Los Puentes de París (15): El Pont du Carrousel.

 

El Pont du Carrousel.

El Pont du Carrousel no es de los puentes más modernos de París. Va a cumplir dentro de pocos años los dos siglos de vida. Y en estos dos siglos ha tenido diversas formas y diseños.

Esta foto del antiguo Pont du Carrousel (puente que sirvió de inspiración para el puente de Triana de Sevilla) ha sido tomada de la página que se indica en la foto.

La versión antigua del puente fue construida en el año 1831 bajo el nombre de Pont des Saints-Peres (Puente de los Santos Padres), nombre que se usó muy poco porque ya, en su inauguración, el propio rey Louis Philippe I lo apodó como Pont du Carrousel.

La versión moderna, construida en 1930 ya llevó el nombre con el que se le conoce actualmente, Pont du Carrousel, que lo tomó precisamente del arco del Triunfo del Carrousel que está situada apenas a unas decenas de metros del puente.

Otros lo conocen como el Pont du Louvre, por dar a una de las fachadas del edificio del famoso museo.

Une las dos orillas del Sena, al sur por el Quai Voltaire y, al norte, por el Quai Françoise Miterrand. Por el norte se apoya sobre el Iº Arrondissement (Louvre) y por el sur va a dar casi a entrada de Rue des Saints-Pères, la división geográfica entre el VIº y el VIIº Arrondissement. Sigue leyendo

Las máscaras de Olivier Carré.

 

Las máscaras de Olivier Carré sobre el Quai des Tuileries.

Junto al Sena, apoyadas sobre la pared que separa el Quai des Tuileries del Quai François Mitterrand y entre el Pont du Carrousel y la Passerelle des Arts, nos encontramos con siete máscaras obras del escultor Olivier Carré en 1993.

Las máscaras de la derecha.

Son dos conjuntos de tres más caras alineadas en ambos extremos y una gran máscara central cuyo tamaño triplica a las anteriores. Este conjunto escultórico es difícil de ver ya que está apoyado sobre la pared y su envergadura realmente no llama la atención. Únicamente los paseante del Muelle de las Tullerías y los turistas apostados en la parada del Batobús que está a pocos metros pueden disfrutar de la obra de Olivier CarréSigue leyendo