La Exedra Norte del Jardín de las Tullerías (2): Hipómenes y Atalanta.

 

Frente a la estatua del fauno nos encontramos otras dos, Hipómenes y Atalanta.

Frente a la estatua del fauno nos encontramos otras dos, Hipómenes y Atalanta.

Con la estatua del fauno del cabrito sólo pudimos ver una parte de la capacidad escultórica de la Execra norte del Jardín de las Tullerías. En el extremo este de la mima nos encontramos con dos estatuas sobre pedestal que representan a un nuevo mito de la civilización deíctica griega, son las figuras de Hipómenes y Atalanta.

Al igual que la estatua del fauno, estas nuevas representaciones no son las originales, sino copias de otras que se hayan expuestas en el vecino Museo del Louvre. En el museo están instaladas según el sentido natural de la acción de ambos figuras, Hipómenes a la derecha de Atalanta pues el primero quien lanza unas manzanas a la segunda con su mano derecha en dirección a la izquierda.

Hipómenes, de Guillaume Coustou, a la izquierda. Atalanta de Pierre Lepautre, a la derecha de la foto.

Hipómenes, de Guillaume Coustou, a la izquierda. Atalanta de Pierre Lepautre, a la derecha de la foto. En el Museo del Louvre.

Sin embargo, en la exedra están colocados al revés, es decir, con Hipómenes a la izquierda , mirando hacia el exterior del estanque y con intención de lanzar la manzana hacia fuera y no hacia el camino de Atalanta como ahora vamos a ver en la explicación de mito. Sigue leyendo

La Exedra Norte del Jardín de las Tullerías (1): El Fauno del cabrito.

 

Vista general de la Exedra Norte vista desde el oeste con la figura de Fauno de espaldas en primer plano.

Vista general de la Exedra Norte vista desde el oeste con la figura de Fauno de espaldas en primer plano.

El Jardín de las Tullerías no sólo es un placentero lugar donde dar un paseo disfrutando de las plantas y los pájaros, es también un lugar cuya tranquilidad y silencio contrasta con el resto de la bulliciosa  ruidosa ciudad. Pero no nos quedemos sólo con esta percepción, en este remanso verde de paz existe un pequeño museo que es, en muchos casos, una muestra de las esculturas que nos vamos a encontrar en el vecino y archiconocido Museo del Louvre.

Entre caminos de tierra y parterres de vegetación podemos tropezarnos con muestras tan bellas como las dos zonas conocidas cono Exedras, la norte y la sur. Son pequeños estanques, rodeados de flores multicolores y de bancos de frío y duro metal donde disfrutar de un descanso fijando nuestra vista en lo que ocurre en el interior de la exedra.

Fauno visto de frente.

Fauno visto de frente.

En el caso de hoy y en el siguiente post vamos a descubrir dos conjuntos escultóricos que podemos ver en la Exedra Norte, nos estamos refiriendo a la escultura del Fauno del Cabrito y a la doble figura de Hipómenes y Atalanta representando el famoso mito griego del que hablaremos en unos días.

Fauno del cabrito.

El Fauno del cabrito, en un extremo de la exedra norte.

La estatua de “Faune au chevreau” es una copia de la original que fue esculpida por Pierre Le Pautre en París en 1685. La original es una pieza de mármol que fue expuesta el Castillo de Marly, posteriormente trasladada al Jardín de las Tullerías en 1744 y finalmente fijada en el Museo del Louvre en 1882, colocándose una copia en su primitivo lugar. Sigue leyendo

El Arco del Triunfo del Carrousel.

 

El Arco del Carrousel visto desde el Louvre.

El Arco de Triunfo del Carrousel es un magno monumento parisino que se erige entre el Museo del Louvre y el Jardín de las Tullerías, construido a instancias del Emperador Napoleón Bonaparte en conmemoración de sus victorias militares. La orden se cursó en 1806 pero no fue hasta dos años después, en 1808, cuando se dio por finalizado. Dicha tarea fue llevada a cabo por Pierre-François-Léonard Fontaine y Charles Percier, arquitecto francés, tomando como modelo el Arco de Constantino en Roma.

Desde el Arco de Triunfo del Carrusel se puede ver el jardín de las Tullerías, el obelisco de la Plaza de la Concordia, los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo como así también la pirámide del Louvre y el paso a la corte interior del palacio del Louvre.

El Arco del Triunfo del Carrousel visto desde el Jardín de las Tullerías.

Este arco sigue los modelos romanos como ya hemos visto. Está divido en tres partes, cada una de ellas con un vano siendo los dos laterales más pequeños que el central. Sobre el friso hay una escultura de bronce y oro que representa una cuádriga, cuadriga cuya historia relataremos más detenidamente en un futuro post. Sigue leyendo

Auguste Nicolas Cain, el escultor de los animales.

 

Obras de Auguste Cain en el Jardín de las Tullerías.

El Jardín de las Tullerías es un museo al aire libre. No podía ser de otra forma porque su extensión y belleza da para eso y para más. Además algún mimetismo habría de tomar del célebre Museo del Louvre a cuyas puertas acampa con su colores verdes y sus tonos ocres.

Estos jardines tienen casi cinco siglos de vida más o menos azarosa. En 1564 comenzaron las obras de construcción del Palacio de las Tullerías que, bajo las caprichosas órdenes de Catalina de Medicis, iría acompañado por unos preciosos y extensos jardines de estilo florentino.

“León y leona se disputan un jabalí” (Lion et borne se disputant un sanglier)

El palacio y sus jardines deben su nombre a las fábricas de “tuilles” o tejas, que antes se encontraban situadas en ese lugar. Los jardines se convirtieron en el lugar de celebración de lujosas fiestas en las que los invitados disfrutaban entre los verdes parajes, fuentes y esculturas. En aquella época los jardines se encontraban rodeados por altos muros que protegían la privacidad de la alta sociedad. Sigue leyendo

Una extraña figura en el Jardín de las Tullerías.

“Standing Figure”, de Willem de Kooning.

Seguro que en alguna ocasión, al visitar algún monumento, edificio o jardín habéis tenido una sensación extraña, una desazón que te lleva a negar lo evidente. ¿Cuántas veces nos hemos dicho “esto no debería estar aquí”? o más directamente aún ¿qué hace esto aquí?

Es evidente que yo no soy una persona docta ni en escultura moderna, ni en jardinería, ni en decoración o diseño de parques y espacios verdes, pero sí puedo asegurar que, cuando vi por primera vez la figura de la foto en el Jardín de las Tullerías (que no se trata de un parque de Bercy o de Ménilmontant, que es el Jardín de las Tullerías, un jardín que durante siglos fue jardín real) se me cayeron los palos del sombrajo, vamos que me quedé más pensativo que Rodin cuando esculpió su célebre pensador.

“Standing Figure”, de Willem de Kooning.

Tal como indica una baldosa informativa junto al pasillo cercano a la escultura, la obra lleva el sugerente título de “Standing Figure” que se puede traducir por “Figura que permanece de pie” y fue realizada por uno de los magos de la escultura moderna, el holandés Willem de KooningSigue leyendo

Mi Moleskine (7): El Arco del Triunfo del Carrusel.

2005 París 063El dibujo nº 7 pertenece al Arco del Triunfo del Carrusel.

Está situado entre el Museo del Louvre y la Place de la Concorde. Su denominación da también nombre a uno de los puentes de París: el Puente del Carrusel.

El Arco fue mandado construir por Napoleón para conmemorar sus gestas militares victoriosas.

De hecho los cuatro caballos de la cuádriga que corona el arco fueron robadas a la Plaza de San Marco de Venecia. Ya han sido devueltas y sustituidas por otros iguales.

Gracias a una perfecta alineación, se puede ver desde el arco el Jardín de las Tullerías, el obelisco de la Plaza de la Concordia, los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo. Dando media vuelta, se observa la pirámide del Louvre y el paso a la corte interior del Palacio del Louvre.

La foto fue tomada una tarde de enero de 2005.

MP7