La Iglesia de Saint Eustache (1): Una larga historia.

 

Vista aérea de la iglesia por su fachada sur.

La Iglesia de Saint Eustache es, por sus dimensiones, una catedral, pero como catedrales sólo puede haber una por ciudad, en el caso de París el honor, bien merecido, lo tiene Notre Dame.

En París, será siempre la Iglesia de San Eustaquio, aunque los vecinos más cercanos a la misma la consideran como la “gran iglesia-casi catedral” de Saint Eustache.

El trasepto de Saint Eustache.

Antes de hablar un poco de su historia, con algunos detalles me gustaría dejar patente la importancia que tiene y ha tenido esta iglesia para los parisinos. Por ejemplo, allí fueron bautizados el dramaturgo Molière, el futuro Cardenal Richelieu y la famosa Madame de Pompidour; en su altar tomó la primera comunión el Rey Louis XIV; también se celebró el funeral de la Reina Ana de Austria y fue elegida por Mozart para celebrar el funeral de su amada madre.¡Casi nada!.

Los arcos. bóvedas y columnas del deambulatorio.

En el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de Saint Eustache existía anteriormente una parroquia que se construyó en 1223 gracias a las tasas que se les exigían a los mercaderes de pescado. Dicha parroquia fue dedicada a Sainte Agnès (Santa Inés).

Cuando la nueva iglesia fue construida siglos después, en el mismo sitio, se le puso el nombre de Saint Eustache (San Eustaquio), en honor a un general romano que fue quemado junto con su familia por convertirse al cristianismo en las inmediaciones del lugar. Sigue leyendo

Anuncios

La Iglesia de Notre Dame des Victoires (1): Su Historia.

 

 

La fachada principal del templo en la Plaza de los Petit Peres.

En época del Rey Henry IV, la orden de los agustinos descalzos pidieron ayuda al mismo rey para construir un pequeño monasterio donde poder dedicarse a sus menesteres religiosos y ayudar a los pobres de París. El propio rey les cedió un pequeño huerto a las afueras de París para que se instalasen allí. La construcción era muy pequeña, no constaba más allá de unos lúgubres aposentos y un receptáculo donde se reunían para todas las actividades grupales.

A principios del siglo XVII, estos “petit peres” como eran llamados por las sociedad parisina acudieron de nuevo al Rey, en este caso Louis XIII, al que se le pidió ayuda para construir una iglesia dentro o cercana al recinto monacal.

El rey respondió al llamado de Agustinos Descalzos y dispuso del pecunio suficiente para construir un nuevo convento en las tres hectáreas que adquirieron entre la Puerta de Montmartre y de la Puerta Saint-Honoré. Se puede decir, por tanto, que Louis XIII fundó la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en 1629.

Louis XIII acoge dicha petición con la única condición de que la iglesia lleve el nombre de Nuestra Señora de las Victorias en acción de gracias por la victoria de las tropas reales fieles a él mismo en la célebre batalla de La Rochelle. El soberano atribuye la rendición de los hugonotes, sus enemigos, a la oración y a la protección de la misma Virgen.

El sábado 8 de diciembre 1629, el primer arzobispo de París, Jean-François de Gondi, bendijo la fundación de la Iglesia. El domingo 9 de diciembre, un día después, el rey realiza una solemne colocación de la primera piedra en presencia de los señores de la Corte y los magistrados de la ciudad.

Para la colocación de la primera piedra por Louis XIII, se construyó una capilla en el lugar y se acompañó de una majestuosa decoración. Se montaron varias tiendas y ricos tapices llegaron a decorar el lugar de la ceremonia.

El 8 de diciembre 1629, víspera del evento, y Fiesta de la Inmaculada, el arzobispo de París, Monseñor de Gondi, plantó la cruz en el lugar indicado para la construcción de la iglesia, en la presencia de treinta religiosos del convento. Sigue leyendo