La Plaza Jean XXIII.

 

El centro de l aplaza está dominado por este monumento a la Virgen.

El actualmente Beato Juan XXIII, y anteriormente sólo Papa Juan XXIII, ha tenido una gran relevancia en la historia moderna de la Iglesia Católica.

Era de origen italiano, de Bérgamo, su nombre secular era Angelo Giuseppe Roncalli y ejerció su magisterio pétreo desde 1958 hasta 1963, año en el que falleció. Sus encíclicas “Mater et Magistra” (1961) y “Pacem in Terris” (1963), ésta última escrita en plena guerra fría luego de la llamada «crisis de los misiles» de octubre de 1962, se convirtieron en documentos señeros que marcaron el papel de la Iglesia Católica en el mundo actual.

Vista general de la Square Jean XXIII con el fondo de la Isla de Saint Louis.

Pero el punto culminante de su trabajo apostólico fue, sin duda, su iniciativa personal, apenas tres meses después de su elección como pontífice, de convocar el Concilio Vaticano II, imprimiendo así su carisma a la Iglesia católica del siglo XX. En Italia es recordado con el cariñoso apelativo de “II Papa Buono”.

Pues bien, a este gran Papa (yo mismo visité su tumba en el subsuelo de la Basílica de San Pedro de Roma) la ciudad de París le ha dedicado una pequeña plaza situada tras la Catedral de Notre Dame y a escasos metros del Memorial del Holocausto, entre el Pont de I´Archéveché y el Pont Saint Louis. Sigue leyendo

La Fontaine Cuvier.

 

La Fontaine Cuvier, en la Rue Linné.

¡Qué mala suerte!, justo cuando me decido ir a ver la c, en la confluencia de la Rue Linné, Rue Lacépéde y Rue Cuvier, me encuentro que ésta está en proceso de restauración.
Pero qué vasmos a hacer estas cosas pasan así que no se asusten hoy a ver estas fotos que no muestran la belleza de esta hermosa fuente situada en frente del Jardin des Plantes y del Museo Nacional de la Historia Natural de París.

El cocodrilo de la fontaine George Cuvier.

La fuente se compone, como pueden ver, de un basamento semicircular de unos tres metros de altura con el remate de una cornisa de estilo dórico y un friso en fondo del follaje sobre el que están, en relieve, las cabezas de un león, un perro, un lobo, un zorro, un buey, un carnero y algunas más. Sigue leyendo