Las campanas de Notre Dame (2).

 

La torre sur, donde se encuentra Enmanuel.

Si hasta hoy en día Emmanuel, la gran campana, es uno de los ejemplos de gran campana en Europa, lo mismo no se podía decir de las cuatro campanas colocadas en la Torre Norte en 1856. Las campanas estaban estropeadas por la pésima calidad del metal usado en su producción así como por su tamaño y, cuentan las crónicas que repelían por sus propiedades acústicas.

En el siglo XXI dos razones principales han determinado la selección de un nuevo juego de campanas: por un lado las preocupaciones musicales, por otro que cumplan el papel litúrgico que se les presupone. Como la historia de las campanas está bien documentada, se ha pretendido hacerlas a imagen y semejanza de las antiguas con las consiguientes mejoras de materiales y acústica.

Se conoce que existían 8 campanas en la Torre Norte y 2 grandes campanas en la Torre Sur, la segunda diseñada de forma parecida a la gran campana existente, Emmanuel. Así que el proyecto de crear las nuevas campanas se pone en marcha con motivo del 850 aniversario de la Catedral.

La campana “Marcel” pesa 1925 kg y mide 139,3 cm de diámetro. En memoria de San Marcelo, noveno Obispo de París que vivió en el siglo V y que fue particularmente venerado por los parisinos por su caridad hacia los pobres y los enfermos. Sobre esta campana está escrita la cuarta frase del Ángelus, “Hágase según tu voluntad”, hay además 5 líneas que simbolizan a tres personas y dos naturalezas que forman a un solo Dios. Existen también algunos motivos de agua, alusión al río Bièvre, un afluente del Sena. Existe una cruz de gloria y podemos leer el texto “Vía viatores quaerit”. En la corona hay más motivos de agua y vemos a la Virgen con el Niño coronado de estrellas.

Esta campana Enmanuel, actualmente, debe ser tocada prudentemente para conservarla para la posteridad ya que tiene una edad de más de 300 años y por eso se pensó en recuperar esta segunda campana (Marie) para la torre sur que la sustituyera en algunas funciones. La presencia de una segunda campana ya había sido diseñada en los proyectos originales del arquitecto Viollet-le-Duc cuando fue reconstruido el campanario en 1845. Sigue leyendo

Anuncios

Las campanas de Notre Dame (1).

 

Las torres de la Catedral de Notre Dame que albergan gran parte de las campanas de la misma.

Las campanas, sin duda, están entre los instrumentos musicales más antiguos y han sido asociadas al cristianismo desde sus primeros días. Con sus repiques y carillones nos ofrecen una invitación a venir juntos a la iglesia y nos llama al rezo asambleario.

La campana “Emmanuel”, la mayor de todas. La única de las campanas que no fue destruida en la Revolución francesa, bien porque respetaran su leyenda, bien porque les resultó imposible bajarla. Emmanuel está ahí arriba desde 1681, pesa algo más de 13 toneladas y es la que marca las horas del día, así como los acontecimientos especiales. Las raras veces que  sonaba el carrillón completo, Emmanuel marchaba cinco segundos por delante, dándole tiempo a las otras para que se acompasaran.

Sus sonidos reflejan las alegrías y las penas de la comunidad cristiana y, de un modo especial en la Catedral de Notre Dame de París, también han formado parte importante  de los principales momentos que han marcado la historia de Francia.

El toque de campanas antes de los servicios religiosos en Notre Dame está documentado ya a finales del siglo XII, mucho antes de que la construcción de la Catedral hubiera llegado a término. Sigue leyendo

La Savoyarde de la Basílica del Sacré Coeur.

 

Basílica del Sacré Coeur, vista desde la Square Louis Michel.

La Savoyarde es uno de los fantasmas de la Basílica del Sacré Coeur.

Me explico. Quiero decir que, cuando hacemos una foto de esta basílica (y un altísimo porcentaje de las fotos se hacen desde el mismo sitio), vemos una exhuberante fachada de piedra blanquísima tras la cual aparece una impresionate cúpula que ocupa todo el cielo del horizonte.

Desde abajo, desde donde se hacen las fotos panorámicas de la basílica, realmente no hay más que lo que se ve. Por esto mismo digo que el campanario del Sacré Coeur es uno de los fantasmas de Montmartre, “no sale en las fotos”. Nunca sale en las fotos.

Sin embargo, lo que se dice estar, está, o sea que existe, aunque no se aprecie visualmente. Sólo el tañir de sus campanas alumbra su realidad vital.

El campanario de la Basíica del Sacré Coeur.

El campanario de la Basíica del Sacré Coeur.

El campanario de la basílica es una mole inmensa de ochenta y cuatro metros de altura y de base cuadrada cuya visión está totalmente tapada por la fachada y por la cúpula. Para verla y admirarla tenemos que buscar un cejo lateral de visión o rodear el edificio hacia la Rue del Chevalier de la Barre. Pero allí está, ocupando la parte posterior del edificio, como dice la canción, “viendo pasar el tiempo” desde finales del siglo XIX.

Y en su interior guarda una de las joyas de Francia, la campana de mayor tamaño de todo el país y una de las mayores de todo el mundo. Incluso tiene nombre: la “Savoyarde”. Sigue leyendo