La Fontaine Molière.

 

Muy cerca del Palacio Real, del Louvre y de la Comédie-Française (el dramaturgo más conocido asociado con la Comédie-Française es Molière quien está considerado el patrón de los actores franceses; sin embargo, murió siete años antes de la inauguración de La Maison de Molière, como también se conoce a esta institución), en las intersección de la Rue Richelieu y la Rue Molière, podemos ver una hermosa fuente de dos pisos que rinde pleitesía al teatro francés a través de su máxima figura: Moliére.

La Fontaine Molière está adosada a la pared de un edificio, tal como ocurre en la conocida Fontaine Saint Michel en el Barrio Latino y lleva como atributo el número 28 de la Rue Molière  a pesar de hacer esquina de esta calle con la Rue Richelieu.

La Comedia Seria.

La Comedia Ligera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La fuente fue diseñada por el arquitecto Louis Visconti, del que ya hemos hablado cuando describimos la Fuente de Saint Sulpice. Es de estilo neoclásico y en el centro de la misma está la figura de Molière fundida en bronce obra de Bernard Seurre y en estado de meditación. Por encima de él, un pequeño frontón semicircular en el que se enmarca a un pequeño genio sentado rodeado de guirnaldas de gloria y reconocimiento.

Por debajo de él podemos ver, a ambos lados dos figuras de mármol, la de la izquierda representa a la Comedia ligera, de la farsa y, a la derecha podemos ver la representación de la Comedia Seria, del drama, siendo su autor el escultor James Pradier. Ambas musas levantan la vista para mirar al poeta y sostienen unos pergaminos donde se pueden leer el título cada una de las obras de Molière en orden cronológico.

La Fontaine Molière, desde la Rue Molière.

La Fontaine Molière, desde la Rue Richelieu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como curiosidad podemos decir que el lugar en donde se ubica fue ocupado por una fuente conocida como la Fontaine Richelieu hasta 1838, cuando fue demolida debido a que interfería con el flujo de tráfico. Joseph Régnier, un miembro de la Comédie-Française, sugirió una nueva fuente ligeramente más atrás del sitio de la fuente anterior como un monumento al dramaturgo Molière.

Esta fue la primera suscripción pública nacional de Francia para un monumento conmemorativo dedicado a una figura no militar tal como se puede ver en el documento que presentamos más abajo.

Construida en 1844, la fuente fue diseñada por varios escultores, encabezados por el arquitecto Louis Visconti.

La Fontaine Molière, leones y musas para acompañar al genio del teatro.

 

PERO… ¿QUIÉN FUE MOLIÈRE?

Molière, dramaturgo y comediográfo francés creador de obras de teatro tan reconocidas como Tartufo, Don Juan o El burgués gentilhombre, nació bajo el nombre de Jean-Baptiste Poquelin en 1622 en París. Era hijo de un tapicero real y se cree que su afición por el teatro vino por parte de sus tíos, que lo llevaban a ver obras.

Trabajó como tapicero real de Louis XIII, sucediendo a su padre. No obstante, a los 21 años decidió dejar de lado su estatus social y buscar una carrera en los escenarios. Fundó el Ilustre Teatro con Madeleine Béjart, a quien había conocido años antes y de quien se enamoró.

Por aquel entonces comenzó a utilizar el nombre de Molière. Es posible que para evitar la deshonra que podía suponer para su padre tener a un actor en la familia, los cuales en aquel entonces no podían ser enterrados en terreno sagrado. El grupo de teatro entró en bancarrota a los dos años y Molière acabó abandonando París para ser actor durante cinco años.

La figura en bronce de Molière, en actitud reflexiva.

En 1650 volvió a dirigir al grupo de teatro y tuvo la oportunidad de presentar obras ante el rey Louis XIV.  La tragedia le aburrió, pero la farsa le divirtió. El dramaturgo descubrió que tenía más talento para la comedia y así comenzó a aumentar su reputación.

En los años venideros se ganó el favor del rey y Molière, junto a su compañía, fueron instalados en el Palacio Real en 1660. Cuatro años más tarde se le nombró responsable de las diversiones de la corte.

En sus obras, el dramaturgo representaba escenas cómicas costumbristas en las que criticaba algunos aspectos de la sociedad de manera absurda.  En 1664 creó Tartufo, una de sus obras más reconocidas, en la que cargaba contra la  hipocreía religiosa. No obstante ésta fue prohibida durante cinco años por el rey.

Publicación de la suscripción popular para sufragar el Monumento Molière.

Sobre el frontal de la fuente, en este mármol  se dice que fue sufragado por suscripción nacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al año, en 1965, creó Don Juan, la historia de un hombre infiel y vividor inspirada en el famoso El burlador de Sevilla de Tirso de Molina. Sus obras tenían un gran éxito y esto provocó que su grupo de teatro se convirtiera en la Compañía Real.

En los años venideros el dramaturgo enfermó de tuberculosis y esto lastró su carrera. Tras el levantamiento de la prohibición sobre Tartufo en 1669, la obra triunfó.

Su vida y obra se verían acabadas cuando estaba representando El enfermo imaginario. Vestía de verde en aquel momento y desde entonces se dice que en Francia trae mala suerte que los actores vistan este color.

A pesar de la prohibición de que los actores fueran enterrado en terreno sagrado de un cementerio, el rey permitió que el REY DEL TEATRO tuviera su entierro en el cementerio de Pére-Lachaise, eso sí, para no ofender a lo sagrado, fue inhumado en la parte de los infantes no bautizados.

Mapa de Situación de la Fontaine Molière, junto al Palacio Real.

La Iglesia de Saint Eustache (1): Una larga historia.

 

Vista aérea de la iglesia por su fachada sur.

La Iglesia de Saint Eustache es, por sus dimensiones, una catedral, pero como catedrales sólo puede haber una por ciudad, en el caso de París el honor, bien merecido, lo tiene Notre Dame.

En París, será siempre la Iglesia de San Eustaquio, aunque los vecinos más cercanos a la misma la consideran como la “gran iglesia-casi catedral” de Saint Eustache.

El trasepto de Saint Eustache.

Antes de hablar un poco de su historia, con algunos detalles me gustaría dejar patente la importancia que tiene y ha tenido esta iglesia para los parisinos. Por ejemplo, allí fueron bautizados el dramaturgo Molière, el futuro Cardenal Richelieu y la famosa Madame de Pompidour; en su altar tomó la primera comunión el Rey Louis XIV; también se celebró el funeral de la Reina Ana de Austria y fue elegida por Mozart para celebrar el funeral de su amada madre.¡Casi nada!.

Los arcos. bóvedas y columnas del deambulatorio.

En el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de Saint Eustache existía anteriormente una parroquia que se construyó en 1223 gracias a las tasas que se les exigían a los mercaderes de pescado. Dicha parroquia fue dedicada a Sainte Agnès (Santa Inés).

Cuando la nueva iglesia fue construida siglos después, en el mismo sitio, se le puso el nombre de Saint Eustache (San Eustaquio), en honor a un general romano que fue quemado junto con su familia por convertirse al cristianismo en las inmediaciones del lugar. Sigue leyendo

Les Bains-Douches Municipaux.

 

Les Bains-Douches Municipaux, en Saint Merri, junto a la Plaza Igor Stravinsky.

En París hay un servicio municipal que yo no he visto, al menos no me he percatado de ello, en otras grandes ciudades europeas. Me refiero al servicio de baño ducha personal en un lugar público preparado y destinado para ello. Ojo, son servicios gratuitos a pesar de lo que pudiera parecer.

En las fotos que le muestro hoy podemos ver los Baño-Duchas de Saint Merri situado a pocos pasos de la Iglesia del mismo nombre, de la Place de Igor Stravinsky y del Centro Pompidou. Pero no son los únicos, a lo largo y ancho de la ciudad hay hasta dieciocho establecimientos de este tipo. Sigue leyendo

La Iglesia de Notre Dame des Victoires (1): Su Historia.

 

 

La fachada principal del templo en la Plaza de los Petit Peres.

En época del Rey Henry IV, la orden de los agustinos descalzos pidieron ayuda al mismo rey para construir un pequeño monasterio donde poder dedicarse a sus menesteres religiosos y ayudar a los pobres de París. El propio rey les cedió un pequeño huerto a las afueras de París para que se instalasen allí. La construcción era muy pequeña, no constaba más allá de unos lúgubres aposentos y un receptáculo donde se reunían para todas las actividades grupales.

A principios del siglo XVII, estos “petit peres” como eran llamados por las sociedad parisina acudieron de nuevo al Rey, en este caso Louis XIII, al que se le pidió ayuda para construir una iglesia dentro o cercana al recinto monacal.

El rey respondió al llamado de Agustinos Descalzos y dispuso del pecunio suficiente para construir un nuevo convento en las tres hectáreas que adquirieron entre la Puerta de Montmartre y de la Puerta Saint-Honoré. Se puede decir, por tanto, que Louis XIII fundó la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en 1629.

Louis XIII acoge dicha petición con la única condición de que la iglesia lleve el nombre de Nuestra Señora de las Victorias en acción de gracias por la victoria de las tropas reales fieles a él mismo en la célebre batalla de La Rochelle. El soberano atribuye la rendición de los hugonotes, sus enemigos, a la oración y a la protección de la misma Virgen.

El sábado 8 de diciembre 1629, el primer arzobispo de París, Jean-François de Gondi, bendijo la fundación de la Iglesia. El domingo 9 de diciembre, un día después, el rey realiza una solemne colocación de la primera piedra en presencia de los señores de la Corte y los magistrados de la ciudad.

Para la colocación de la primera piedra por Louis XIII, se construyó una capilla en el lugar y se acompañó de una majestuosa decoración. Se montaron varias tiendas y ricos tapices llegaron a decorar el lugar de la ceremonia.

El 8 de diciembre 1629, víspera del evento, y Fiesta de la Inmaculada, el arzobispo de París, Monseñor de Gondi, plantó la cruz en el lugar indicado para la construcción de la iglesia, en la presencia de treinta religiosos del convento. Sigue leyendo

Los Puentes de París (19): El Pont Notre Dame.

 

El Pont Notre Dame visto desde aguas abajo.

El Presidente de la República francesa Raymond Poincaré fue el encargado de inaugurar el actual puente que lleva el nombre de Notre Dame en el año 1919.

Une el Quai de Gesvres y el Quai del Corso, el primero en la orilla derecha y el segundo en la Ile de la Cité.

Esta fecha de 1919 nos daría pie a calificar a esta construcción como uno de los puentes más modernos de París, sin embargo, nada más lejos de la realidad. En este mismo lugar, en fecha no conocida, pero según se cree en torno al siglo V, se instaló el primer puente de París. Se le llamó “le Grand Pont”. Este puente fue destruido en el año 886 tras las invasiones de las hordas normandas. Sigue leyendo

Louis XIV y Bernini, un conflicto de estilos.

 

La estatua que Bernini hizo del Rey Lois XIV.

“París bien vale una visita en la vida”.

Eso es lo que debió pensar el gran Gianlorenzo Bernini cuando le propusieron trabajar para el embellecimiento escultórico de una de las alas del actual Museo del Louvre que, entonces, era el Palacio Real de la monarquía borbónica francesa.
Era la conjunción perfecta, el monarca más poderoso del mundo encarga unas esculturas al artista más genial en aquellos momentos. Exactamente igual que hizo, años antes, el Rey Francisco I con el inigualable Leonardo da Vinci.

El patio del Museo del Louvre, el Cour Napoleon.

Sin embargo, no todo en la capital francesa salió al gusto del escultor pues el trabajo sobre las fachadas del ala Denon del Louvre hubo de ser finalizado por el francés Claude Perrault. Sigue leyendo

La Torre del Reloj (La Tour de l’Horloge).

 

Para poder tener la mejor vista del fortificado edificio de la Conciergerie tenemos que cruzar el Sena y divisarlo desde la distancia, es entonces cuando podremos admirar sus grandes fachadas y las imponentes cuatro torres reflejándose en el parduzco color de las aguas del río.

La torre de la derecha, si divisamos el palacio desde este lugar privilegiado, también tiene el sobrenombre de Torre Bombec, pero es más conocida por su apodo, “Torre de la Pregunta” por ser el lugar donde se reunían a los presos durante la revolución para realizar los interrogatorios sumarios.

A su izquierda, y en el centro de la fachada hay dos torres gemelas. La de la derecha de ellas, llamada Torre de la Plata, era el lugar reservado para guardar el tesoro de la Corona francesa. La torre de la izquierda era la llamada Torre de César y allí el acusador Fouquier-Tinville tuvo su vivienda durante los años del Terror y tuvo entre sus actividades la labor de llevar la acusación pública contra la Reina Maria Antonietta, Robespierre, los Girondinos y los Dantonistas entre otros. Para escarmiento de Fouquier, él mismo murió allí acusado de “juzgar y ejecutar a un determinado número de personas sin que hubiera contra ellas ningún acta de acusación; de haber condenado a muerte a varias personas sin que se las hubiera ni juzgado ni condenado; de que personas no condenadas fueran ejecutadas en sustitución de otras que sí habían sido condenadas; de que, de los juicios de un gran número de personas, no hubiera constancia y, sin embargo, todas ellas hubieran sido ejecutadas…”.  Sigue leyendo

La Fontaine Childeberto.

Fuente Childeberto (1)

Esta pequeña y hermosa fuente ha tenido una existencia con cierta movilidad. Aunque el nombre oficial de la citada fuente es Fontaine Childeberto, en honor a uno de los reyes de los francos que habitaron Paris y que vivió a caballo entre dos siglos, finales del V y principios del VI, es también conocida como Fuente de la Abadía de Saint Germain des Pres por su primitiva localización cuando se construyó.

La fuente Childeberto fue construida entre los años 1715-1717, al final del reinado de Luis XIV y el comienzo del reinado de Luis XV , para abastecer de agua potable a la zona de la Iglesia de Saint-Germain-des-Prés , en la VIº distrito de París .  Sigue leyendo