Milos, llamada también Milo, por un campesino llamado Yórgos Kendrotás. Cerca de la estatua se encontró un fragmento de un antebrazo y la mano con una manzana y estos restos son considerados parte de sus brazos. Lo cierto es que no está claro si los brazos pudieron perderse después del hallazgo moderno de la escultura. Yórgos dejó una mitad de la Venus en el mismo lugar donde la había encontrado por no poder desenterrarla, pues su peso es de al menos 900 kilos, y la otra mitad la llevó al establo, ofreciendo en primer lugar la venta de la estatua a un clérigo ortodoxo.

En aquellos momentos se estaba librando la última etapa de la Guerra de Independencia de Grecia del Imperio Otomano, y el clérigo griego contactó, para eludir a las autoridades turcas, con un oficial naval francés Jules Dumont D’Urville, quien enseguida reconoció el valor de la estatua y presuntamente arregló con el clérigo una oscura compra del embajador francés en Constantinopla, el Marqués de Riviere.

Ésta es la versión oficial, aunque algunos historiadores apuntan a que la estatua salió de la isla por la fuerza, perdiendo los dos brazos al golpearse contra las rocas; sin embargo, también se dice que los turcos atacaron la embarcación y en la pelea la estatua perdió los brazos. Lo cierto es que después de algún trabajo de reparación, la estatua fue presentada al Rey Louis XVIII en 1821. Finalmente, el Rey la entregó al Museo del Louvre en París, donde todavía se muestra hoy a la admiración pública.

La Venus de Milo.

La Venus de Milo.

La Venus de Milo salió de Grecia el 1 de marzo de 1821, apenas veinte días antes de que la Grecia moderna declarara su independencia del imperio otomano, el 25 de marzo de ese mismo año. Pocos años antes, en 1815, el Museo del Louvre había tenido que devolver a Italia, su lugar original, otra escultura famosa, la llamada Venus de Médici, traída a París por Napoleón Bonaparte y que la restaurada monarquía francesa había devuelto a Italia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la estatua permaneció en el Castillo de Valençay. En 1960, una comisión de arqueólogos turcos presentó ante André Malraux una petición en la que reclamaba la devolución de la Venus de Milo. Este pedido se basaba en un informe del jurista Ahmed Rechim, quien acusaba a los franceses de haber robado la estatua y decía que esta pertenecía al imperio otomano. Calificaba el descubrimiento de Yorgos como un «incidente» y que sólo tres familias conocían la ubicación de los brazos de la Venus, y al final, Ahmed acaba con un mensaje amenazador:

Si Francia devuelve la estatua, Turquía retornará los brazos a su lugar, dotando al mundo de una gran obra en todo su esplendor original; de lo contrario, la Venus de Milo seguirá mostrando sus muñones en el Museo de Louvre.

Malraux se negó a devolverla. Esta es la razón por la que no podemos ver en el Louvre a la Venus de Milo con sus brazos originales.

El monumento a Édouard Branly, el precursor del mando a distancia.

 

El monumento a Édouard Branly, en una de las glorietas de los jardines de Luxemburgo.

El monumento a Édouard Branly, en una de las glorietas de los jardines de Luxemburgo.

Los jardines del Palacio de Luxemburgo son de una riqueza paisajística digna de disfrutar. Árboles, setos, plantas, flores, fuentes, lagos, en cada rincón de los jardines nos encontramos algún elemento que nos llama la atención. Pero a esta belleza también ayuda la gran cantidad de estatuas y monumentos que nos encontramos mientras paseamos disfrutando del paisaje.

Uno de ellos es el monumento que se le dedicó a uno de los más célebres científicos que dio el siglo XIX francés, Édouard Branly. Lo podemos ver junto a la entrada al parque por la Rue Guynemer, frente a la Rue de Fleurus.

El monumento de Édouard Branly, visto desde atrás.

El monumento de Édouard Branly, visto desde atrás.

Es un monumento donde predomina la verticalidad, con un tronco de base cuadrada en cuyas caras están escritos los méritos contraídos por el científico y gráficamente se presentan algunos de sus inventos. En la parte superior podemos ver el busto del personaje representado con una edad avanzada.

Pero, para aquellos que no lo conozcan, aquí os presento una breve reseña de su vida y de sus méritos.

Édouard Brandly.

Édouard Brandly.

Édouard Branly nació enAmiens en 1844  y murió en París noventa y seis años después, en 1940.  Fue un eminente físico y médico francés. Perteneciente a una familia de profundas creencias religiosas, su padre, maestro de escuela, fue trasladado a Saint Quentin cuando Édouard contaba un año de edad. En contra de los deseos paternos, realizó estudios de ciencias en el Liceo de esta localidad, y se trasladó a París para completarlos. Se inscribió en el Lycée Impérial Napoléon, actual Liceo Henri IV. Tras ser rechazado en 1864 por la École Polytechnique, realizó sus estudios superiores en la École Normale Supérierure, donde en 1868 alcanzó la licenciatura en ciencias.

El monumento a Édouard Branly.

El monumento a Édouard Branly.

Su primer puesto docente fue en el Liceo Imperial de Bourges, y pocos meses más tarde fue elegido jefe de laboratorios de La Sorbonne. En 1869 publicó su primer artículo en la Accadémie des Sciences, que versó sobre la radiación solar. La dificultad de emprender investigaciones mínimamente válidas en un laboratorio mal equipado, unido a las tensiones tanto personales como religiosas que surgieron entre él y su director, propició su abandono de La Sorbonne por un puesto de profesor en el Instituto Católico, mejor remunerado y con un laboratorio mejor equipado.

Sin embargo, el sueldo que recibía distaba de ser el suficiente para poder dedicarse por entero a sus investigaciones. Bajo cierta presión familiar, y con una gran dosis de curiosidad científica, emprendió en 1877 estudios de medicina. Estos estudios los compaginó con una investigación sistemática sobre la variación de conductibilidad de las sustancias aislantes y la emisión de electrones por parte de los cuerpos incandescentes, a la vez que continuaba impartiendo clases de física en el Instituto.

El monumento a Édouard Branly.

El monumento a Édouard Branly.

Sus investigaciones fueron colmadas con éxito en 1890 al descubrir el cohesor, una especie de tubo de vidrio lleno de limaduras metálicas que permitía recoger las ondas hertzianas a largas distancias. Este aparato, que no patentó, fue utilizado por Marconi en su invención de la telegrafía sin cables. Ejerció la medicina con cierto éxito, y fue precursor de las técnicas de electroterapia.

En su laboratorio continuó desarrollando detectores de ondas hertzianas, hasta tal punto que se le considera el pionero en los sistemas de telemando. El reconocimiento publico por su labor en las telecomunicaciones le llegó el año 1911 con su elección como miembro de la Accadémie des Sciences, nombramiento que se vio envuelto en una viva y pública polémica, pues su oponente era Marie Curie.

La Torre de Clovis

 

La Torre de Clovis, con la cúpula del Pantheon al fondo.

La Torre de Clovis, con la cúpula del Pantheon al fondo.

Es evidente que la Plaza del Pantheon tiene como protagonista principal a este magno edificio que ocupa el centro de la misma y cuyo destino ha sido el de albergar el cuerpo yacente de muchos de los grandes hombres que dio la nación francesa. Tras él, visto siempre de frente a su fachada principal, y en un escorzo de su izquierda, nos encontramos a una de la iglesias más hermosas de París, Saint Etienne-du-Mont, también edificio histórico pues su jubé es único en la ciudad y además alberga tumbas como la de Pascal o Racine.

La Torre de Clovis. Delante la Iglesia de Saint Etienne du Mont.

La Torre de Clovis. Delante la Iglesia de Saint Etienne du Mont.

Con ambos edificios podríamos dar por concluida la visita a la citada Plaza del Pantheon. Pero hoy no lo vamos a hacer, puesto que, justo detrás del Pantheon nos encontramos con el Lycée Henry IV, uno de los liceos más prestigiosos de toda Francia y donde se forjan las élites políticas y económicas del futuro. Sobre saliendo de sus altos muros podemos ver una torre, es la llamada Torre de Clovis. Esta es su historia.

La Torre de Clovis.

La Torre de Clovis.

En realidad la Torre de Clovis es el antiguo campanario de la iglesia abacial de Sainte-Geneviève, que se encontraba pegada a la iglesia Saint-Etienne-du-Mont y ocupaba la actual rue Clovis.

La abadía de Sainte-Geneviève, fundada por Clovis (Clovis I fue el rey de todos los francos del año 481 al 511. Fundó la primera dinastía de reyes de Francia, la dinastía merovingia. Fue además, el primer rey cristiano. Por estos motivos, la mayoría de los reyes franceses se llamaron “Louis”, forma moderna de “Clovis o Clodoveo”) y protegida tras su muerte por la reina Clotilde, conservaba las reliquias de Sainte-Geneviève así como las tumbas de soberanos francos.

El reloj de la torre.

El reloj de la torre.

A pesar de las renovaciones de los siglos XII y XIII, la iglesia era demasiado antigua y fue remplazada, durante el reinado de Louis XV, por la nueva iglesia Sainte-Geneviève hoy convertida en Pantheon.

La antigua iglesia fue destruida tras la Revolución, en 1807, y los edificios conventuales se convierten en el Lycée Napoleón (actual Lycée Henri IV).

El campanario, llamado Torre Clovis, es el único resto de la iglesia abacial. La mitad inferior del campanario se remonta al siglo XI mientras que la parte superior data del siglo XV. La alta flecha que coronó antaño el edificio fue derribada en 1764.

La torre vista desde el interior de uno de los patios del liceo.

La torre vista desde el interior de uno de los patios del liceo.

Los Puentes de París (34): la Passerelle Simone de Beauvoir.

 

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Ya estamos llegando al final de los 37 puentes de París y hoy nos vamos a referir a uno, mejor dicho a una pasarela peatonal cuya construcción es muy reciente, de hecho, si nos atenemos al año de levantamiento del mismo es el último de todos los puentes de París.

Se trata de la Pasarela Simone de Beauvoir, de una longitud total de 304 metros, con un alcance sobre el Sena de 190 y que ha sido diseñada por el arquitecto austríaco Dietmar Feichtingher. Su estructura de acero laminado moldeado está constituida por dos curvas que se cruzan. Es de los puentes de París el que tiene la figura más reconocible.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Están reservadas para los peatones y para las bicicletas. Inaugurado en julio de 2006, la Pasarela Simone de Beauvoir une la plaza de la Biblioteca Nacional de Francia y el Parque de Bercy. Se encuentra entre los puentes de Bercy y de Tolbiac y une el XII Distrito de París con el XIII. Inicialmente y hasta su inauguración oficial en 2006 fue conocida como Paserelle Bercy-Tolbiac.

La Passerelle Simone de Beauvoir, vista desde la Biblioteca Nacional de Francia.

La Passerelle Simone de Beauvoir, vista desde la Biblioteca Nacional de Francia.

La pasarela está dedicada a Simone de Beauvoir, (París, 1908-1986) pensadora y novelista francesa, representante del movimiento existencialista ateo y figura importante en la reivindicación de los derechos de la mujer. Originaria de una familia burguesa, destacó desde temprana edad como una alumna brillante. Estudió en la Sorbona y en 1929 conoció a Jean-Paul Sartre, que se convirtió en su compañero durante el resto de su vida.

Se graduó en filosofía y hasta 1943 se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París. En sus textos literarios revisó los conceptos de “historia” y “personaje” e incorporó, desde la óptica existencialista, los temas de “libertad”, “situación” y “compromiso”.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Su libro El segundo sexo (1949) significó un punto de partida teórico para distintos grupos feministas, y se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. En él elaboró una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. Afirmó que al ser excluida de los procesos de producción y confinada al hogar y a las funciones reproductivas, la mujer perdía todos los vínculos sociales y con ellos la posibilidad de ser libre.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde la Biblioteca Nacional.

Analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyó los mitos femeninos, e incitó a buscar una auténtica liberación.

Simone de Beauvoir.

Simone de Beauvoir.

Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta y paralela a la lucha de clases, y que el principal problema que debía afrontar el “sexo débil” no era ideológico sino económico.

Fundó con algunas feministas la Liga de los Derechos de la Mujer, que se propuso reaccionar con firmeza ante cualquier discriminación sexista, y preparó un número especial de Tiempos Modernos destinado a la discusión del tema.

Ganó el Premio Goncourt con Los mandarines (1954), donde trató las dificultades de los intelectuales de la posguerra para asumir su responsabilidad social.

En 1972 presidió la asociación Choisir, encargada de defender la libre contracepción, y hasta sus últimos días fue una incansable luchadora por los derechos humanos.

Mapa de situación de la Passerelle Simone de Beauvoir.

Mapa de situación de la Passerelle Simone de Beauvoir.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

 

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

El Palacio de Luxemburgo, actual sede del Senado francés, está situado en unos terrenos que eran propiedad del duque de Luxemburgo (de ahí su nombre), terrenos que adquirió Maria de Médicis, esposa viuda del rey Henry IV, quien, tras la muerte de éste, sufría por estar lejos de su amada Italia y buscaba un nuevo refugio lejos del palacio real del Louvre.

Es cierto que la propia reina valoró la obra que Salomón de Brosse diseñó y construyó para ella, pero lo que a ella llenó de satisfacción fue el gran jardín, ahora público pero entonces privado, que se plantó para su recreo y sus paseos en soledad.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo, con las torres de la Iglesia de Saint Sulpice al fondo.

Los terrenos de los jardines de Luxemburgo son mas de doscientos treinta mil metros cuadrados adornados con flores, plantas y árboles de todo tipo, estatuas clásicas y renacentistas, pérgolas y fuentes, algunas tan impactante como la que lleva el nombre de la propia reina (Fuente Médicis), una hermosa fuente con estanque que podemos ver en este enlace.

Pero, sobre todo, lo que a ella le satisfacía en su estado melancólico era sentarse junto al Grand Bassin y observar cómo se reflejaban los rayos de sol sobre las ondas del estanque mientras los patos y los pájaros silvestres se posaban a beber de sus aguas. Allí pasaba horas y horas imaginando su Florencia natal.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

El Grand Bassin es el nombre que tiene este gran estanque que tiene forma octogonal y que está situado justo a los pies de la fachada del palacio que da a los jardines.

El estanque tiene grandes dimensiones, su perímetro está delimitado por un poyete de piedra que lo rodea y que permite a las personas sentarse en él mientras se recrean en el deambular de los barquitos de velas. No es un estanque de gran profundidad, debe estar en torno al medio metro. En el centro hay una fuente de piedra blanca de donde emana el único chorro de agua del recinto. A pocos pasos de dicha fuente, y lejos de las molestias de los humanos, podemos ver también una pequeña caseta donde pueden resguardarse los patos del estanque.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

También tenemos barcos piratas

El Grand Bassin es, sobre todo, un lugar de recreo y descanso. Recreo para los niños y descanso para los mayores.

Los niños se divierten alquilando barcos de vela para hacerlos navegar por el estanque. El sistema es muy rudimentario. Ponemos el barco en el agua y con una pequeña vara le damos un empujón. El aire mueve al barco hacia donde quiere y tú lo persigues hasta que se acerca otra vez a la orilla y vuelves a empujarlo hacia el centro del estanque.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

Un abuelo y un nieto, algo muy común en el Grand Bassin.

Alrededor del Grand Bassin hay varios puestos donde alquilan los barcos de madera. Lo normal es alquilarlo por una media hora y el precio debe estar actualmente en torno a tres euros más o menos.

El Grand Bassin de los Jardines de Luxemburgo.

La fuente central del Grand Bassin, junto a ella el lugar de refugio de los patos.