¿Qué ver en el Barrio Latino de París? (6). De la Place de la Contrescarpe a Val-de-Grâce.

 

Casa Pepe, un restaurante español en Rue Mouffetard.

Hoy tendremos una ruta de poco más de un kilómetro de largo. Desde la Place de la Contrescarpe tomamos rumbo oeste en dirección al Panthéon, pero nos desviaremos antes de llegar a él hacia el sur para descubrir el Museo Curie y la magnífica iglesia de Val-de-Grace.

Ruta 5. De la Place de la Contrescarpe a Val-de-Grace.

 

21.- PLACE DE LA CONTRESCARPE.

Una plaza a la que acudía regularmente Ernst Hemingway no debe ser, por definición, mal sitio. Es una plaza pequeña, con un pequeño jardín en el centro que hace de rotonda a los pocos vehículos a los que les está permitida la entrada en la plaza. En el lateral que da a la Rue Mouffetard encontramos restaurantes de comida rápida de todo tipo. En los dos laterales contiguos a ésta última encontramos dos cafés muy conocidos en París, el Café Delmas y el café Le Contrescarpe. Ambos recomendables, especialmente el segundo cuya decoración interior refleja una biblioteca con estanterías y muebles de caoba.

Disfruta de la plaza parando el tiempo y contemplando cómo pasa la vida de los parisinos de este enclave que en su momento histórico estaba al otro lado de las murallas de la ciudad. En este enlace puedes conocerla mejor.

Place de la Contrescarpe.

 

22.- MUSEO CURIE.

Muy cerca del Panthéon, donde están enterrados los esposos Curie (Pierre y Marie) se encuentra el Museo que lleva su nombre. La entrada es gratuita y allí nos encontraremos con un museo dedicado a los trabajos que realizaron en vida ambos científicos, especialmente los relacionados con el radio y la radiactividad.

Simplemente por el nombre y la importancia de los personajes merece la pena una visita, si bien es verdad que los que tengáis alguna relación con la ciencia vais a entender mejor el conjunto del mismo y sacareis un provecho mayor de la misma.

El Museo Curie en la esquina de la Rue d´Ulm y la Rue Pierre et Marie Curie.

 

23.- IGLESIA DE VAL-DE-GRÂCE.

La Iglesia de Val de Grâce fue mandada edificar por la reina consorte Ana de Austria en gratitud por haber tenido un hijo, el futuro Louis XIV, el famoso Rey Sol. De hecho la inscripción en la fachada del templo se dice “IESU NASCENTI VIRGINIQ MATRI” que refleja este acto de gratitud a la Virgen, dedicando la iglesia a Jesús recién nacido y a su madre la Virgen María, como ofrenda por parte de la reina tras dar a luz a Louis XIV.

La protagonista del conjunto es la gran cúpula de 40 metros de altura.

A la iglesia de Val de Grâce le pasa un poco como a la Basílica del Sacré Coeur, está fuera de las rutas turísticas al uso. Para verla hay que desplazarse hasta allí expresamente, y no todo el mundo que viene a París tiene tiempo para esto.

Su visita es muy recomendable, por dos elementos como el baldaquino y la cúpula, pero entiendo que no sea una de las prioridades del turista de París.

Fachada principal Iglesia Val-de-Grâce

Anuncios

¿Qué ver en el Barrio Latino de París? (5). Del Jardin des Plantes a la Place de la Contrescarpe.

 

Ruta 4. Desde el Jardin des Plantes, el Museo de Historia Natural y la Gran Mezquita de París hasta la Rue Mouffetard y la Place de la Contrescarpe.

Tras ver la Fuente Cuvier en la confluencia de las Rue Linné y la Rue Cuvier vamos a adentrarnos en el Jardin des Plantes y en el hermoso edificio del Museo de Historia Natural. Posteriormente nos dirigiremos a la Gran Mezquita, a sólo unos pasos del Jardin, y después cogeremos rumbo oeste hacia la Rue Mouffetard.

 

17.- MUSEO DE HISTORIA NATURAL DE FRANCIA.

Se encuentra en la Rue Cuvier, a pocos pasos de la misma esquina. Para que se hagan cargo de la importancia de este museo le doy dos datos: tiene 225 años de vida pues se abrió a finales del siglo XVIII y todos los años es visitado por dos millones de personas.

Está situado dentro del Jardin des Plantes y contiene en su interior, a su vez, varios museos, entre ellos, la famosa Galería de Paleontología y de Anatomía Comparada (por sus grandes esqueletos de vertebrados fósiles: dinosaurios, mamuts y megaterios, entre otros), el Museo del Hombre, la Galería de la Mineralogía y la Geología o la Gran Galería de la Evolución, por sus gran cantidad de animales disecados. Es uno de los mejores sitios de París para visitar con niños.

Suele abrir de 10 de la mañana a seis de la tarde y, si quieres aprovechar la visita debes reservar, al menos, tres o cuatro horas para verlo todo.

Museo de Historia Natural.

 

18.- JARDIN DES PLANTES.

Hablábamos antes de que el Museo de Historia Natural está encuadrado dentro del recinto conocido por el Jardin des Plantes. se trata de un recinto de 23 hectáreas de terreno dedicado al cultivo de todo tipo de plantas.

Destacan los tres invernaderos (mexicano, australiano y el llamado jardín de invierno), la rosaleda (con una amplísima colección de variedades de rosas), el zoológico (llamado “ménagerie”, casa de las fieras), un Marinarium de Concarneau (acuario de esta estación marina), jardines de plantas exóticas, jardines de plantas alpinas o la Galería Botánica.

No todos los recintos tienen el mismo horario así que sería importante conocer el de aquellos que queremos visitar.

Jardin des Plantes.

 

19.- GRAN MEZQUITA DE PARÍS.

Frente al Jardin des Plantes se encuentra la mayor mezquita de París. Tiene alrededor de diez mil metros cuadrados de superficie y fue construida en el año 1922 para agradecer la ayuda a los países musulmanes del norte de Africa (Magreg principalmente) en la primera guerra mundial.

El recinto es digno de visitar, un remanso de silencio que, además de tener el lugar propio de oración, tiene un chaman y cafetería para descansar tomando un té verde a la menta, por ejemplo, acompañado un delicioso pastel árabe de pistacho, miel y hojaldre.

Paseen por sus jardines y admiren el interior de la mezquita con todos sus detalles arquitectónicos en madera y azulejo de todos los colores imaginables. El minarete mide 33 metros, un tercio de lo que mide la Giralda de Sevilla, a la que me recuerda en su forma y decoración.

Gran Mezquita de París.

 

20.- RUE MOUFFETARD. 

Tras visitar la Gran Mezquita de París nos dirigiremos dirección oeste por la Rue Daubenton hasta la conocida Rue Monge, desde allí enlazaremos con Rue l´Épée de Bois (la Calle de la Espada de Madera) hasta alcanzar la Rue Mouffetard por su extremo sur, el punto más bajo de la calle por lo que sólo queda subir hasta la Place de la Contrescarpe.

La Rue Mouffetard se disfruta paseando. Es un río de olores y sabores culinarios, una gozada visual para ver escaparates con todo tipo de productos que puedas imaginar llevarte a la boca en una calle estrecha que rodeaba a la antigua muralla de la ciudad.

Si quieres saber un poco más de la Rue Mouffetard, continua en este enlace y te sorprenderá.

La Fontaine. Rue Mouffetard.

En el último tramo de la Rue Mouffetard nos encontramos con la Place de la Contrescarpe, un rincón para degustar un sorbito de París en cualquiera de las terraza de los café que la circundan. Desde aquí iniciaremos la próxima etapa de nuestra ruta por el Barrio Latino y lo podrás ver aquí.

La Rue Mouffetard.

 

Le Vieux Bistrot.

Lo siento a quien le pese pero tengo debilidad por la Rue Mouffetard, es mi calle preferida de París, un lugar donde me siento cómodo y, a pesar de su bullicio o quizá debido a eso, una via que ejerce cierto magnetismo sobre mi persona.

La Rue Mouffetard es una calle larga y suficientemente estrecha para que no haya un gran movimiento de vehículos a lo lardo de  ella. Nace a continuación de la Rue Descartes en el cruce con la Rue Thouin, recorre un largo trecho junto a lo que es el lugar donde estaba situada la antigua muralla del Rey Philippe Auguste y finaliza en cuesta abajo junto a la Iglesia de Saint Médard y al mercado del mismo nombre.

Le Jardin d´Artemis.

Justo en el centro de la misma, en el cruce con la Rue Lacépède nos encontramos con la Place de la Contrescarpe, un rincón con sabor propiamente parisino y que tuve la oportunidad de describir en este post.

 

Los orígenes de esta calle son antiguos ya que datan de la época neolítica. Era una calzada romana que se deriva de un sendero romano en la orilla izquierda del Sena. Desde la Edad Media, una iglesia localizada en cierto punto de esta carretera se convirtió en centro del pueblo de Saint Médard y desde 1724, se integró en París como la principal arteria de la “Faubourg Saint Médard”. La zona se mantuvo relativamente estable debido a su ubicación en la colina de Santa Genoveva, que la protegió de la reurbanización del Baron Haussmann durante el reinado de Napoleón III.

Oulala Pizzeria.

Actualmente esta calle es el alma del barrio que da la espalda al Pantheon de París, desde Rue Monge hasta la Iglesia de Saint Etienne du Mont, desde Rue des Écoles hasta la Rue Claude Bernard.

Pero lo verdaderamente importante de esta calle es la gran variedad de restaurantes de todo tipo que podemos encontrar allí. Si a éstos le añadimos tiendas especializadas de los productos más demandados (quesos, helados, tés, tartas, crepes…) y un mercado público que ofrece una oferta de productos de consumo diario dignos de saborear con el gusto y con los ojos, nos adentramos verdaderamente en un lugar único.

La Fontaine.

Difícilmente podré definir cuál es el mejor restaurante de la Rue Mouffetard pues apenas he visitado cinco o seis más otros tantos entre los de la Place de la Contraescarpe y la Rue du Pot de Fer. sin embargo, mi preferido, y algo de chauvinismo hay en mi interés, es Casa Pepe, un restaurante español que podéis visitar al comienzo de la calle y conocer en este enlace.

Restaurant espagnol “Casa Pepe”. Anteriormente se llamaba “Le Grenier de Triana” (El granero de Triana).

Elijan Ustedes, las foto se las enseño como muestra de lo que allí se puede encontrar y no existe ninguna clasificación en el orden que están mostradas. ¡Que gusten Ustedes!

Restaurant Japonais.

 

Gelati d´Alberto.

 

L´Autre Thé.

 

Creperia Oroyona.

 

Colbeh.

 

Chez Nicos.

 

Au Piano Muet.

 

Amorino Gelato Italiano.

 

Mouff Tarte.

 

Zona peatonal de la Rue Mouffetard.

La Rue du Pot-de-Fer.

 

La Rue du Pot-de Fer, en el Quartier Latin, Val-de-Grace.

La Rue du Pot-de-Fer, cuyo nombre puede ser traducido por la Calle de la Olla de Hierro o la Calle del Pote de Hierro, es una calle relativamente corta, de unos 170 metros de longitud, en pleno Quartier Latin, cuyos inicios y final están en la famosa Rue Mouffetard por el oeste y la menos conocida Rue Lhomond por el este.

La Rue Mouffetard, cuyo corazón se encuentra en la Place de la Contrescarpe a la que ya nos referimos en este post, es una calle comercial cuyos establecimientos, en un porcentaje muy alto, están dedicados a la restauración, con ejemplos de las comidas más variopintas del mundo.

La Rue du Pot-de Fer, vista desde la Rue Mouffetard.

La Rue du Pot-de-Fer, tiene su esquina junto al número 58 de la Rue Mouffetard, esquina donde se puede distinguir una antigua fuente de abastecimiento público de aguas. Con esto qué quiero decir, pues que, al estar tan unida a Mouffetard, casi se convierte en un apéndice culinario de ésta. Sigue leyendo

La muralla del Rey Philippe Auguste.

 

Enceinte Philippe Auguste 1223.

En el año 1190 el Rey francés Philippe Auguste II decide ir a combatir junto con las tropas cristianas a la Tercera Cruzada en Tierra Santa.

Pero sobre sus hombros pesaba una gran preocupación, la posible invasión, en su ausencia, de la ciudad de París por los vikingos, pueblo bravío que dominaba la costa occidental de Noruega, el sur de la península escandinava, parte de Dinamarca y algunas zonas en Inglaterra y Escocia, un pueblo guerrero que tenía como punto de mira para una futura conquista a la costa francesa y sus ciudades más cercanas.

Muralla de Philippe Auguste, restos del siglo XII y finalizada en el siglo XIII.

Previendo esta situación decidió rodear a la ciudad con una fortificación gruesa y resistente a los ataques extranjeros. Pero existía un problema, el pecunio de la monarquía en ese momento no era suficiente para afrontar un negocio de este tamaño, así que el Rey pidió a los pobladores de París que afrontaran conjuntamente el coste de la operación. Sigue leyendo

El Hotel Saint Christophe.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace ya un año de la última ocasión en la que visité París y la suerte me llevó a un hotel del que tengo una muy buena impresión, razón por lo cual he decidido compartirlo con vosotros en este blog por si a alguien le puede aprovechar mi humilde opinión. Y digo que la suerte me llevó a él porque mi familia y yo no teníamos reservado habitación allí. Nuestra reserva era de dos habitaciones dobles en el Hotel Timhotel Jardin des Plantes, un hotel de tres estrellas en la Rue Linne.
Después de atravesar el subsuelo de París con la línea 8 del metro hasta la estación de Jussieu, anduvimos hasta este hotel apenas a trescientos metros de dicha estación.

Recepción
Allí nos adentramos en una recepción muy moderna y bien cuidada y abordamos a un amable recepcionista gallego. Nuestro amigo español nos comentó que habían cometido un error en el número de reservas admitidas y que no disponíamos de habitación. También añadió que habían gestionado una reserva en un hotel que se encontraba a la vuelta de la esquina en las mismas condiciones que nuestra primitiva reserva. Sigue leyendo

La “Place de la Contrescarpe”, un rincón para vivir parisinamente.

Place de la Contrescarpe (4)

Hace algunas navidades viajé a París y reservé alojamiento en un hotel en el Barrio Latino, concretamente en la Rue Monge, a pocos pasos de las Arenas de Lutecia y a cinco minutos, tranquilamente andando, del Pantheon donde están enterrados los restos de algunos de los Grandes Hombres de Francia. Sigue leyendo

Casa Pepe, “Restaurant espagnol”.

 

Entrada de Casa Pepe.

Entrada de Casa Pepe.

Cuando uno está fuera de España y siente alguna morriña por la comida de nuestro país (algo que ocurre muy a menudo) busca algún lugar de cobijo donde te puedan servir una Cruzcampo bien fría y una tortilla de patatas recién hecha.

Esto me ocurre en París cada vez que me acerco por la capital francesa.

Probé una vez, trabamos conversación con Toni, el dueño de este Restaurant Espagnol (un asturiano que se ha criado en Andalucía al abrigo del mundo del flamenco) y se ha convertido en parada obligatoria cuando vuelvo.

Manjares en Casa Pepe.

Lo curioso de este restaurante está en su nombre. El titular del mismo pidió consejo a dos camareros cuando inauguró el restaurante. Estos camareros eran de Sevilla, más concretamente del barrio de Triana. Y entre los tres decidieron ponerle “Le Grenier de Triana”, “El Granero de Triana”.  Sigue leyendo

Mi París para Elena.

La mayoría de las personas tenemos apego a nuestra tierra. Es una definición casi vital. De ella partimos y a ella volvemos en cuanto hemos terminado nuestro viaje.

Este blog hace fuerte esas raíces cantando y contando lo que uno ha visto fuera de ellas. Porque, a mí me ocurre, mientras más viajamos, más la queremos.

Pero es tanto lo que nos queda por ver. Es tan inmenso lo que tenemos a nuestro alrededor que no conocemos. Y la ciudad que más me ha cautivado del mundo es París. Algo que no es difícil y que ocurre a muchos.Pero, por eso mismo, también necesitamos salir fuera de nuestro entorno, para conocer ciudades, paises, personas, culturas que, de otra manera nos pasarían desapercibidas e ignotas. En definitiva, no viajar nos hace cultural, intelectual y personalmente más pobres.

“A París con Elena” es una continuación de “Quartier Latin”, un blog que empecé en La Comunidad de El País (http://lacomunidad.elpais.com/juanmanuel/posts, no está ya en la red) y que es el camino que elijo para contaros lo que pude conocer de una de las ciudades más bellas del mundo, París.

¡Ah!, se me olvida, yo soy el padre de Elena y éste es mi rincón donde guardo mis paseos por París, un joyero que algún día podrá abrir ella para descubrirla y amarla como yo.