La Pirámide del Louvre, obra de I. M. Pei.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿I. M. Pei?.

¿De qué me suena este nombre?.

¿Dices que es un arquitecto?.

Por el nombre será chino, ¿no?

Dices que no, que ahora es americano, pero que nació en Guangzhou.

Pues no, no le conozco.

¿Y si te dijera que es quien diseñó la Pirámide de entrada al Museo del Louvre y la comunicación interior entre las tres alas del mismo?

Ah, pues ahora sí que caigo, pues ya tuvo redaños para atreverse a diseñar este gigante de acero y luz en medio del Museo del Louvre, en el mismísimo Cour Napoleon

Bueno, es que tenía la confianza de Mitterrand y Mitterrand, en Francia, era mucho Mitterrand. Dicen que, en su cabeza, cabía todo el Estado.

piramide3

Perfectamente, en esta extraña conversación podríamos reflejarnos casi todos nosotros cuando nos hablaron por primera vez de este excelente arquitecto con este nombre tan poco sonado por nuestras latitudes.

I M PeiIeoh Ming Pei es un reputado arquitecto que, en 1983, tuvo la osadía de presentar, al entonces Presidente de la República Francesa, François Miterrand, la solución al problema más acuciante que tenía entonces el Museo más visitado del mundo.

Pei diseña una pirámide de cristal y acero situada en el centro del “Cour Napoleon”, el patio principal del Museo que debía servir de entrada, y que comunique, por el subterráneo del patio, las tres alas del edificio: Richelieu, Denon y Sully.

Todo esto surgió porque, dentro de este bello y enorme edificio, en una de las alas, estaba situado el Ministerio de Finanzas.

Debido a las necesidades de ampliación del Museo del Louvre, este ministerio se veía obligado a salir de allí. De este modo, la exposición al público, por tanto, se crecería en metros cuadrados, algo lógico teniendo en cuenta la cantidad de objetos artísticos e históricos que guarda el Louvre en sus almacenes. No diría que tanto valor permanece a la vista en el museo como valor tiene lo oculto a los visitantes, pero nos podemos hacer una idea teniendo en cuenta la importancia histórica de este país y el resultado de sus extracciones coloniales.

Por tanto, era necesario un estudio arquitectónico, pues había que repensar el acceso, la recepción y la circulación de los visitantes, cuya futura cuantía se estimaba en unos cuatro millones anuales.

De hecho, ya se está pensando en ampliar la solución porque el número de visitantes, en 2013, han rondado los nueve millones setecientos veinte mil.

PiramideLouvre

Por estas razones, a I. M. Pei le pidieron que imaginase una solución que no interfiriese en los edificios. Éstos se mantendrían intocables, porque, por algo, tenían la catalogación de Monumento Nacional.

Construir una pirámide y explotar el subsuelo del antiguo palacio fueron las ideas de genio de Pei. Creó así un enorme vestíbulo, un distribuidor que comunica los cuatro puntos cardinales, las alas Sully, Denon, Richelieu y una nueva zona destinada a un área comercial.

2000 Louvre (5)

La Pirámide actual se inauguró en 1989 y tiene una altura de casi veintidós metros y treinta y cinco metros de lado en la base de la misma. La inclinación de las paredes es de cincuenta y un grados, en semejanza a las pirámides egipcias.

Algunos libros esotéricos y otros de aventuras, como El Código Da Vinci, han llevado al equívoco de que, en la Pirámide, hay 666 rombos de vidrio porque el número seis es el número del diablo. Pero no es cierto, hay unos pocos más, son 673 paneles de cristal, 603 de ellos son rombos y 70 son triángulos.

Ni que decir tiene que esta extraña solución ha sido muy efectiva, tanto como controvertida su ejecución, pues los detractores de este diseño, en Francia han sido muy numerosos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero en Francia siempre ocurre lo mismo. Diseñan algo vanguardista, lo critican, lo atacan y, finalmente, lo defienden como un símbolo del Estado y de su carácter conquistador e innovador.

Lo mismo ocurrió con la Torre Eiffel. Hoy día, ambas estructuras son verdaderos símbolos de París. Es el famoso chauvinismo francés.

¿Y dices que I. M. Pei no sólo construyó una Pirámide, sino que hizo dos?

¿La Pirámide Invertida? Oye pues cuando tengas tiempo me lo cuentas, ¿vale?.

En un futuro post te hablaré de ella y, de camino, de los capítulos finales de “El Código Da Vinci”.

PiramideLouvre44

 

* Si te ha gustado este post, puedes pinchar en “me gusta”, o retwittearlo, o quizá incluirlo en tu página de Facebook. Un sólo click ayudará a difundir este blog y su contenido. No es más que un segundo. Muchas gracias por tu visita y por dedicarnos tu tiempo.

Anuncios

Un pensamiento en “La Pirámide del Louvre, obra de I. M. Pei.

  1. Pingback: La Pirámide invertida del Louvre y “El Código Da Vinci”. | A París con Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s