Los Puentes de París (34): la Passerelle Simone de Beauvoir.

 

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Ya estamos llegando al final de los 37 puentes de París y hoy nos vamos a referir a uno, mejor dicho a una pasarela peatonal cuya construcción es muy reciente, de hecho, si nos atenemos al año de levantamiento del mismo es el último de todos los puentes de París.

Se trata de la Pasarela Simone de Beauvoir, de una longitud total de 304 metros, con un alcance sobre el Sena de 190 y que ha sido diseñada por el arquitecto austríaco Dietmar Feichtingher. Su estructura de acero laminado moldeado está constituida por dos curvas que se cruzan. Es de los puentes de París el que tiene la figura más reconocible.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Están reservadas para los peatones y para las bicicletas. Inaugurado en julio de 2006, la Pasarela Simone de Beauvoir une la plaza de la Biblioteca Nacional de Francia y el Parque de Bercy. Se encuentra entre los puentes de Bercy y de Tolbiac y une el XII Distrito de París con el XIII. Inicialmente y hasta su inauguración oficial en 2006 fue conocida como Paserelle Bercy-Tolbiac.

La Passerelle Simone de Beauvoir, vista desde la Biblioteca Nacional de Francia.

La Passerelle Simone de Beauvoir, vista desde la Biblioteca Nacional de Francia.

La pasarela está dedicada a Simone de Beauvoir, (París, 1908-1986) pensadora y novelista francesa, representante del movimiento existencialista ateo y figura importante en la reivindicación de los derechos de la mujer. Originaria de una familia burguesa, destacó desde temprana edad como una alumna brillante. Estudió en la Sorbona y en 1929 conoció a Jean-Paul Sartre, que se convirtió en su compañero durante el resto de su vida.

Se graduó en filosofía y hasta 1943 se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París. En sus textos literarios revisó los conceptos de “historia” y “personaje” e incorporó, desde la óptica existencialista, los temas de “libertad”, “situación” y “compromiso”.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

Su libro El segundo sexo (1949) significó un punto de partida teórico para distintos grupos feministas, y se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. En él elaboró una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. Afirmó que al ser excluida de los procesos de producción y confinada al hogar y a las funciones reproductivas, la mujer perdía todos los vínculos sociales y con ellos la posibilidad de ser libre.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde el Parque de Bercy.

La Passerelle Simone de Beauvoir vista desde la Biblioteca Nacional.

Analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyó los mitos femeninos, e incitó a buscar una auténtica liberación.

Simone de Beauvoir.

Simone de Beauvoir.

Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta y paralela a la lucha de clases, y que el principal problema que debía afrontar el “sexo débil” no era ideológico sino económico.

Fundó con algunas feministas la Liga de los Derechos de la Mujer, que se propuso reaccionar con firmeza ante cualquier discriminación sexista, y preparó un número especial de Tiempos Modernos destinado a la discusión del tema.

Ganó el Premio Goncourt con Los mandarines (1954), donde trató las dificultades de los intelectuales de la posguerra para asumir su responsabilidad social.

En 1972 presidió la asociación Choisir, encargada de defender la libre contracepción, y hasta sus últimos días fue una incansable luchadora por los derechos humanos.

Mapa de situación de la Passerelle Simone de Beauvoir.

Mapa de situación de la Passerelle Simone de Beauvoir.

El Café de Flore, un mito en Saint Germain.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es un clásico de la capital francesa. ¿Quién, habiendo pisado suelo parisino, no ha oído, al menos, hablar de este famosísimo café?

El “Café de Flore” (sí, se escribe “café”, en español) y su gran rival, “Les deux Magots”, son los establecimientos más célebres del Boulevard Saint Germain. Ambos están situados a pocos pasos de la iglesia más antigua de París: la Iglesia de Saint Germain des Pres.

En el 172 del citado boulevard podemos ver, sobre la barandilla del primer piso, una cantidad ingente de plantas y flores, algo que verdaderamente llama la atención. En el bajo del mismo podemos visitar este café cuya loneta sobre su puerta principal te anuncia el nombre del establecimiento con grandes letras. Sigue leyendo