París visto a través del libro “Me encontrarás en el fin del mundo”. (1)

 

Ya en una ocasión me atreví a hacer literatura de ficción en este blog dedicado a la ciudad de París.

Fue un post donde situaba, dentro del mapa actual de París, a cada una de las viviendas de los famosos mosqueteros del Rey a los que dio vida literaria Alejandro Dumas en la obra “Los tres mosqueteros” (lo pueden ver en este enlace). Hoy vamos a hacer un trabajo similar.

Uno de los libros cuya acción se recrea en París que más me han divertido últimamente es el que pueden ver en la cabecera de este post: “Me encontrarás en el fin del mundo”, de Nicolás Barreau.

Me encontrarás en el fin del mundo, de Nicolas Barreau.

Me encontrarás en el fin del mundo, de Nicolas Barreau.

En él se cuenta la historia del atractivo Jean-Luc Champollion, quien es el propietario de una conocida galería de arte (Galería du Sud) en París. Acostumbrado a tener éxito con las mujeres, su única ambición es disfrutar de la vida en compañía de hermosas damas y de Cézanne, su adorado perro dálmata.

Un día, Jean-Luc recibe una misteriosa carta de amor… sin remitente. Intrigado, acepta el juego que le propone la desconocida y, sin pensárselo dos veces, inicia con ella una deliciosa correspondencia. Por supuesto, lo único que quiere es descubrir la identidad de esa mujer que tantos detalles conoce de su vida y a la que nunca ha visto en persona… ¿o tal vez sí?

Jean-Luc y la Principessa (así la llama a este enigmático personaje femenino) se desenvuelven principalmente por el Barrio de Saint Germain, unos de los barrios con más vida de París y con un evidente atractivo turístico. Lo que hoy pretendo hacer es descubrir, junto con vosotros lectores, nueve de los lugares que son citados en el libro y que, curiosamente todos tienen un carácter marcadamente romántico y decimonónico. Comencemos.

 

1.- Hôtel Duc de Saint Simon.

Es uno de los lugares principales del libro. Allí trabaja, en la recepción, Luisa Conti. Esa mujer que se enamora de Jean-Luc pero no atreve a decírselo directamente. Establece un juego de cartas y emails con el galerista para llevarlo a su terreno de conquista.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

Las habitaciones y suites del Hôtel Duc de Saint Simon tienen un estilo único, decoradas con muebles antiguos y telas muy ricas en calidad y elegancia. El hotel está construido sobre una casa histórica del siglo XVIII y se han conservado muchos de los detalles originales.

Está situado en el número 14 de la Rue de Saint Simon y lo pueden ver en este enlace.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

El Bar del Hotel Duc de Saint Simon.

El Bar del Hôtel Duc de Saint Simon.

Hotel Duc de Saint Simon.

Hôtel Duc de Saint Simon.

 

2.- “Le Restaurant” en l´Hôtel Le Belier.

El Hôtel Le Belier es un hotel muy conocido en la zona de Saint Germain. Está situado en la Rue des Beaux Arts, entre la Rue Bonaparte y la Rue de Seine, a pocos pasos del Pont des Arts.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hôtel Le Belier.

En su interior nos encontramos con “Le Restaurant”, un restaurante de cocina francesa muy demandado por el público por su extraordinaria calidad. Le Restaurant es el restaurante preferido de Jean-Luc Champollion, de hecho allí es donde lleva a cenar a un cliente chino, Monsieur Tang, que se había interesado por las obras expuestas en su galería de arte.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Así se define en su web: ” Íntimo y acogedor, Le Restaurant es uno de los restaurantes más románticos y seductores de París. Está decorado con asientos acolchados de felpa, columnas de mármol verde y tela de seda que cubren las paredes. Los interiores son tan cautivadores como el patio al aire libre, en él podemos disfrutar de una terraza adoquinada con una hermosa fuente y una pared adornada por la naturaleza verde. Los menús del chef Julien Montbabut son igualmente distintivos, desplegando técnicas clásicas para crear alimentos modernos, ligeros y frescos.”

Le Restaurant, en el Hotel Le Belier.

Le Restaurant, en el Hôtel Le Belier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

Le Berlier.

3.- Café La Palette.

El tecero de los lugares a visitar en este primer post es un café situado en la Rue de Seine, un famoso café del barrio donde, además, se puede degustar un buen vino de Burdeos acompañado de una tabla de quesos franceses. Es un sitio acogedor, con servicio tanto en el interior del local como en el exterior.

Café La Palette.

Café La Palette.

Así se presentan ellos en su web: “Situado en el distrito 6 de París, en la intersección de la Rue de Seine con la Rue Jacques Callot, La Palette dispone de dos salas: el bar, pequeño y acogedor , y en la pate de atrás, una sala más amplia decorada con cerámica de los años 1930-40 y numerosos cuadros.
La Palette es famoso por su amplia terraza con vistas a la calle Jacques Callot. Su fachada y el interior del comedor han sido reconocidos como monumento histórico.
Este restaurante, originalmente, era un lugar de reunión tradicional para los estudiantes de Bellas Artes, galeristas y artistas parisinos y de la jet-set nacional e internacional. Era frecuentado por Cézanne, Picasso y Braque, más tarde por Ernest Hemingway y Jim Morrison y hoy en dia por Harrison Ford y Julia Roberts, entre otras celebridades.”

Café La Palette.

Café La Palette.

Café La Palette.

Café La Palette.

 

4.- La Sabbia Rosa.

Un poco de picante tiene que existir en una novela romántica. Este es el caso de esta pequeña tienda de lencería situada en el 73 de la Rue des Saint-Pères, a pocos pasos del Boulevard Saint Germain por su zona del Café de Flore.

Es allí donde acude Jean-Luc Champollion para comprar un regalo a una de sus amigas, cosa que después le traerá algún equívoco con la Principessa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

La Sabbia Rosa.

 

5.- Le Petit Zinc.

Otro de los restaurantes favoritos de Jean-Luc Champollion. Situado en la Rue Saint Benoît.

Le Petit Zinc es un restaurante situado en pleno corazón de Saint Germain y es famoso por su decoración art noveau y por sus especialidades incluyendo aquellos frutos del mar que preparan cocidos en una corteza de arcilla. Lo podéis ver en este enlace.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Le Petit Zinc.

Continúa en el siguiente post: “París visto a través del libro “Me encontrarás en el fin del mundo”. (2)”

Un poco de literatura parisina.

 

Las obras de Nicolas Barreau.

El verano es una buena ocasión para leer. Muchos de nosotros estamos esperando estos días de asueto en el campo, en la playa, en la montaña o, simplemente, en casa, para adentrarnos en esos libros que hemos dejado olvidados durante el invierno por falta de tiempo.

Hace poco descubría a un autor cuya obra se adecua perfectamente a la temática de este blog: París, además de ser una literatura ligera y emotiva, dos circunstancias que enlazan con este tiempo veraniego.

Me estoy refiriendo a la literatura de Nicolas Barreau. Es un autor (¿?) abonado a un género de novela rosa, romántica, con historias que transcurren en un mismo escenario, París, y con un mismo esquema: chico se enamora de chica misteriosa y tiene que sufrir lo increíble por encontrarla. Así hasta cuatro novelas. Todas ellas desarrolladas en la zona Barrio Latino-Saint Germain. Cualquier otro autor hubiera aburrido a sus lectores en la segunda entrega pero sorprendentemente Barreau logra sorprender en cada novela, despertando un interés creciente a cada nueva publicación.

Ha definido un estilo, se aprovecha de la magia de la ciudad de París como perfecto escenario para historias románticas aplicando tintes cómicos que hacen una lectura más entretenida, ágil y amena, incluso realista. Son novelas similares, como decíamos, pero con matices que al mismo tiempo las hacen diferentes. Y ahí está el logro del autor. Crear historias en un mismo escenario, incluso moviendo a los personajes prácticamente por las mismas zonas de París en todas sus novelas, con protagonistas de perfil parecido y un patrón narrativo prácticamente común, pero añade matices a cada historia, haciéndolas únicas y manteniendo la curiosidad del lector.

Hasta ahora el autor ha publicado cuatro libros, todos ellos recomendables: La mujer de mi vida (2007), Me encontrarás en el fin del mundo (2008), La sonrisa de las mujeres (2010) y Atardecer en París (2012) han conseguido un gran éxito, convirtiéndose en verdaderos fenómenos editoriales en Alemania, Italia y España. Veamos un breve resumen de cada uno de ellos.

 

La mujer de mi vida.

«Hoy he visto a la mujer de mi vida. Estaba sentada en mi café favorito. Por desgracia, no estaba sola. Un tipo condenadamente atractivo estaba a su lado y cogía su mano. Pero, de repente, ocurrió algo. La mujer de mi vida se levantó para ir al baño y a la vuelta me guiñó un ojo y me dio su tarjeta». ¿Por qué no va a ocurrir en la vida real lo que alguien se ha inventado para escribirlo en un libro? Un jueves de abril completamente normal se convierte en el jueves más importante de su vida para el librero protagonista de esta deliciosa novela. A veces, los milagros existen y se llaman amor.
Sigue leyendo