El busto de Dora Maar, un homenaje de Picasso a Guillaume Apollinaire.

 

Monumento dedicado a Guillaume Apollinaire.

Tras la Iglesia de Saint Germain des Pres nos encontramos un pequeño jardín a cielo abierto en el que las parejas vienen a contarse sus amores y las madres traen a sus hijos para que correteen entre las piedras de la milenaria abadía ya desaparecida.

Allí, casi a la entrada del mismo nos encontramos con un pequeño monumento, un busto que el español Pablo Picasso dedicó a Dora Maar, una de las innumerables compañeras que gran artista tuvo durante su agitada vida amorosa.

La obra de Picasso fue bautizada con el título de “La Poesía”, y fue esculpida y posteriormente ofrecida a la Ciudad de París por el artista en homenaje a la memoria de Guillaume Apollinaire, un amigo de su juventud. El bronce original fue inaugurado en 1959, robado por la noche del 30 al 31 de marzo 1999 y luego reemplazado en 2002.

La Square Laurent Prache, con algunos restos medievales.

Picasso y Dora se encontraron y conocieron muy cerca de aquí. Él ya tenía de compañera sentimental a Marie- Thérèse Walter y, por entonces, Picasso era ya un artista célebre y ella una joven fotógrafa ferviente partidaria de la revolución surrealista que sacude Saint Germain des Prés. Dora sigue a Picasso hasta su taller muy próximo de la  Rue des Grands Augustins y es la primera en fotografiarlo en creación plena.

Esta es su historia.

Sigue leyendo

“Les Deux Magots”, un café con magia.

Les Deux Magots, en el Boulevard Saint Germain.

“Les Deux Magots”, el café de los dos monigotes, no puede ser entendido sino lo contrapones a su gran rival el “Café de Flore”. Y a éste último no lo podemos comprender si no queremos ver la soterrada batalla que plantea con “Les Deux Magots”.

Dos cafés que tuvieron su momento más álgido, intelectualmente hablando, en el mismo momento, segundo tercio del siglo XX, y eran el centro de la cúspide literaria, filosófica y artística de París, que, entonces, era como decir “del mundo”.  Sigue leyendo

El Café de Flore, un mito en Saint Germain.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es un clásico de la capital francesa. ¿Quién, habiendo pisado suelo parisino, no ha oído, al menos, hablar de este famosísimo café?

El “Café de Flore” (sí, se escribe “café”, en español) y su gran rival, “Les deux Magots”, son los establecimientos más célebres del Boulevard Saint Germain. Ambos están situados a pocos pasos de la iglesia más antigua de París: la Iglesia de Saint Germain des Pres.

En el 172 del citado boulevard podemos ver, sobre la barandilla del primer piso, una cantidad ingente de plantas y flores, algo que verdaderamente llama la atención. En el bajo del mismo podemos visitar este café cuya loneta sobre su puerta principal te anuncia el nombre del establecimiento con grandes letras. Sigue leyendo