La Fontaine Molière.

 

Muy cerca del Palacio Real, del Louvre y de la Comédie-Française (el dramaturgo más conocido asociado con la Comédie-Française es Molière quien está considerado el patrón de los actores franceses; sin embargo, murió siete años antes de la inauguración de La Maison de Molière, como también se conoce a esta institución), en las intersección de la Rue Richelieu y la Rue Molière, podemos ver una hermosa fuente de dos pisos que rinde pleitesía al teatro francés a través de su máxima figura: Moliére.

La Fontaine Molière está adosada a la pared de un edificio, tal como ocurre en la conocida Fontaine Saint Michel en el Barrio Latino y lleva como atributo el número 28 de la Rue Molière  a pesar de hacer esquina de esta calle con la Rue Richelieu.

La Comedia Seria.

La Comedia Ligera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La fuente fue diseñada por el arquitecto Louis Visconti, del que ya hemos hablado cuando describimos la Fuente de Saint Sulpice. Es de estilo neoclásico y en el centro de la misma está la figura de Molière fundida en bronce obra de Bernard Seurre y en estado de meditación. Por encima de él, un pequeño frontón semicircular en el que se enmarca a un pequeño genio sentado rodeado de guirnaldas de gloria y reconocimiento.

Por debajo de él podemos ver, a ambos lados dos figuras de mármol, la de la izquierda representa a la Comedia ligera, de la farsa y, a la derecha podemos ver la representación de la Comedia Seria, del drama, siendo su autor el escultor James Pradier. Ambas musas levantan la vista para mirar al poeta y sostienen unos pergaminos donde se pueden leer el título cada una de las obras de Molière en orden cronológico.

La Fontaine Molière, desde la Rue Molière.

La Fontaine Molière, desde la Rue Richelieu.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como curiosidad podemos decir que el lugar en donde se ubica fue ocupado por una fuente conocida como la Fontaine Richelieu hasta 1838, cuando fue demolida debido a que interfería con el flujo de tráfico. Joseph Régnier, un miembro de la Comédie-Française, sugirió una nueva fuente ligeramente más atrás del sitio de la fuente anterior como un monumento al dramaturgo Molière.

Esta fue la primera suscripción pública nacional de Francia para un monumento conmemorativo dedicado a una figura no militar tal como se puede ver en el documento que presentamos más abajo.

Construida en 1844, la fuente fue diseñada por varios escultores, encabezados por el arquitecto Louis Visconti.

La Fontaine Molière, leones y musas para acompañar al genio del teatro.

 

PERO… ¿QUIÉN FUE MOLIÈRE?

Molière, dramaturgo y comediográfo francés creador de obras de teatro tan reconocidas como Tartufo, Don Juan o El burgués gentilhombre, nació bajo el nombre de Jean-Baptiste Poquelin en 1622 en París. Era hijo de un tapicero real y se cree que su afición por el teatro vino por parte de sus tíos, que lo llevaban a ver obras.

Trabajó como tapicero real de Louis XIII, sucediendo a su padre. No obstante, a los 21 años decidió dejar de lado su estatus social y buscar una carrera en los escenarios. Fundó el Ilustre Teatro con Madeleine Béjart, a quien había conocido años antes y de quien se enamoró.

Por aquel entonces comenzó a utilizar el nombre de Molière. Es posible que para evitar la deshonra que podía suponer para su padre tener a un actor en la familia, los cuales en aquel entonces no podían ser enterrados en terreno sagrado. El grupo de teatro entró en bancarrota a los dos años y Molière acabó abandonando París para ser actor durante cinco años.

La figura en bronce de Molière, en actitud reflexiva.

En 1650 volvió a dirigir al grupo de teatro y tuvo la oportunidad de presentar obras ante el rey Louis XIV.  La tragedia le aburrió, pero la farsa le divirtió. El dramaturgo descubrió que tenía más talento para la comedia y así comenzó a aumentar su reputación.

En los años venideros se ganó el favor del rey y Molière, junto a su compañía, fueron instalados en el Palacio Real en 1660. Cuatro años más tarde se le nombró responsable de las diversiones de la corte.

En sus obras, el dramaturgo representaba escenas cómicas costumbristas en las que criticaba algunos aspectos de la sociedad de manera absurda.  En 1664 creó Tartufo, una de sus obras más reconocidas, en la que cargaba contra la  hipocreía religiosa. No obstante ésta fue prohibida durante cinco años por el rey.

Publicación de la suscripción popular para sufragar el Monumento Molière.

Sobre el frontal de la fuente, en este mármol  se dice que fue sufragado por suscripción nacional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al año, en 1965, creó Don Juan, la historia de un hombre infiel y vividor inspirada en el famoso El burlador de Sevilla de Tirso de Molina. Sus obras tenían un gran éxito y esto provocó que su grupo de teatro se convirtiera en la Compañía Real.

En los años venideros el dramaturgo enfermó de tuberculosis y esto lastró su carrera. Tras el levantamiento de la prohibición sobre Tartufo en 1669, la obra triunfó.

Su vida y obra se verían acabadas cuando estaba representando El enfermo imaginario. Vestía de verde en aquel momento y desde entonces se dice que en Francia trae mala suerte que los actores vistan este color.

A pesar de la prohibición de que los actores fueran enterrado en terreno sagrado de un cementerio, el rey permitió que el REY DEL TEATRO tuviera su entierro en el cementerio de Pére-Lachaise, eso sí, para no ofender a lo sagrado, fue inhumado en la parte de los infantes no bautizados.

Mapa de Situación de la Fontaine Molière, junto al Palacio Real.

La Iglesia de Saint Eustache (1): Una larga historia.

 

Vista aérea de la iglesia por su fachada sur.

La Iglesia de Saint Eustache es, por sus dimensiones, una catedral, pero como catedrales sólo puede haber una por ciudad, en el caso de París el honor, bien merecido, lo tiene Notre Dame.

En París, será siempre la Iglesia de San Eustaquio, aunque los vecinos más cercanos a la misma la consideran como la “gran iglesia-casi catedral” de Saint Eustache.

El trasepto de Saint Eustache.

Antes de hablar un poco de su historia, con algunos detalles me gustaría dejar patente la importancia que tiene y ha tenido esta iglesia para los parisinos. Por ejemplo, allí fueron bautizados el dramaturgo Molière, el futuro Cardenal Richelieu y la famosa Madame de Pompidour; en su altar tomó la primera comunión el Rey Louis XIV; también se celebró el funeral de la Reina Ana de Austria y fue elegida por Mozart para celebrar el funeral de su amada madre.¡Casi nada!.

Los arcos. bóvedas y columnas del deambulatorio.

En el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de Saint Eustache existía anteriormente una parroquia que se construyó en 1223 gracias a las tasas que se les exigían a los mercaderes de pescado. Dicha parroquia fue dedicada a Sainte Agnès (Santa Inés).

Cuando la nueva iglesia fue construida siglos después, en el mismo sitio, se le puso el nombre de Saint Eustache (San Eustaquio), en honor a un general romano que fue quemado junto con su familia por convertirse al cristianismo en las inmediaciones del lugar. Sigue leyendo