¿Qué ver en el Barrio Latino de París? (1)

 

Monumento a Diderot, en la Place du Panthéon.

La ciudad de París está dividida políticamente en 20 “Arrondissements”, o sea, 20 barrios, que, a su vez, están divididos en tres o cuatro distritos según el caso.

En el post de hoy y en algunos venideros nos vamos a centrar en el barrio número cinco al que todos conocemos como Barrio Latino o con su acepción francesa “Quartier Latin”, posiblemente el más turístico de la ciudad y uno de los tres más visitados conjuntamente con el de la Torre Eiffel y la Catedral de Notre Dame.

El “Vº Arrondissement” tiene geográficamente forma de un hexágono irregular. Si tomamos como punto de partida el vértice superior izquierda partimos de la Plaza de Saint Michel y desde allí podemos caminar hacia el sur por el Boulevard de dicho nombre hasta conectar con el Boulevard de Port-Royal donde giramos hacia la izquierda en dirección al Sena.

Nos encontramos a continuación en el sur con tres lados irregulares del citado hexàgono que están conformados, en este orden, por el Boulevard de Port-Royal, el Boulevard Saint-Marcel y el Boulevard de l´Hospital que nos lleva hasta las estribaciones del Pont d´Austerlizt. Desde allí tomaríamos rumbo norte por el Quai Saint-Bernard, el Quai de la Tournelle y el Quai de Montebello hasta llegar de nuevo a la Plaza de Saint Michel.

Cada uno de los barrios y distritos de París. El Barrio Latino se divide en La Sorbonne, Val-de-Grâce, Jardin des Plantes y Saint-Victor.

El Barrio Latino es posiblemente el más bullicioso de todos los parisinos, contando con multitud de restaurantes, cafeterías, cines, teatros y tiendas de alimentación de todos los tipos que se nos ocurra. Su historia como lugar de encuentro y reunión comenzó allá por la Edad Media cuando los estudiantes vivían en este barrio y lo convertían en el más animoso de la ciudad. Su fama como centro de ocio y diversión es muy merecida, pero esto lo dejaré para que lo descubran personalmente mientras callejean por sus avenidas y calles (algunas sólo peatonales) al tiempo que voy explicándoles cada uno de los puntos turísticos en los que merece la pena detenerse según nuestro personal criterio.

Haremos un recorrido muy largo, de casi cinco kilómetros según el plano de GoogleMaps que hemos preparado y que pueden ver en este enlace. Lo dividiré en cinco etapas, más una adicional que está separada de las demás. Las pueden hacer en un día a un ritmo alto y casi sin pararse en los lugares señalados o pueden disfrutar de esta guía en varios días saboreando cada uno de los puntos que les voy a explicar. Lo dejo a su gusto. Soy consciente de que el tiempo, a veces, nos limita y tenemos que elegir.

Mapa fijo del recorrido completo por el Barrio Latino.

Iniciaremos nuestro camino en la Fontaine Saint Michel, frente al puente del mismo nombre y punto de partida del Boulevard, como no, llamado Saint Michel también. Pero esto es una historia que comienza mañana con la primera de las etapas que les hemos preparado como guía y que podrás leer aquí.

La “Fontaine Saint Michel” o el arte de embellecer una pared.

Place Saint Michel (1)

Si dos estudiantes universitarios que viven en distintos puntos de París se quisieran encontrar antes de entrar en la Sorbona a dar sus clases, ¿dónde posiblemente lo harían?. Quizá el punto elegido fuera la Place Saint Michel, donde se encuentra la fuente del mismo nombre.

La Fuente de Saint Michel es un punto céntrico, un punto de reunión para todo aquel quiera hacer una visita al Barrio Latino. Sigue leyendo

El “Hotel Cluny Square”, a dos pasos de todo.

Hotel-Cluny-Square-Paris-19

En París, encontrar acomodo no es difícil, pero es una ciudad con una bien merecida fama de no ser económica cuando hablamos de contratar una habitación de hotel.

Esta circunstancia se acentúa, sobre todo, en establecimiento de barrios eminentemente turísticos como pueden ser, por ejemplo, el de la Ópera, el Barrio Latino, Montmartre, el Marais o los alrededores de los Campos Elíseos.

También es cierto que, si se busca, podemos encontrar soluciones menos gravosas para nuestros bolsillos. Soluciones en las que, si bien pierdes confortabilidad o ubicación, también ganas en presupuesto para otros “caprichos”, que de éstos, en París hay muchos donde elegir.  Sigue leyendo