La Fontaine de la Paix.

 

La Fuente de la Paz. Frontal dedicado a la Ciencia y las Artes.

Entre los Jardines de Luxemburgo y la Iglesia de Saint Sulpice nos encontramos con el Allée du Séminaire que, traducido puede ser llamado como Pasillo del Seminario o Camino del Seminario. Allí se ecuentra la fuente de la que hablaremos hoy, la Fontaine de la Paix.

Aunque actualmente la podemos ver en este lugar, en realidad se construyó para unos menesteres muy concretos y para ocupar un lugar diferente. Esta Fuente de la Paz fue parte de una serie de quince fuentes encargados por Napoleón y realizada hacia 1806-1810 por los arquitectos y escultores Destournelle Caraffe, Voinier, Espercieux y Marqois.

La Fuente de la Paz. Frontal dedicado al Comercio.

En principio el arquitecto Destournelles lo había concebido para ser edificado sobre el sitio del Chatelet a petición de Napoléon para conmemorar el Tratado de Paz de Amiens (1802, Francia e Inglaterra), pero después se colocó en la Place de Saint Sulpice, donde hoy podemos ver la Fuente de los Cuatro Obispos. Sigue leyendo

Anuncios

Los caballos del Arco del Carrousel.

 

La cuádriga del Carrousel vista de frente.

Ayer ya hicimos una breve incursión sobre el Arco del Triunfo del Carrousel. Dejamos en un punto y aparte una explicación más profunda del monumento que lo corona. Allí vemos un carro tirado por cuatro caballos que es escoltado por las alegorías de la Victoria y de la Paz. Pero este monumento no fue siempre el que estuvo allí mirando al frente del Museo del Louvre. Para entender su historia quizá antes tengamos que dar una vuelta por Venecia.

Los cuatro caballos originales de la cuadriga de bronce fueron parte del botín de guerra de Napoleón, y se encontraban en la plaza de la Basílica de San Marco de Venecia. Estos caballos venecianos eran, a su vez, copias de originales griegos de bronce dorado del siglo IV a. C. que venían del Templo del Sol de Corintia.

La cuádriga del Carrousel vista de espalda.

Estas esculturas originales datan de finales de la Antigüedad Clásica y han sido atribuidas al escultor griego Lisipo del siglo IV a.C. Aunque siempre se creía que eran de bronce, los análisis sugieren que están hechas de cobre. Al parecer este material fue escogido para obtener un más satisfactorio dorado. Dados los actuales conocimientos de la tecnología antigua, este método de fabricación sugiere que las piezas son de factura romana en vez de helénico. Sigue leyendo

Auguste Nicolas Cain, el escultor de los animales.

 

Obras de Auguste Cain en el Jardín de las Tullerías.

El Jardín de las Tullerías es un museo al aire libre. No podía ser de otra forma porque su extensión y belleza da para eso y para más. Además algún mimetismo habría de tomar del célebre Museo del Louvre a cuyas puertas acampa con su colores verdes y sus tonos ocres.

Estos jardines tienen casi cinco siglos de vida más o menos azarosa. En 1564 comenzaron las obras de construcción del Palacio de las Tullerías que, bajo las caprichosas órdenes de Catalina de Medicis, iría acompañado por unos preciosos y extensos jardines de estilo florentino.

“León y leona se disputan un jabalí” (Lion et borne se disputant un sanglier)

El palacio y sus jardines deben su nombre a las fábricas de “tuilles” o tejas, que antes se encontraban situadas en ese lugar. Los jardines se convirtieron en el lugar de celebración de lujosas fiestas en las que los invitados disfrutaban entre los verdes parajes, fuentes y esculturas. En aquella época los jardines se encontraban rodeados por altos muros que protegían la privacidad de la alta sociedad. Sigue leyendo

“La Marsellesa”, a golpe de cincel.

 

“La Marsellesa”, de François Rude.

Es muy probable que la primera imagen o idea que nos venga a la mente después de leer el titular de este post es la del nombre que se atribuye al famoso himno de Francia, llamado comúnmente así, “La Marsellesa”. Pero no es a esta Marsellesa a la que nos vamos a referir hoy. Vamos a centrar nuestra atención en un grupo escultórico que está grabado sobre uno de los pilares del Arco del Triunfo de la Place Charles de Gaulle de París.

Si miramos al Arco del Triunfo desde los Campos Elíseos, nos damos cuenta que en la fachada principal del monumento existen dos grupos escultóricos muy significativos, sobre todo para el Emperador Napoleón, quien los mandó construir tras la Batalla de Austelizt en 1805.
El de la izquierda nos muestra al propio Napoleón siendo coronado emperador. El de la derecha representa al pueblo de Francia animando a los ejércitos napoleónicos, muchos de ellos voluntarios, en la partida hacia la Guerra contra Prusia y es conocido como “La Marsellesa”, aunque su nombre correcto sería “Départ des volontaires de 1792”. Sigue leyendo

La Columna de Julio.

 

La Columna de Julio vista desde la Rue Saint-Antoine

Si hay algún rincón de París relevante en la historia de la Revolución francesa es precísamente la cárcel de la Bastilla. Esta cárcel ya no existe y, en su lugar, actualmente hay una gran columna: la Columna de Julio y ésta es su historia.

Aunque la fuente actual y la columna no lograron ser un ente conjunto y finalizado hasta el año 1840, el gérmen y génesis de este monumento hay que situarlo en la Revolución francesa, en la toma de la Bastilla, la cárcel donde el Rey solía encerrar a los enemigos políticos del Régimen déspota que él encarnaba.

Aunque se ha mitificado en demasía esta toma, en realidad fue un acto violento del pueblo de París pero con resultado liviano en daños personales y materiales. No hubo muertos, sólo media docena de liberados y la toma de las armas y pólvora que el ejército del Rey almacenaba en el depósito de esta cárcel-arsenal.  Sigue leyendo

Mi Moleskine (7): El Arco del Triunfo del Carrusel.

2005 París 063El dibujo nº 7 pertenece al Arco del Triunfo del Carrusel.

Está situado entre el Museo del Louvre y la Place de la Concorde. Su denominación da también nombre a uno de los puentes de París: el Puente del Carrusel.

El Arco fue mandado construir por Napoleón para conmemorar sus gestas militares victoriosas.

De hecho los cuatro caballos de la cuádriga que corona el arco fueron robadas a la Plaza de San Marco de Venecia. Ya han sido devueltas y sustituidas por otros iguales.

Gracias a una perfecta alineación, se puede ver desde el arco el Jardín de las Tullerías, el obelisco de la Plaza de la Concordia, los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo. Dando media vuelta, se observa la pirámide del Louvre y el paso a la corte interior del Palacio del Louvre.

La foto fue tomada una tarde de enero de 2005.

MP7

 

Los Puentes de París (7): el Pont d´Iéna.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 14 de Octubre de 1806, el ejército francés, a los mandos del Emperador Napoleón, se enfrentó a las tropas prusianas comandadas por el Rey Federico Guillermo III de Prusia.

Esta batalla fue el preludio de la derrota definitiva de los ejércitos prusianos a manos del Petit Emperador.  Sigue leyendo