Un nuevo monumento en la Plaza Jean XXIII.

 

El monumento al Papa, ahora Beato, Juan Pablo II.

En estos días hemos estado glosando las bondades de la hermosa fuente de la Plaza dedicada al Papa Juan XXIII. Ademas de la fuente, también hicimos referencia en el post anterior a un pequeño busto dedicado al Carlo Goldoni, un escritor teatral italiano que estuvo bajo la protección de Louis XV.

Ahora se le aade un nuevo inquilino, un monumento que nos eleva hasta los más selecto del cielo. El artista ruso Zurab Tsereteli (para los sevillanos como yo, es el mismo autor que hizo el Huevo de Colón) diseñó este homenaje al Papa Juan Pablo II, un personaje histórico que ha marcado gran parte del final del siglo XX.

Zoran Tsereteli es al autor de esta obra.

Zurab Tsereteli es al autor de esta obra.

El monumento de 3,6 metros de alto al Papa Católico Juan Pablo II fue inaugurado cerca de la Catedral de Notre Dame en París hace pocos días, el 25 de Octubre (2014). La alcaldesa parisina Ana Hidalgo retiró el manto que cubría el monumento que representa al antepenúltimo papa católico romano, aplicado en su tarea de rezar una oración.

Anuncios

El monumento a Carlo Goldoni.

 

El busto de Carlo Goldoni está situado tras la Catedral de Notre Dame, en la Square Jean XXIII.

Paseando por la Square Jean XXIII, tras el ánside de la Catedral de Notre Dame, me paré ante un pequeño busto que me llamó la atención. A mí, cuya afición y conocimiento del mundo operístico es prácticamente nulo, el nombre de Carlo Goldoni me decía poco, pero en ese momento que aún no sabía ni que era un compositor de comedias teatrales y ni de obras operísticas, me picó la curiosidad sobre quién era este personaje al que la ciudad de París le levantaba un monumento en tan insigne lugar.

Veamos su historia, una historia cuyo tramo final está intrínsecamente ligado a París, al reinado de Louis XV y a la Revolución Francesa. Goldoni nació en Venecia el 25 de febrero de 1707, en el seno de una familia burguesa. Tenía cinco años de edad cuando su padre Giulio se mudó a Roma, dejándolo solo con su madre. Poco propenso a seguir los pasos de su padre médico, se dedicó a estudiar Derecho y se licenció en Padua, pero en 1733 huyó a Milán para emprender la carrera de escritor teatral, pasión heredada de su abuelo. Sigue leyendo

La Plaza Jean XXIII.

 

El centro de l aplaza está dominado por este monumento a la Virgen.

El actualmente Beato Juan XXIII, y anteriormente sólo Papa Juan XXIII, ha tenido una gran relevancia en la historia moderna de la Iglesia Católica.

Era de origen italiano, de Bérgamo, su nombre secular era Angelo Giuseppe Roncalli y ejerció su magisterio pétreo desde 1958 hasta 1963, año en el que falleció. Sus encíclicas “Mater et Magistra” (1961) y “Pacem in Terris” (1963), ésta última escrita en plena guerra fría luego de la llamada «crisis de los misiles» de octubre de 1962, se convirtieron en documentos señeros que marcaron el papel de la Iglesia Católica en el mundo actual.

Vista general de la Square Jean XXIII con el fondo de la Isla de Saint Louis.

Pero el punto culminante de su trabajo apostólico fue, sin duda, su iniciativa personal, apenas tres meses después de su elección como pontífice, de convocar el Concilio Vaticano II, imprimiendo así su carisma a la Iglesia católica del siglo XX. En Italia es recordado con el cariñoso apelativo de “II Papa Buono”.

Pues bien, a este gran Papa (yo mismo visité su tumba en el subsuelo de la Basílica de San Pedro de Roma) la ciudad de París le ha dedicado una pequeña plaza situada tras la Catedral de Notre Dame y a escasos metros del Memorial del Holocausto, entre el Pont de I´Archéveché y el Pont Saint Louis. Sigue leyendo