La Iglesia de Saint Germain des Prés (1): su historia.

 

La Iglesia de Saint Germain des Prés.

La Iglesia de Saint Germain de Pres es el edificio religioso más antiguo de París. Quizás sea ésta la razón por la que me atrae tanto su figura y su historia. Es, de largo y exceptuando la Catedral de Notre Dame, la iglesia parisina que más veces he visitado y nunca me canso de descubrir en su interior detalles novedosos. Su estilo arquitectónico, a medias entre el Románico y el Gótico es un punto de distinción que me gusta como persona que aprecio el arte.

A las puertas de la misma y junto a un pequeño jardín, hay una placa que nos cuenta la historia de este edificio, levantado en el año 543 d.C., cuando los merovingios eran el pueblo dominante en la región norte de la Galia.

Antes de la fundación de la abadía, ya existía en la época romana un templo dedicado a Isis , entonces llamado Locotice, que, se decía, proporcionaba la inmortalidad a los iniciados en su culto. Este lugar, al ser una pequeña colina, disfrutaba de una posición ligeramente más alta que las tierras de alrededor y quedaba a salvo de las inundaciones anuales. Debido a la distancia desde la Ilé de la Cité  a este templo se formó un camino hacia el oeste que corría a lo largo del Sena, en una distancia que era,más o menos, lo que ocupa el Boulevard Saint-Germain actualmente y que lo separaba de los humedales conocidos en el siglo X bajo el nombre de “Clos de Laas”. Este camino se unió al paso del río en lo que hoy es la Rue Saint André des Arts.

Así era la Abadía de Saint Germain des Prés.

Cuenta la historia que, a mediados del siglo VI de nuestra era, el Rey merovingio Chidelberto I decidió levantar una iglesia cristiana en las afueras de París, al sur del Río Sena. La primera iglesia de la abadía fue consagrada el 23 de abril en 558 por Germain y estaría dedicada a la Santa Cruz.

Ocurrió, también, que Childeberto se desplazó hacia el sur con el grueso de sus ejércitos para conquistar las tierras más allá de los Pirineos.

Llegó hasta Zaragoza, ciudad a la que tuvo en asedio durante un tiempo. Estando allí llegó a oídos del propio Rey que los zaragozanos se habían puesto bajo la protección de San Vicente Mártir para que los merovingios no conquistaran la ciudad.

El Rey merovingio, profundamente cristiano, levantó de inmediato el sitio, no sin antes hacerle saber a los zaragozanos el motivo del levantamiento: no luchar contra la fe cristiana. El Obispo de Zaragoza le entregó, en agradecimiento por su magnanimidad, una reliquia: la túnica del santo. Sigue leyendo

Anuncios

Saint Severin, la iglesia donde perviven las campanas medievales.

La torre de la Iglesia de Saint Severin donde residen las campanas medievales originales.

Para los que se conocen el Barrio Latino al dedillo, encontrar la Iglesia de Saint Severin no tiene la mayor dificultad. Para los que no la conocen, creo que con unas mínimas indicaciones tampoco la tendrá.

Está situada en la esquina de la Rue Saint Severin con la Rue du Petit Pont, a escasos cincuenta metros de dicho puente y a poco más de doscientos metros de la Catedral de Notre DameSigue leyendo