La Fontaine de la Paix.

 

La Fuente de la Paz. Frontal dedicado a la Ciencia y las Artes.

Entre los Jardines de Luxemburgo y la Iglesia de Saint Sulpice nos encontramos con el Allée du Séminaire que, traducido puede ser llamado como Pasillo del Seminario o Camino del Seminario. Allí se ecuentra la fuente de la que hablaremos hoy, la Fontaine de la Paix.

Aunque actualmente la podemos ver en este lugar, en realidad se construyó para unos menesteres muy concretos y para ocupar un lugar diferente. Esta Fuente de la Paz fue parte de una serie de quince fuentes encargados por Napoleón y realizada hacia 1806-1810 por los arquitectos y escultores Destournelle Caraffe, Voinier, Espercieux y Marqois.

La Fuente de la Paz. Frontal dedicado al Comercio.

En principio el arquitecto Destournelles lo había concebido para ser edificado sobre el sitio del Chatelet a petición de Napoléon para conmemorar el Tratado de Paz de Amiens (1802, Francia e Inglaterra), pero después se colocó en la Place de Saint Sulpice, donde hoy podemos ver la Fuente de los Cuatro Obispos. Sigue leyendo

Anuncios

Le Square Capitan

 

La gruta de la Plaza Capitan.

La gruta de la Plaza Capitan.

En el Barrio Latino hay un espacio delimitado por la Rue Monge, la Rue Navarre y la Rue des Arenes testigo de la historia de París desde hace más de diecinueve siglos, el anfiteatro romano que lleva el nombre de Arenes de Lutece.
De él ya escribimos hace algunos meses y lo pueden leer en este enlace . Hoy nos vamos a referir a una pequeño parque adjunto a las Arenas que apenas tiene doce mil doscientos metros cuadrados y que nos recuerda a los jardines de tipo italiano adornados con bellas fuentes, abundante foresta y estatuas clásicas que los inundan de arte.

Las Arenas de Lutecia.

El jardín del que hablamos está situado justo encima del depósito de Saint Victor, uno de los depósitos de agua del Canal de l’Ourcq. El Jardín Capitan tiene su entrada por la Rue Navarre y se conecta con las Arenas a través de una zona ajardinada con árboles de las más diferentes variedades (algunos de ellos de varios siglos de antiguedad), arbustos y parterres florales muy bien cuidados, además de tener una zona con hierba para descansar o donde los futuros artistas se apostan para dibujar el lugar o pintar un lienzo. Sigue leyendo