La escalera de la “Rue du Chevalier de la Barre”, en Montmartre.

Ruechevalier

Hace unos días, a tenor de una estatua que está situada a unas decenas de metros de la Basílica del Sacre Coeur, os conté la historia del Chevalier de la Barre. ¿Es curiosa, verdad?. La admiración que despierta su figura y lo que representa frente a la intransigencia del poder político y de la religión, ha llevado por toda Francia a hacerle innumerables homenajes en forma de estatuas, asignarle su nombres a asociaciones o rotular calles con su nombre.

Este es el caso de París. A unos metros de la estatua del Chevalier, hay una calle con su nombre: “Rue du Chevalier de la Barre”Sigue leyendo

“Le Chevalier de la Barre”, una estatua en Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La Basílica del Sacre Coeur, sobre la colina de Montmartre.

La primera vez que pisé Montmarte subí hasta la colina del Sacre Coeur a conocer la Basílica y, como no podía ser de otro modo, a disfrutar de las excepcionales vista de París que tenemos desde allí, eso sí, siempre que la niebla no lo impida.

Lo común de cualquier visitante atento a las guías al uso (y así también hice yo) es, una vez examinada la bellísima basílica consagrada al Sagrado Corazón de Jesús, dirigirse hacia la cercana Place du Tertre (“Plaza del Montecillo”) donde están apostados pintores, dibujantes y artistas en general que quiere vender su género. Por cierto, recomiendo una vuelta concienzuda porque hay algunos extraordinarios.

Por esta razón, justo al salir de la Basílica del Sacre Coeur me dirijí hacia la derecha bordeando un edificio con un muro bastante alto construido en piedra adoquinada. Al final de éste, en la acera de enfrente se contrapone un pequeño y sombrío jardín con cuidado césped y algunos arbustos de poca estatura. Es la Square NadarSigue leyendo