El Obelisco de Ramsés II.

 

El Obelisco de noche, con el Arco del Triunfo al fondo de los Campos Elíseos.

“Un pedacito de Egipto en Francia”, eso es lo que debía pensar Champollion cuando negociaba con el Valí (Gobernador) de Egipto, Mehemet Ali, transportar este obelisco desde el desierto egipcio hasta el centro de Europa.

Dice la leyenda que fue en 1830 cuando dicho gobernador autorizó el traslado de esta mole de piedra desde Luxor hasta París. A cambio, como regalo por su magnanimidad, recibió un reloj que, se dice, nunca funcionó. Pero la historia real es diferente. Cuenta ésta que, en 1829, mientras se encontraba en Egipto, Champollion Sigue leyendo

La Rue Royale.

 

La noche alcanza el centro de París. Al fondo el obelisco de la Place de la Concorde.

La Rue Royale, el Camino Real.
Esa podría ser la traducción de esta corta calle de París pero, a su vez, extensa si medimos su importancia e historia.
Comienza en la Iglesia de la Madeleine, desde cuyo promontorio se divisa el Obelisco que, domina a su vez la Place de la Concorde, lugar de finalización de esta monárquica calle en el centro de la capital del más republicano país del mundo. Famosa es la Rue Royale por ser una de las que posee las tiendas y restaurantes más caros del mundo.
En el número tres de la calle, casi en la esquina con la Place de la Concorde, está el celebérrimo Restaurant Maxim•s, un lugar sólo posible para billeteras repletas y Visas Oro. Su elegancia Art Noveau le hace merecedor de una visita.

La Rue Royale vista desde la Iglesia de la Madeleine.

Junto a él está el Restaurant Minim’s, en contraposición al primero, es una réplica en pequeño de su hermano mayor pero con unos precios bastante más asequibles. Muchos de sus edificios fueron construidos en el siglo XVIII y actualmente están considerados monumentos nacionales para preservarlos de restauraciones inadecuadas y atrevidas. Sigue leyendo